Jose Joaquin Cuervo Polanía

Los sucesos de las últimas horas parecen sacados de una trama policiaca de propaganda y manipulación  en la que se fortifica el estado de opinión y se sacrifica el Estado de  Derecho. Manipulación mediática: el verdadero poder de este país nos sigue tratando como si fuéramos unos idiotas.  “Todo es estrategia diabólica”: ¿Hacia dónde nos quieren llevar?  ¿Realmente los colombianos deberíamos de  aceptar que  la no extradición de Santrich, su corta liberación y el reconocimiento de investidura de congresista constituyen un verdadero  desafío al orden jurídico? Revelación de los que nunca entendieron  que la paz es una cesión mutua y los bandos deben asumir pérdidas con sacrificios, ¿Hay verdaderos devotos del Estado social de derecho?

Las paradojas no cesan: No se puede entender  que un Fiscal saliente  invite a movilizarse popularmente  por lo que él llama “el restablecimiento de la legalidad y la defensa de la paz, en un marco de justicia especial que exhale confianza”. Los demócratas seguimos pensando que la JEP está  avalada por la legalidad, para la defensa de la paz y que debe gozar  de la confianza ciudadana e institucional..

No logramos entender que el Presidente inste a instituciones como la Fiscalía para impedir la liberación de Santrich,  y garantizar la extradición del ex guerrillero como si la JEP fuera un apéndice, un aborto o un tumor que se hubiera formado por fuera del Estado Social de Derecho.  ¿Será que nos estamos moviendo en la arena movediza de  la posibilidad  de volver a un estado de conmoción interior, de seguridad nacional, a un Estado militarizado de competencia?

El New York times  insinúa  que es posible que vuelvan los falsos positivos, que hay toda una estrategia para hacer trizas el acuerdo de paz: Pareciera como  si el Gobierno celebrara que más de tres mil milicianos hubieran regresado a la lucha armada. La reparación integral de las víctimas, los PDETS la reforma rural integral desfinanciados permanecen en el limbo.

Un ex presidente senador que ya habla descaradamente en nombre de Duque y dice que Santrich será extraditado.

¿Qué pretenden hacernos creer? ¿Que nunca hubo un proceso de paz?  Que la JEP es defensora de la guerrilla y del narcotráfico? ¿Qué pretendió la Fiscalía y el Gobierno al no enrostrar las pruebas que tenían contra Santrich?  Qué se pretendió al omitir la información que se requería sobre la fecha del presunto delito de Santrich?  ¿Distracción de la opinión pública? ¡Estrategia! Todo es estrategia de manipulación mediática. ¿La resurrección del país de mierda?

 

 

Comentarios