Andrea del Pilar Bautista Perdomo

Cada que inicia un proceso de campaña electoral en el País y en especial en las regiones, es lamentable y penoso como algunas campañas políticas, tratan de conseguir seguidores a cualquier precio para salir a toda costa elegidos. En especial las redes sociales se han prestado para mal uso y en lugar de informar adecuadamente lo que hacen es desinformar con falsos detalles, juzgamientos, mentiras y verdades a medias, con toda serie de hechos que pueden desprestigiar la imagen de los candidatos. Populan los perfiles falsos, gente sin carácter para decir lo que sienten y expresarlo sin temor; todos unos lobos vestidos de ovejas. Lectores, no propiciemos estas campañas que enlodan la imagen de los que posiblemente pueden ser nuestros mandatarios, más bien propendamos por generar ideas a sus programas, construyamos en bien común, ayudémosles a buscar las personas idóneas y cambiemos el chip para que tengan siempre prácticas honestas con el pueblo. Recuerden que son nuestros impuestos los que usufructuamos todos para que saquemos adelante nuestro territorio. Dejemos la envidia y rencores, si sabemos de deshonestidades, denunciemos. Como para hacer mención a una situación real de lo que antiguamente pasaba, espero que así sea pasado, escuché una conversación de un candidato y cuando se refería al pueblo decía: “al pueblo hay que sacarle dos cosas, primero el voto y después el cu..”. En fin, daría la impresión que lo que importaba era simplemente ser elegido, hoy por hoy las cosas y los tiempos han cambiado y es hora que el electorado se documente con verdades, que analice, que participe en los diferentes escenarios políticos y escuchemos las propuestas, partamos del hecho de conocer quienes son los aspirantes, como se comportan y como ha sido su actuar laboral, como es su entorno y núcleo familiar, en fin revisemos todos estos detalles que a la hora de la verdad no solamente el conocimiento de lo público vale, también el ser persona, un buen ser humano en todas sus magnitudes. No dejarnos comprar por un tamal y si aportan a campañas no pretendan recuperar esos dineros a bases de contratos, bastante vemos por esta tierra esto y por mandatarios ampliamente conocidos. No permitamos que lleguen comprometidos y dejemos que actúen con total libertad; votemos realmente por un candidato que tenga estrategias, que ayude por méritos, que planee adecuadamente su gobierno y que prime lo bueno para un territorio.

Comentarios