Un gran revuelo desató en el país el artículo del periódico norteamericano The New York Times relacionado con una polémica política dentro del Ejército colombiano similar a la implementada durante la época de los llamados falsos positivos. Textualmente, el artículo dice que “el comandante del Ejército de Colombia, frustrado por los vacilantes esfuerzos de la nación para preservar la paz, les ha ordenado a sus tropas que dupliquen la cantidad de criminales y rebeldes que matan, capturan u obligan a rendirse en batalla; y posiblemente acepte un aumento de las bajas civiles en el proceso, según consta en órdenes escritas y entrevistas con altos oficiales”. Y advierte, entre otras cosas: “A inicios de año, los generales y coroneles colombianos se reunieron y se les pidió que firmaran un compromiso por escrito para intensificar los ataques. Las presentaciones internas diarias ahora muestran el número de días que las brigadas han pasado sin estar en combate, y los comandantes son amonestados cuando no realizan operaciones con la frecuencia suficiente”.

Tanto el comandante del Ejército, como el ministro de Defensa, al igual que el presidente Iván Duque han salido a defender las fuerzas militares y en el caso del jefe de Estado, el mandatario ha indicado que desde el inicio de su Gobierno impartió instrucciones claras a la Fuerza Pública sobre el respeto a la Constitución, la ley y la defensa de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Frente a una denuncia tan grave, lo menos indicado es atacar al periódico norteamericano o al periodista que elaboró el artículo.

Lo que debe hacer el Gobierno Nacional, el Ministerio de Defensa y los propios mandos militares es garantizarle al pueblo colombiano que el país no volverá a ese capítulo oscuro de los falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales. Y obviamente, desmontar rápidamente cualquier estrategia que incentive los muertos o las operaciones imperfectas.

 

 

“Lo que debe hacer el Gobierno Nacional, el Ministerio de Defensa y los propios mandos militares es garantizarle al pueblo colombiano que el país no volverá a ese capítulo oscuro de los falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales”

Comentarios