Hoy llega a las salas de cine del país este largometraje protagonizado por Maleja Restrepo y su esposo, el deportista Tatán Mejía, quienes personifican una pareja de clase media que tiene problemas económicos y que se ve obligada a cambiar de roles.

Durante sus años de matrimonio, Fabiana Martínez (Maleja Restrepo) fue el soporte de su hogar; con su rol de ama de casa apoyó a su esposo, el despistado, pero cariñoso taxista Uber Martínez (Tatán Mejía), para que pudiera cumplir las pesadas jornadas al frente del volante en las calles de Bogotá; y se encargó de preparar a sus dos hijos, Valentina y Miguel para que pudieran ir al colegio.

No obstante, toda esta aparente armonía se ve transformada un día, cuando Uber comienza a ver afectada su salud, impidiéndole mantener su trabajo de taxista. Es allí cuando Fabiana, con esa fortaleza y carácter fuerte, decide invertir los roles de su hogar y dedicarse a manejar el carro que les da el sustento, mientras encarga a su marido de las labores de la casa.

Este cambio de roles es el eje central de ‘Mamá al Volante’, la nueva comedia de Harold Trompetero en la que los valores familiares, las complejidades del trabajo del hogar y del trabajo de taxista se ponen de manifiesto creando divertidas situaciones de las que sólo es posible que los Martínez salgan su se mantienen unidos.

Y es que para Fabiana el cambio de roles le implicará entrar en un nuevo mundo, poner a prueba sus destrezas como conductora, y enfrentarse a unos colegas de oficio bastante particulares, principalmente teniendo en cuenta que los hay de todas las regiones de Colombia, desde el costeño Kevin y el bogotano Arley hasta el caleño Duván, y ni qué decir del dueño del aviso, un boyacense bastante trabajador, pero adicionalmente, todo un “viejo verde”.

Pero si para Fabiana será difícil, para Uber será toda una pesadilla lidiar, no solo con las ollas y la estufa, sino además con sus dos hijos adolescentes. Valentina, la hija mayor que tiene todo lo que representan los Milennials, con un celular que es una extensión de su cuerpo y un novio problema; y Miguel que al ser introvertido es el miembro más incomprendido de la casa. Y, además, por si fuera poco, no ayuda su situación en el colegio, como el nerd del salón. Sin embargo, los buenos valores de sus Madre –y una que otra técnica de combate por padre de su padre- le ayudarán a buscar un sitio donde encajar.

Momentos de tensión y risa frente al volante, así como de risa y cariño fraterno en el hogar,
hacen parte del menú de esta nueva producción de Harold Trompetero, que conquistará a
las familias colombianas en las salas de cine del país.En la producción participan Tavo Bernate, Diego Mateus, Diego Camargo, Valentina Lizcano, Alerta e incluso el suegro de Maleja, Chinche Mejía.

“Ojalá le den la oportunidad a esta película y a todo el cine colombiano”, expresó Maleja
Restrepo.

 

Comentarios