Wilinton Molina Plaza, asesinado. Foto suministrada.

 

Una llamada a eso de las 4:00 de la madrugada alertó a Wilinton Molina Plaza, para que saliera de su casa a realizar un trabajo, sin embargo, jamás pensó que esa comunicación le iba a costar la vida.

El hombre, esposo y padre de una bebé, iba de regreso a casa en una motocicleta pulsar color verde, de placa IGL-37C, pero cuando se movilizaban por la calle 22 con 34 del barrio Oasis Plaza de la ciudad de Neiva, a eso de las 5:30 de la mañana, el hombre que iba de parrillero le propinó un disparo, herida que horas después le causó la muerte.

Molina Plazas al ser herido, perdió el control de la motocicleta y cayó de la misma; ante esto, la comunidad trató de auxiliarlo, dieron aviso a las autoridades y a entidades de socorro, que lo trasladaron hasta el Hospital Universitario Hernando Moncaleano, donde finalmente falleció por la gravedad de las heridas.

“Según testigos a él lo llamaron a la madrugada a hacer una actividad, y de regreso a la casa se presume que la misma persona que lo sacó de la vivienda le propinó el disparo…”, indicó el coronel Cesar Buitrago, comandante encargado de la Policía Metropolitana de Neiva.

Una fuente oficial manifestó que la víctima mortal, quien era vendedor ambulante estaba participando de ilícitos, “motivo por el cual estaba siendo investigada y se le iba a ejecutar una orden de captura en su contra”.

Sin embargo, los hechos son materia de investigación por parte de las autoridades, quienes adelantas las pesquisas para lograr la captura del autor materia e intelectual de este homicidio.

 

Comentarios