Marcos Silva Martínez

Todo ciudadano, tiene obligación moral de interesarse y conocer los resultados de la administración pública, local regional y nacional. La indiferencia por lo público socava los derechos de los ciudadanos. Debemos ser conscientes. La corrupción se traga el presupuesto de los colombianos.

La corrupción se realiza por acción u omisión.  Cada peso que se roban es un peso menos para resolver problemas colectivos a los ciudadanos.

Los recursos públicos deben invertirse para resolver problemas de las mayorías y proteger los bienes públicos. Por eso, el gasto y la inversión deben regirse por absoluta racionalidad.  No deben dejar que se los roben o robárselos.

Si esos criterios aplicaran los gobernantes, otro gallo cantaría con los derechos sociales.

En Neiva y Colombia, en cualquier frente que se indague, sobre resultados de las últimas administraciones (1990-2019), los resultados son desastrosos. La irresponsabilidad político- administrativa ha sido contraria a los intereses legítimos de los colombianos.

Basta recordar algunos hechos.  En Neiva: desastres en abastecimiento de agua potable, bocatomas, reservorio, plantas de tratamiento de agua potable, sectorización de redes-distribución, pérdidas totales en facturación de agua potable (mayor a 70%),  infraestructura del Estadio de Futbol,  engaño con intercambiadores que no son,  son simples puentes elevados, y el de consolación: el muro de cerramiento del colegio Juan de Cabrera (2018), que de un presupuesto oficial de  $500 millones (2018), un milagrito lo puso a costar más de $1.600 millones con precios  unitarios astronómicos, comparados con los precios de la Oficina de Contratación del municipio.

Qué decir del Sistema de Tratamiento de Aguas Residuales. Más de ocho años en erráticos e irresponsables estudios y diseños y no hay nada. Lo que dice la administración municipal, que dispone como estudios y diseños, no son sustentables, técnica, ambiental, económica, legal y socialmente, pero con criterio cerril y contumacia insisten en imponerlos.

La interconexión entre Plantas Recreo-Jardín. Existe la interconexión. Está funcionando, con enmalles irregulares, pero desde 1984, por la conducción que construí, entre Buganviles y Los Parques hay abastecimiento hasta Filo de Hambre. He visto contratistas. ¿Se proponen botar más platica? ¿Quién responderá por el detrimento del patrimonio?

Señor Alcalde: esa interconexión está hecha (ver estudios y diseños).  Los argumentos que seguramente esgrimen, para justificar nuevo diseño y nueva construcción, no tienen asidero técnico ni legal. La interconexión existente, deben revisarla y optimizarla. La solución es simplemente sencilla y está resuelta en documentos que reposan en EPN.

La interconexión se puede mejorar (es lo práctico y racional) mediante extensión de la conducción a Ipanema hasta el cruce de la calle 8 con (tubo de 6” (A.C) Cr 34C, que va del enmalle frente a Olímpica-Bugambiles, para independizar la conducción de interconexión Tanque Palmas-Tanque Jardín.

¿Los estudios y diseños del Plan Estratégico de Movilidad? ¿Los revisaron antes de iniciar obras? Debían revisarlos y estructurar cada tramo mediante intervención de profesionales racionalmente experimentados y honestos.

El objetivo ciego de la inversión, no debe ser fundir moles y cuantificar volúmenes para justificar pagos. El objetivo debe ser lograr soluciones que se mantengan en el tiempo.

Comentarios