La huilense Gloria María Borrero apenas estuvo 9 meses como ministra de Justicia.

Jesús Antonio Rojas Serrano
editorgeneral@lanacion.com.co

Estaba cantado. Desde finales del año pasado, era un ‘secreto a voces’ que la ministra de Justicia, la huilense Gloria María Borrero, se había quedado sin ‘oxígeno’ político. Miembros del propio Centro Democrático, el partido de Gobierno, no le perdonaron que dejara
hundir la reforma a la Justicia.
Permanentemente, el senador uribista José Obdulio Gaviria le echaba pullas a Borrero, pariente cercana del ex presidente Misael Pastrana Borrero, por estar ‘desaparecida’ en el Congreso de la República y no defender con vehemencia la agenda legislativa. De hecho, hace poco, Gaviria soltó uno de sus filosos ‘dardos’: “Yo creo que podríamos hacer un pacto entre los cuatro que estamos y que algunos la busquen por la izquierda, por la derecha o por el centro y el que primero la encuentre que grite”. Claramente, lo decía en tono sarcástico. La carta extraviada de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, en el caso
‘Santrich’, fue otro asunto que le cobraron.
Ayer, en medio del remezón institucional y político que desató la decisión de la JEP de no extraditar a ‘Jesús Santrich’ y la renuncia del fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, Gloria Borrero renunció a su cargo.
Ella misma aclaró que su dimisión no era un efecto ‘Santrich’ y que su renuncia había sido acordada con el presidente Duque semanas antes. Y parece ser que así fue porque más se demoró en conocerse de su salida, que el jefe de Estado en confirmar la ‘baja’ y anunciar su reemplazo.
“He aceptado la renuncia de la ministra de Justicia, Gloria Borrero. Le agradecemos su trabajo, su patriotismo, su excelente cooperación con los colegas del Gobierno. Quiero, además, reconocerle sus esfuerzos en sacar adelante la política Ruta Futura para enfrentar el fenómeno de la drogadicción y de la criminalidad relacionada con el narcotráfico”,
dijo desde Medellín Duque.
El mandatario de los colombianos también le agradeció por la construcción de un “plan de choque que le permita al Gobierno atender la altísima concentración en las cárcel del país”. “A la ministra saliente mi gratitud y mi amistad para siempre”, agregó el presidente
Duque. E inmediatamente, dijo: “Quiero anunciarle al país que la nueva Ministra de Justicia es la magistrada y expresidenta de la Corte Suprema de Justicia, Margarita Cabello, una mujer que tiene una larga trayectoria. Tendrá la tarea, entre otras, de avanzar en las reformar para la modernización del Sistema Judicial”.

¿Se desinfló?
Gloria María Borrero, nacida en Neiva y abogada de la Universidad Javeriana, con especialización en derecho administrativo, había llegado al Ministerio de Justicia con muchas expectativas. Se constituyó en la quinta huilense en ocupar ese cargo. El primero fue el patriarca conservador Felio Andrade Manrique durante los tiempos del polémico Estatuto de Seguridad. Luego, en los tiempos de los diálogos de paz con las guerrillas y el narcotráfico, lo sucedió Rodrigo Lara Bonilla, asesinado por la mafia cuando llevaba nueve meses en el cargo. Le siguió el jefe liberal, Guillermo Plazas Alcid, nombrado luego embajador en la primera potencia socialista y uno de los pioneros de la Constitución de 1991. El cuarto fue el abogado conservador Rómulo González Trujillo, amigo personal del entonces presidente Andrés Pastrana.

Un mes antes de llegar a la Casa de Nariño, el propio Duque destacó la llegada de Gloria Borrero: “Es una mujer huilense que ha examinado a profundidad el funcionamiento de nuestra administración de justicia. Tiene un gran conocimiento de la problemática del sector”.
Para asumir el ministerio, Borrero dejó la dirección de la Corporación Excelencia en la Justicia, una entidad sin ánimo de lucro en la que estuvo 15 años.
Durante los 9 meses en el cargo, fue apenas un par de veces los que la hoy exministra estuvo en el Huila. En una de esas visitas llegó hasta la cárcel del circuito judicial de Neiva.


¿Quién es la nueva Ministra de Justicia?
Margarita Cabello es especialista en derecho de familia de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y en el derecho procesal civil de las universidades Externado de Colombia y la de Cartagena.
Cabello fue juez penal municipal de Sabanalarga, así como juez de menores. También integró la Sala Civil del Tribunal Superior de Barranquilla, de donde es oriunda.
La nueva ministra de Justicia viene de ser magistrada de la Corte Suprema de Justicia.
Siempre ha sido considerada cercana al uribismo. De hecho, hace 10 años, en el gobierno de Álvaro Uribe, su nombre figuró en la lista de candidatos para ser fiscal general de la Nación.
También trabajó con Alejandro Ordóñez cuando este fue procurador general.
Hace poco, el nombre de Margarita Cabello sonó mucho porque el presidente Iván Duque la tuvo en cuenta para la terna del fiscal ad hoc en el caso Odebrecht.

 

 

Comentarios