Andrés Stapper es el director nacional de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN.

Uno de los mayores interrogantes es qué va a pasar con las zonas veredales o de reincorporación que fueron creadas transitoriamente para facilitar la entrega de armas por parte de los integrantes de las Farc. Si bien en el Huila no hay, tiene dos vecinas: la de El Oso, en el vecino departamento del Tolima, y en Miravalle, ubicada en la vía Neiva-San Vicente del Caguán. El director de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, Andrés Stapper, de visita en el Huila, confirmó que estos espacios se convertirán en centros poblados.

El alto funcionario dejó claro además el compromiso del presidente Iván Duque con la reincorporación de los excombatientes.

 

¿Cuál es el panorama de la reincorporación hoy en el país?

Llevamos 20 meses en temas de construcción de paz en todo el territorio nacional con más de 13 mil excombatientes acreditados por parte de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Ellos vienen adelantando sus procesos de formación académicos, con todo el acompañamiento que nos ha dado el Sena para dar las herramientas suficientes a esta población para que sean polos de desarrollo en cada uno de sus municipios y departamentos. Ya tienen 24 proyectos productivos aprobados por el Consejo Nacional de Reincorporación, proyectos que involucran a más de 1.700 personas, inversiones por $18 mil millones y lo que queremos es seguir avanzando en generar esas herramientas y competencias para que esta población siga siendo promotora de paz. Hay un compromiso serio y certero por parte del Gobierno Nacional de seguir esa ruta de la legalidad. Nuestro principal objetivo es continuar apalancando esas apuestas productivas.

 

¿Qué clase de proyectos productivos desarrollan los excombatientes?

Cuando hablamos de proyectos productivos, estamos hablando de una estrategia que es la generación de ingresos para la población de excombatientes, es como a través del empleo, del emprendimiento rural o urbano, a través de las diferentes competencias y herramientas, ellos sean sostenibles en la vida económica, puedan generar ingresos para ellos y sus familias y que les permita ser ciudadanos con pleno ejercicio de derecho. Esos son proyectos productivos, fuentes de generación de ingresos sostenibles en el largo plazo.

 

¿Es real que excombatientes están dedicados a cultivar peces?

Nosotros tenemos más de 16 años de experiencia en temas de construcción de paz en todo el territorio nacional. Por nosotros han pasado más de 70 mil personas de los diferentes procesos en los últimos 16 años. En el Huila, los proyectos piscícolas son fuente de generación de recursos e ingresos para varias personas y empresarios.

 

¿Qué tan comprometidos están los excombatientes con el acuerdo de paz?

Hace muy poco practicamos una encuesta a nivel nacional, que es una caracterización, donde más de 10.415 personas participaron, y nos arrojó unos datos muy significativos frente a los procesos educativos, los procesos formativos, cómo ellos han venido avanzando desde la dejación de sus armas, pero también nos dijo: 8 de cada 10 desmovilizados se encuentran optimistas frente a su proceso de reincorporación, se encuentran adelantándolo, trabajándolo fuertemente para cumplir con ese sueño y expectativa de construir paz desde sus territorios.

 

¿Son personas que no están pensando en volver a las armas?

Hemos visto el compromiso de ellos en más de 431 municipios, en aquellos pequeños colectivos o donde se encuentran agrupados haciendo su proyecto de vida, hemos visto que están comprometidos, así como el Gobierno está firme en brindar esas garantías para promover una construcción de paz de largo plazo.

 

¿Cómo trascurre la vida de los excombatientes de las Farc en las zonas de reincorporación?

Esas zonas veredales estaban pensadas para un desarme, la normalización y acreditación de las personas. El compromiso del Gobierno fue mantener estas zonas como espacios de capacitación y reincorporación para que los excombatientes se capacitaran de la mano con el Sena, el Ministerio de Educación y con los amigos de la cooperación internacional que han puesto unos recursos significativos para generar emprendimiento. Esos espacios territoriales nos han servido para eso, son pequeños polos de desarrollo y puntos para apalancar la oferta pública y que los beneficios del proceso de reincorporación no solo les lleguen a los excombatientes y a sus familias sino a toda la comunidad que está alrededor de cada una de estas zonas. De los 13 mil excombatientes que ha sido acreditados por parte del Gobierno Nacional, 3.500 se encuentran en estos espacios territoriales. El restante, más de 8.500, se encuentran en todo el territorio nacional en 431 municipios adelantando su ruta de reincorporación.

 

¿Qué va a pasar con los excombatientes después de agosto cuando expiran oficialmente esas zonas?

Ellos allá desarrollan sus proyectos de vida y se les paga por parte del Estado todo lo correspondiente a temas de hábitat y alimentación. Nosotros como Gobierno estructuramos un plan para que esas 24 zonas se consoliden en los territorios, sean centros poblados y productivos. Tenemos un plan, una estrategia muy productiva para que se vuelvan polos de desarrollo en cada uno de sus municipios. De qué variables depende, de que técnicamente, jurídicamente y financieramente sean viables en cada una de estas zonas dependiendo del régimen jurídico de estos municipios.

 

¿Hay garantías de seguridad en estos espacios para convertirlos en ciudadelas exFarc?

Cada espacio territorial tiene toda una estrategia de seguridad a su alrededor, ahí tenemos unos batallones del Ejército Nacional, todo el tema de control del territorio. Puedes indagar y a la fecha no se ha presentado un incidente en los espacios territoriales que afecten la vida de los excombatientes de las Farc. Esas medidas han sido efectivas, en las que la fuerza pública no es la única responsable de la seguridad sino también diferentes actores en el territorio; la Policía Nacional a través de la dirección de Carabineros ha prestado todo ese apoyo en materia de seguridad para preservar no sólo en los espacios territoriales sino también en diferentes zonas del país donde se encuentran los excombatientes.

 

¿Cómo transcurre la vida en Miravalle, Caquetá, sin ‘El Paisa’?

Son 76 personas que siguen comprometidas con su proceso de reincorporación. Ya la Jurisdicción Especial para la Paz estableció unas órdenes de verificación del cumplimiento del acuerdo, definió cuál es la ruta jurídica que Óscar, alias ‘El Paisa’, debe seguir para ser objeto de los beneficios del proceso, tanto jurídicos como de reincorporación. Nosotros como Gobierno estamos brindando la mano a todos los excombatientes que están en el marco de la legalidad para que cumplan la ruta definida.

 

¿Cuál es la radiografía de los excombatientes de las Farc en el Huila?

Aquí en el departamento no hubo espacios territoriales ni zonas de concentración, pero si ubicamos en el Caquetá y en el Tolima. Actualmente, en el Huila, tenemos 468 excombatientes adelantando su proceso de reincorporación. El censo nos arrojó unos datos muy significativos: están ubicados en Neiva, tanto en lo rural como en lo urbano; en Algeciras y en Pitalito, donde ellos vienen adelantando iniciativas económicas y productivas. El 67% de los excombatientes que están en el departamento quieren ser emprendedores individuales, quieren apalancar sus proyectos productivos de una manera individual o con su familias y el acompañamiento institucional que le hemos brindado. Otro acto significativo: con todo el acompañamiento que nos ha dado la Gobernación, la Alcaldía de Neiva y diferentes alcaldes, seguimos apalancando proyectos como vivienda y generando mecanismos de articulación para que la reincorporación no solo se haga desde el nivel nacional sino que tenga en cuenta las dinámicas de cada uno de los territorios.

 

¿Cómo está el Huila acogiendo a los exguerrilleros?

Se les están brindando las oportunidades. El sector privado está dando mucho más, en temas de reconciliación que nos aproximan con las comunidades, acompañamiento en la formulación de proyectos productivos, en fortalecimiento de los proyectos de vivienda para excombatientes. El sector empresarial ha sido muy dinámico. A través de la Cámara de Comercio y otras entidades, hemos vistos a los empresarios brindando esa oportunidad de poder construir paz.

 

¿Han sido entonces bien acogidos?

Han sido bien acogidos, pero lo que digo es que el sector privado siempre va un poquito más allá no solo en tema de apostarle a la generación de ingresos de la población sino también a procesos de reconciliación en el territorio.

 

¿Qué viene ahora para la reintegración en el país?

Nosotros tenemos unas metas muy concretas y claras. No sólo en lo que tiene que ver con la reincorporación sino en lo que tiene que ver con la consolidación de paz en cada uno de los territorios. Primero, hacer una transición efectiva de esos espacios territoriales donde se encuentran los excombatientes, que esos 3.500 hombres y mujeres tengan ese arraigo a la legalidad, a través de proyectos productivos, proyectos de vivienda, proyectos que favorezcan su tránsito a la legalidad. Lo segundo, ya se establecieron rutas, metas y objetivos muy claros en materia de generación de ingresos, que estas personas de aquí a agosto tengan rutas efectivas para los temas de emprendimiento, vinculación laboral efectiva, algo que les permita tener ese ingreso sostenible en la legalidad. Un tercer punto son los temas de infancia, es cómo a través de las economías del cuidado, cómo nuestros niños y niñas adolescentes tienen un futuro de la mano con todo el acompañamiento institucional y sus padres puedan desarrollar todos sus potenciales en especial, las mujeres, para que se puedan educar y ser líderes de sus propios procesos. Ese es otro enfoque al que queremos llegar al 100% en los espacios territoriales: atender a más de los 900 niños que están en cada una de estas zonas. Y el último punto que es muy importante, es lograr que la reincorporación se entienda no solamente como un proceso de excombatientes sino como un proceso que nos compete a todos los colombianos.

 

Para cerrar, la pregunta que muchos de nuestros lectores deben estarse haciendo a estas alturas de la entrevista, ¿Qué tantos cambios ha sufrido la reintegración entre el gobierno de Santos y el gobierno de Duque?

Lo que tenemos ahora es un Gobierno completamente comprometido, un Presidente que ha dado unos pasos muy importantes desde la posesión frente a su compromiso con los excombatientes de Farc, con todo este colectivo de adelantar y apalancar su proceso de reincorporación. Así lo ha ratificado el Presidente, ha impartido instrucciones claras frente a lo que debe ser la reincorporación de largo plazo, acompañó los artículos en el Plan Nacional de Desarrollo para fortalecer la reincorporación y definió un proceso de articulación a través de la política de paz con legalidad. Tenemos un gobierno 100% comprometido en ese tipo de iniciativas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios