Jhoanna Ramos Ramírez, directora del Club Infantil Inclusive Children, explicó algunas de las características de la inclusión en los colegios, aseguró que falta mucha ‘tela por cortar’ ante este tema.

Desde su institución atiende niños con discapacidades cognitivas, sensoriales o motoras buscando siempre un trato digno y semejante al de los niños ‘típicos’. Allí buscan que sean adaptados al entorno y aceptados por sus compañeros.

“El foco es hacer una formación en valores, formar a los niños típicos desde pequeños en que aprendan a entender que todos somos diferentes con o sin necesidades especiales y que ninguno es parecido al otro, que hay niños que requieren más atención o ciertas cosas y que el aprendizaje es un poco más lento, pero que no los excluyan, sino que los vean como un compañerito más”, manifestó.

De igual manera, la especialista contó que es necesario que este trabajo de adaptación se haga también desde cada casa con el apoyo de los padres de familia.

“Somos consciente que en el Huila la inclusión es muy poca por esa misma razón muchos niños están en sus casas, con sus mamás, porque no se les permite estar en una escuela o institución. El propósito es que nosotros los asociamos con los demás para que compartan, socialicen y que tengan los mismos beneficios, que se les dedique tiempo y que participen en todas las actividades”, replicó.

Finalmente, enfatizó en que es de gran importancia que en el Huila se le preste la importancia que este tema merece.

“En el Huila casi no se ve, son muy pocos los colegios que la aplican, por cada curso permiten uno o dos, por lo que los demás se quedan por fuera. La educación  pública no se les niega a los niños con discapacidad pero así mismo, tampoco se les brinda lo que ellos requieren”, puntualizó.

Comentarios