Para Atlético Huila ya terminó la Liga, enfrentará su duelo por la sexta fecha de la Copa Águila este miércoles y trabajará hasta el 18 de mayo y retornará la primera semana de junio. Marco Barrios, asistente técnico del cuadro huilense, en diálogo con LA NACIÓN realizó un balance de la temporada y habló sobre los refuerzos y el trabajo que realizará el equipo pensando en el próximo semestre.

El cuerpo técnico en cabeza del ‘profe’ Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera, empezó a dirigir al equipo en la fecha 11 ante Junior ¿Cómo encontraron el equipo y en qué trabajaron?

Encontramos un equipo falto de ideas, que le hacía falta un poco de trabajo. Tratamos de poner a los jugadores experimentados al servicio de Atlético Huila, de armar el equipo con los jugadores que creíamos que debían estar, con tan solo cuatro días fuimos a Barranquilla a enfrentar a Junior y empezamos a llenar al equipo de confianza porque le hacía falta eso, y realmente se dieron las respuestas haciendo buenos partidos. Obviamente queríamos terminar mejor, pero no se puede olvidar lo que se hizo con Bucaramanga, con Envigado, en Rionegro con Águilas y hasta con Medellín.

Los números no son buenos, Huila solo obtuvo 4 victorias, 7 empates y 9 derrotas, siendo el equipo que más goles recibió (32) ¿Cuál es el balance?

Desde los números no es bueno, pero desde el punto de vista del funcionamiento, del cómo, se vio un cambio. Yo veía al equipo fecha tras fecha y el cambio fue muy grande, se vio a un equipo que hizo grandes cosas. Si el equipo hubiera ganado el último partido las cosas hubieran sido distintas, porque se sumaron cuatro derrotas en diez fechas, desde que cogimos el equipo y no se ve bien, pero finalmente lo que nos deja satisfechos es que podemos contar con una base que nos ilusionó por momentos.

¿En qué trabajará el equipo para la próxima temporada?

Hay que ser más eficaces, mejorar la finalización, sobre todo mejorar en la parte emocional en cuanto a los juegos casa, porque jugábamos mejor afuera aquí nos costaba, sentíamos más presión, pero hay que volver muy fuerte este plaza y sumar por fuera, eso será vital.

¿En qué posiciones se reforzará?

Jugadores como Kevin Agudelo que despuntó, la pareja de centrales, Víctor Moreno, Felipe Cardoza, el arquero Aldair Quintana, Diego Moreno, Michael Ordóñez, Jordan Gil, Bayron Garcés, Michael López, es una base con la que contaremos y que nos da esperanza y con el refuerzo que se traiga, seis jugadores de peso, las cosas pueden mejorar. Hemos hablado de dos laterales, uno derecho y otro izquierdo. También un volante central y dos delanteros. Además hemos pensando en otros dos volantes, uno creativo y otro extremo. Ojalá se pudiera dar la posibilidad de tener más, porque entre más posibilidades tengamos mucho mejor. Es bueno tener en el banco cambios para mejorar el transcurrir de cada partido.

¿Jugadores jóvenes como Kevin Agudelo y Andrés Amaya que se destacaron notablemente este semestre continuarán con el equipo?

Creo que la permanencia de Amaya estará muy ligada a lo que será su participación en el Mundial con la Selección Colombia, pero es un jugador que probablemente se nos vaya, por su juventud y proyección y eso sería muy bien para él y club por los ingresos que recibirían. Agudelo esperamos que permanezca, le dijimos al presidente que lo queremos para el próximo semestre y él quiera quedarse con él deberá espera hasta diciembre. Es muy importante para nosotros, el muchacho tiene un futuro enorme.

¿Cuál es el mensaje para la hinchada?

Yo quisiera que nos acompañaran más. Yo estuve en la mejor campaña que ha hecho el equipo, que fue en el 2015 con 41 puntos y eran los mismos dos mil de siempre. El hincha va al estadio a acompañar al equipo rival,  si viene un equipo como América, Santa Fe, Nacional o Millonarios llegan, pero si enfrentamos a Patriotas no van. Deberían mostrar su cariño al equipo sin importar el rival. Obviamente hay que motivarlos con  buenos resultados, pero esos buenos resultados vienen de la mano de un buen acompañamiento de ellos, que sintamos que de verdad están con nosotros. No debería ser así, porque por ejemplo, uno quiere a un hijo sea bueno o malo, así se caiga o se levante, pero acá a la hinchada no la entiendo.

 

Comentarios