Santrich llegó a Paloquemao gritando arengas lo que indica que su estado de salud mejoró ostensiblemente

Cecilia González Villa

ceciliagonzalez@lanacion.com.co

El nombre de Jesús Santrich sigue siendo el eje de la noticia política por cuenta de su situación jurídica que ayer continuó su curso con la audiencia de imputación de cargos. El domingo anterior fue legalizada su captura.

El ex guerrillero fue conducido ayer a los juzgados de Paloquemao en Bogotá, tras su recaptura del viernes anterior a su salida de la cárcel Picota.

Santrich comparecía anoche ante  la Juez 16 de Control de Garantías dentro del proceso que se le sigue por el delito de concierto para delinquir con fines de narcotráfico.

Pero en esta ocasión, la Fiscalía General llegó con  nuevas armas contra el jefe guerrillero como el video que sería prueba de que sí estaba negociando un supuesto envío de cocaína hacia los Estados Unidos.

Además, se sabe que en su contra actuará como testigo estrella Marlon Marín, sobrino del también ex miembro del secretariado de la entonces Farc, Iván Márquez.

Santrich, quien llegó a los juzgados de Paloquemao gritando ‘abajo la república banana’, lo hizo en medio de un impresionante operativo de seguridad en el que participaron unidades del CTI de la Fiscalía y del Inpec.

Sin embargo, la audiencia se vio empañada por la recusación que minutos antes habían interpuesto los abogado de Santrich,  Eduardo Matías y Diego Martínez, contra la Juez 16 de Control de Garantías.

Y es que acuerdo con la defensa, la juez estaría impedida por no tener competencia en este caso dado que Santrich aún es congresista y por tanto es aforado.

Igualmente, la Procuraduría Delegada apeló la legalización de captura por considerar que no fue legal, entre otras razones como que Santrich no quedó libre nunca porque aunque salió del penal, permaneció en manos del Inpec, y tampoco se cumplió el habeas corpus.

Entre tanto, afuera simpatizantes de Santrich lanzaban arengas y vivas a lo que luego se unieron las personas que por varios minutos lo acompañaron dentro del juzgado.

Todo, mientras avanza en la JEP el proceso de apelación que la semana pasada interpusiera la Procuraduría General, tras la decisión de la Justicia Especial para la Paz de ordenar la libertad y frenar la extradición del ex líder guerrillero.

Los señalamientos de la defensa

Pero ayer los abogados de Santrich así como algunos de sus compañeros lanzaron algunos señalamientos sobre los hechos ocurridos el fin de semana durante la audiencia de legalización de captura.

La diligencia se adelantó en el hospital Méderi, en Bogotá en donde permaneció internado luego de la crisis que el ex combatiente sufriera el viernes tras su recaptura y para atender las cortaduras que él mismo se hiciera en sus manos.

Según aseguraron abogados, basados en la certificación médica, Santrich presentó una “alteración del estado consciencia”.

Y algo más, sostienen que durante la audiencia de legalización de captura el ex guerrillero Santrich habría sido sedado y permaneció inconsciente.

Sus compañeros

Pero en medio del show que para algunos ha significado el proceso contra Santrich, ayer dos de sus ex compañeros, Luciano Marín, conocido como Iván Márquez y Rodrigo Londoño o Timochenko, se refirieron con fuertes declaraciones contra el proceso en su contra.

El primero fue Márquez quien a través de una carta pública aseguró una vez más que fue un error haber entregado las armas en medio del proceso de paz firmado con el expresidente Juan Manuel Santos.

Sobre lo ocurrido el viernes anterior con Santrich, Iván Márquez insistió que fue dopado. “Qué porquería de Fiscalía tenemos los colombianos que para liberar, recapturar y después practicar una legalización de captura a un invidente, tenga que doparlo hasta causarle inconsciencia llevándolo al borde de la muerte”, dijo en la carta que dio a conocer en su cuenta de Twitter.

Márquez descalificó el proceso de legalización de captura de Santrich y dijo que se trató de “una ilegalidad, un abuso de autoridad”.

Además, en la misma carta se dirigió al presidente Iván Duque. “Presidente, frene esa campaña mediática sucia con la que usted y su facción política quieren demoler el sentimiento más hermoso que palpita en el corazón de los colombianos, que es la paz”.

Por su parte, Timochenko no fue menos agresivo y en una entrevista con la W dijo que todo lo que hay contra Santrich es un montaje.

Se fue lanza en ristre contra Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez y aseguró que se trata de un pícaro.

“Para nosotros, su declaración no tiene ningún valor. Ha estado al servicio de la Fiscalía de los Estados Unidos”, advirtió.

Reunión en Palacio

Entre tanto, el presidente Duque convocó a una reunión con partidos políticos, menos los de la oposición, con el fin de buscar un acuerdo nacional.

Los encuentros fueron con los líderes de estos partidos con quienes habló entre otras cosas sobre el proyecto de ley que hace tránsito en el Senado y que tiene que ver con  la no conexidad del delito político con secuestro o narcotráfico, la violencia sexual contra menores de edad, la extradición y las competencias de la JEP.

Para la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, con el caso Santrich quedó confirmado que hay un vacío en el límite que tiene la JEP en lo que tiene que ver con las pruebas.

“Hay una reforma que se requiere y hay que auscultar a los partidos para saber si hay la voluntad política para llevar estos proyectos al Congreso de la República”, dijo.

Gutiérrez no descartó de plano que próximamente se lleve a cabo un encuentro con el partido Farc.

Comentarios