Las cámaras son un suplemento técnico importante, pero se necesita fortalecer la reacción inmediata de la Policía.

La Policía Metropolitana de Neiva y la Administración Municipal tienen a disposición un total de 174 cámaras de seguridad ubicadas en sitios priorizados de la ciudad que muestran más incidentes no solo de delitos como hurtos, sino también de accidentalidad vial. Están conectadas en tiempo real con la sala de monitoreo y de inteligencia de la autoridad policial.

El coronel Livio Germán Castillo, se refirió al balance de operatividad en lo que va corrido del año 2019. “Mediante el monitoreo de cámaras de seguridad podemos realizar dos funciones, acceder en tiempo real y adelantarnos a acciones delictivas, y hacer la activación de la reacción inmediata cuando hay  una alarma de un hecho de hurto o homicidio. Es así que tenemos un consolidado de 12 presuntos delincuentes capturados que han quedado registrados en estas cámaras, 419 incautaciones de dosis personal de estupefacientes, 873 aplicaciones de comparendos al código nacional de convivencia, 8 teléfonos celulares recuperados o incautados que habían sido objeto de hurtos y 2 armas de fuego incautadas”, reportó.

Así mismo indicó que en el 2018, la operatividad gracias a cámaras de seguridad arrojó 88 capturas, 444 dosis de estupefacientes incautadas, 244 aplicaciones al código nacional de convivencia, 5 armas de fuego incautadas y 28 teléfonos celulares incautados o recuperados posterior a hurtos.

En la sala de monitoreo en el Comando de la Policía Metropolitana de Neiva, varios operadores vigilan la ciudad las 24 horas, y se permite archivar información en materia de seguridad. “Estas cámaras permiten desde luego que se genere una grabación y esos archivos finalmente terminan en material probatorio para esclarecer crímenes. Prácticamente todos los días, hasta 3 o 4 copias a diario, estamos enviando copias de solicitudes o requerimientos de autoridades judiciales y de ciudadanos para demostrar casos de violencia, de accidentalidad y otros tipos de hechos”, mencionó el coronel Castillo.

Sin embargo los daños en estos dispositivos son permanentes así como lo es también su mantenimiento, y actualmente unos 12 de estos dispositivos están fuera de servicio, asegura el coronel Livio Germán Castillo.

“Hay casos que cuando ocurre un accidente, precisamente coincide que la cámara de ese sector ni funciona por falta de mantenimiento. Se considera que debe mejorarse la cobertura de este tipo de herramientas, pero sí está brindando un servicio básico en los puntos priorizados. Es de entender que están al aire libre, y le genera un desgaste a la cámara o la transmisión del video”, manifestó el Oficial.

Indicó que actualmente se trabaja en un proyecto cofinanciado entre la Policía Nacional y la Alcaldía de Neiva para instalar y poner en funcionamiento 50 cámaras más que llegarán a complementar las ya existentes. El criterio de los sitios priorizados donde quedarían ubicadas fue sometido a un análisis del lugar, los días y los horarios de frecuencia en que más ocurren delitos en la ciudad.

Aunque la estrategia supone un cierto avance en la seguridad, ¿es realmente efectiva para combatir el crimen y reducir la percepción de inseguridad, que cada vez es más alta entre la ciudadanía?

“Esta herramienta aporta demasiado a la seguridad, previene, disuade que es algo clave y genera autocontrol social porque la gente que va a cometer un hecho delictivo y sabe que hay una cámara apuntándolo se abstiene en cierto modo de hacerlo”, apunta el coronel Castillo.

Según el informe reciente entregado por la Seccional Huila de la Fiscalía General, en lo corrido del presente año se ha incrementado el número de casos de homicidio (30, de los cuales 19 han sido en la modalidad de sicariato), con respecto al mismo periodo del 2018 (23 casos). Igualmente el hurto a personas y el hurto de celulares van en alza con respecto al mismo periodo del 2018. Contrario a lo que ocurre con hurtos a establecimientos y a residencias, que ha tenido una disminución de casos.

 

 

Falta incremento de cámaras

El concejal de Neiva, Jesús Garzón, asegura que un 30 por ciento de las cámaras de la ciudad están dañadas y está siendo falta instalarse por todos los sectores sobre todo en los más vulnerables al flagelo de la delincuencia.

“En estos días montaron 88 alarmas comunitarias entre zonas rural y urbana pero no las han puesto en funcionamiento porque no se les ha hecho los ajustes correspondientes. Y están haciendo falta más cámaras de seguridad que son las que necesitamos en los parques, en las avenidas, en el centro, sobre todo en las comunas 10, 8 y 6 sectores que más delincuencia alberga por pandillas, sicariato, atracos y no se tiene esta herramienta para judicializar a los delincuentes, que se esconden donde saben que las cámaras están dañadas. Mi concepto es que no están siendo efectivas, Neiva está mal en este tema”, manifestó Garzón.

Mencionó que el clamor de la ciudadanía, sobre todo en los sectores barriales es que les instalen más de estos dispositivos tecnológicos. Además, afianzó en que el monitoreo debe estar acompañado por una reacción inmediata de la Policía, para lo cual es necesario su fortalecimiento.

“El llamado es que se incremente no solo el número de cámaras de seguridad, sino también de los CAI móviles y fijos en Neiva”.

Sala de monitoreo en el Comando de la Policía Metropolitana de Neiva.

Creciente demanda

Con esta herramienta sin duda la ciudadanía se siente más tranquila. El ingeniero de sistemas Juan David Gómez, propietario y administrador de Visión Compañía SAS, refiere que en Neiva la demanda de cámaras de seguridad cada vez es más alta, teniendo en cuenta su bajo costo.

Los que más las piden son los establecimientos comerciales, y apartamentos y residencias cuyas familias las instalan en su interior para no perder de vista  a la niñera o la empleada doméstica.

“Se vende mucho. Un sistema de cámaras se puede conseguir desde $300.000 y consta de dos cámaras, una central que es un DVR y un disco duro; hasta el más costoso que es el sistema de alta gama IP, que se consigue desde 800 mil pesos de una cámara y una central solamente, su costo depende del número de cámaras que se requiere”, comentó Gómez.

“Un establecimiento pequeño, normalmente adquiere mínimo tres cámaras, con un costo de unos $500.000, y varía el precio si se tiene en cuenta también la resolución, calidad de imagen, la capacidad del disco, lo complicado de la instalación o montaje”, añade el experto.

La falla de este sistema, asegura el Ingeniero, viene en que los propietarios no les hacen el respectivo mantenimiento o cambio cuando se requiere. “Cuando en realidad hay un robo y que se necesite de esa información, muchas veces están dañadas o es cuando viene a jugar la resolución de la imagen que no se alcanza a identificar la placa del vehículo o el rostro del delincuente. Si el propietario le hiciera el mantenimiento respectivo a ese sistema de manera constante, estamos hablando de cada 8 o 6 meses mínimo, sería totalmente efectivo para que el sistema guarde información y no falle, porque no solo con instalar la cámara le va a durar toda la vida”.

Ahora bien, el Ingeniero Gómez indicó que las cámaras son un suplemento técnico importante; lo que pasa es que algunos las consideran como si solucionaran absolutamente todo.

“Si la gente quiere seguridad de verdad, este sistema de cámaras debe ir acompañado de un sistema de alarma de emergencia contra intrusos. Esta avisa en el momento si alguien entró, se activa y envía al propietario un mensaje para que verifique la cámara y en caso tal avise a la autoridad correspondiente”.

Y mencionó también, “de 1 a 10, diría que en un 8 sí es efectiva esta herramienta de las cámaras de seguridad. Hace poco un cliente me envió un pantallazo del rostro de la persona que intentaba empujar una puerta de su establecimiento, y cuando la abrió la alarma de seguridad contra intrusos se le activó, eso sonó muy duro y el ladrón salió corriendo, pero la cámara alcanzó a captarle el rostro. Considero primordial que en algunos sitios pongan el aviso de ‘está siendo vigilado por cámaras de seguridad’, porque así el ladrón, si va a actuar, lo va a pensar antes dos veces”.

Comenta el empresario que en las cuadras de los barrios son donde menos les compran sistema de cámaras de seguridad porque la gente no asume las cuotas del costo para instalarlo.

Según Gómez, así mismo ha crecido la cantidad de empresas o personas dedicadas a la venta e instalación de cámaras. “Desde un electricista, un técnico hasta ingenieros de sistemas lo pueden hacer”, dice.

 

El costo de la seguridad

En Pitalito se tiene 44 cámaras de seguridad de alta tecnología que son operadas directamente por la Policía Nacional. Además, cuenta con 180 cámaras comunitarias que la Alcaldía Municipal instaló en algunos barrios, aunque con imagen de menor resolución pero de gran utilidad que son operadas por las Juntas de Acción Comunal en enlace con la Policía.

En este momento las cámaras están siendo sometidas a mantenimiento correctivo y preventivo y en unos pocos días estarán nuevamente puestas al servicio funcionando. “Veníamos con unos problemas serios de funcionamiento de las cámaras que requerían con urgencia el mantenimiento, y aquí tengo que reconocer el apoyo del Gobierno Departamental en la cofinanciación de 60 millones de pesos de este proyecto que inicialmente tuvo un valor de 80 millones. Aunque las cámaras son de una tecnología del año 2010, 2011 nos aportan muchísimo a la seguridad”, indicó el secretario de Gobierno de Pitalito, José Ricardo Cruz Carvajal.

En este mantenimiento del sistema de cámaras, se ha encontrado que la fibra óptica, que fue instalada vía aérea, presenta cortes en diferentes puntos de la ciudad, que ocasionaba que estos dispositivos estuvieran por fuera  de circulación y que no se pudieran monitorear. “Para corregir eso vamos a implementar un sistema de monitoreo permanente a la fibra óptica, vamos a generar también unos sensores que nos permitan identificar en qué momento la fibra óptica es alterada para poderla reparar de manera inmediata y evitar que las cámaras salgan de circulación”, indicó el Secretario.

Estos cortes han requerido un replanteamiento de la fibra óptica y por eso el Municipio se encuentra realizando ya los estudios previos para hacer una adicción a ese contrato de mantenimiento, ya con recursos del Municipio solamente por el valor de los 40 millones de pesos para un valor total de $120 millones que cuesta el mantenimiento de las cámaras de seguridad en Pitalito.

Desde el año pasado la Administración Municipal de Pitalito viene liderando un proyecto ante el Ministerio del Interior que asciende a los $5.200 millones, en el cual el Gobierno Departamental ha anunciado una partida de $700 millones y el gobierno Municipal aportará $500 millones, y apunta los $4.000 millones restantes sean aportados por el Ministerio.

Se espera que el proyecto sea aprobado en el segundo semestre del año. “Seguramente no alcanzaremos a inaugurar el sistema nuevo de cámaras pero quedará dotado el municipio de Pitalito de un sistema de última tecnología que aumentará en 240 las cámaras de alto impacto en la ciudad”, finalizó el Secretario de Gobierno.

Comentarios