La aerolínea Easy Fly acaba de recibir el beneplácito oficial para que abra 15 nuevas rutas en varias regiones del país, entre ellas la ruta Neiva-Medellín-Neiva. El visto bueno a las rutas lo dio la Aeronáutica Civil, que considera el hecho como importante en el sentido de que se está ampliando la oferta que, por supuesto, va en beneficio de los usuarios del transporte aéreo del país.

En una entrevista con LA NACIÓN en marzo pasado, el presidente de Easy Fly, Alfonso Ávila, ya lo había anticipado: “Vamos a abrir la ruta Neiva-Medellín-Neiva”. Y lo hizo con el siguiente argumento: “es bien interesante lo que está pasando en Neiva, al menos, en el punto de vista de Easyfly, hemos aumentado la actividad un 70% y estamos uniendo a Neiva con ciudades que estaban desconectadas”.

Se trata, sin duda alguna, de una noticia importante para el departamento del Huila. Y no se puede advertir como una frase cliché cada vez que se hacen esta clase de anuncios. Los mismos huilenses, a través de las redes sociales, han saludado efusivamente este anuncio de Easy Fly de conectar a Neiva con la capital antioqueña. Saben lo clave que es volar a una ciudad sin necesidad de escalas y las repercusiones de índole económico.

Le están pasando cosas buenas al Huila en materia de conectividad regional. Llegó la hora que la Aeronáutica Civil no dilate más la modernización del aeropuerto ‘Benito Salas’ de Neiva. Como se ha advertido desde esta tribuna en anteriores oportunidades, desde hace varios años le están prometiendo al ‘Benito Salas’ inversiones para mejorar su infraestructura por casi $80 mil millones y ninguna de ellas se ha materializado. Es el momento que la dirigencia huilense ejerza una presión seria y efectiva.

Comentarios