El día de la Madre son todos los días del año, su labor no tiene horario ni descanso; sin embargo, es el único oficio que no necesita dinero para ser recompensado. Un abrazo y un beso es el mejor gesto de agradecimiento de un hijo para con quien le dio la vida.

Hoy el Diario LA NACIÓN quiere homenajear a todas las madres deseando abundancia en felicidad y amor a través de la exaltación a cada una de las actividades que realiza en su diario vivir.

Ana Isabel Valencia, gestora social de Neiva

“Ser madre como todo el mundo lo dice no es fácil, es enfrentarse a mundos diferentes con pensamientos diferentes y en mi caso considero que lo que más dificultad me ha costado es lograr entender, en ciertas ocasiones, el pensamiento diferente que hoy tienen mis hijos ante diversas situaciones y circunstancias de la vida, analizarlo, comprenderlo y llegar a aceptarlo. Mi consejo es que la maternidad debe tomarse de forma relajada para poderla disfrutar. A nuestros hijos no podemos darle todo, ni enseñarles todo, pero si estamos capacitadas para brindarles un amor infinito que marque de tal forma sus corazones, de tal modo que cuando ya no nos tengan a su lado, les permita sentir nuestra presencia, apoyo, fortaleza y compañía en cada momento”.

 

Clema Serrano de Andrade

“Madre, Clemita, en esta fecha especial quiero reafirmarte mi inmenso amor y gratitud por toda la felicidad, cariño, sensibilidad, disciplina y apoyo con la que construiste nuestra hermosa familia. Tu desprendimiento, esfuerzo, responsabilidad, compromiso y fortaleza son el mejor ejemplo de que las mujeres colombianas estamos llenas de determinación, pasión y valor para sacar avante nuestros hogares e hijos, sin importar las condiciones, exigencias o abandono de los padres. Nada ni nadie nos intimida en la búsqueda de salir adelante. Eso lo aprendí de ti. Mi mejor regalo es reconocer que me enseñaste y formaste en saber conseguir las cosas por mí misma; a luchar con coraje por lograrlas. Por eso, digo convencida que, de todos los regalos, logros y éxitos que la vida me ha dado, una muy buena madre, tú, Clemita, eres el más grande de todos. ¡Feliz día a todas las madres colombianas!”

Chef Ana María Tovar

“Ante todo doy gracias infinitas a la vida y a Dios por haberme dado el honor de ser madre. ¿Por qué? Porque desde que soy madre siento que mi vida ha cambiado por completo. Creo que cuando nació mi hija, nació una nueva mujer la cual lleva en su interior todo lo que es en mi esencia, pero renovada, mi mirada cambió con la maternidad, me ha hecho dichosa, me ha colmado de felicidad. Hay días difíciles: momentos en que quiero salir corriendo. Pero cuando logro trascender esos instantes me doy cuenta que tengo algo muy preciado en mi vida: la posibilidad de compartir con mi hija momentos extraordinarios y, lo más importante, es que ella comparta sus sueños, triunfos, anhelos, alegrías y tristezas conmigo …

El profundo amor que sientes por un hijo es incomparable, es una satisfacción enorme, entiendes en ese momento a tu madre por completo, es un amor incondicional. Entiendes las trasnochas y los sacrificios, te conviertes en el mundo de ese pequeñín, no hay nada más reconfortable que un beso inocente de un hijo. ¡Amo ser mamá!”

Marlen Millán Vásquez

“El reto más grande como mujer y madre ha sido convertirme en el ejemplo a seguir para mi familia, a cada una de mis hijas con el pasar de los años les he dejado una enseñanza y la principal es no desfallecer ante las adversidades, confiar en uno mismo para poder realizar todas las acciones de vida con amor y dedicación. He sido una mamá con múltiples ocupaciones, siempre traté y sigo tratando de aprovechar bien el tiempo y buscar muchas alternativas para invertirlo en mis hijas, compartir con ellas en cada uno de los eventos importantes de sus vidas y lo más importante estar presente cuando me necesitan.  Siempre me he considerado como una madre afectuosa con un lenguaje amoroso y cálido, mi mayor deseo siempre ha sido apoyar a mis hijas para que tengan pasión, sueños y deseos de realizar sus proyectos propuestos. No soy una mamá perfecta, pero sí una mamá amorosa, luchadora y comprometida con mi familia”.

Alicia Ñañez Bambague, Sargento Mayor de la Policía Nacional

“Mi reto como madre inició en la ciudad de Bogotá, en el grado de cabo primero cuando llevaba 7 años en la institución, tuve a mi primer hijo Juan Sebastián, allí aprendí a sobrellevar mis funciones de madre y Policía; siempre con una gran sonrisa después de cumplir con mis labores, llegaba a mi casa a cuidar a mi hijo. A los dos años nació mi segundo hijo Juan Camilo y uno de los mayores sacrificios en esta ciudad fue lidiar con la contaminación que enfermaba a los niños y los largos tiempos en el transporte, para llegar a ver a mis hijos que me esperaban siempre ansiosos, muchas veces llegaba tarde y los encontraba dormidos y al salir temprano era muy poco el tiempo que podía dedicarles, pero los fines de semana que descansaba los disfrutaba al máximo e intentaba recuperar el tiempo. Como mujer madre en la Policía, puedo decir que la experiencia de ser comandante de estación, me fue muy enriquecedora, considerando que pude aportar a la resolución de conflictos domésticos que involucraban menores, ya que somos más sensibles ante estos casos por la tolerancia y sentido de protección en los niños. Considero que uno de los grandes retos como madre Policía, es ayudar a solucionar los inconvenientes ciudadanos, sin descuidar la protección y el amor de nuestros propios hijos”.

Bertha Duque, empresaria

“La mayor satisfacción que he tenido como madre es enfrentar cada situación que se me ha presentado a lo largo de la vida, para más que sobrevivir en este mundo ha sido, sacar adelante a mis tres hijos quienes hoy en día y gracias al trabajo que he realizado como mamá y como empresaria son todos unos profesionales y me han regalado cosas sencillamente maravillosas lo cual me enorgullece y siento que al tenerlos juntos y trabajando en conjunto por un mismo propósito me convierte en la mamá más afortunada de todas. Mi labor como madre sigue mientras haga parte de este mundo; ellos y mis nietos son mi adoración y cada día seguiré trabajando más y más por ellos”

 

 

Comentarios