Por: Julio Enrique Ortiz Cuenca

La incertidumbre y los temores de volver a la guerra y épocas atroces que por décadas azotaron campos y ciudades, ha vuelto a apoderarse de la opinión pública con la radicalización de la extrema derecha y su espíritu guerrerista que quiere reformar, cambiar
y acabar con el proceso de paz acordado con las FARC.
Ante este panorama la convocatoria nacional para que “Defendamos La Paz-DLP-” que se viene haciendo por quienes negociaron el proceso de paz , dirigentes y líderes políticos de todos los partidos y movimientos , intelectuales, escritores académicos , investigadores , sindicalistas, líderes sociales, organizaciones de la sociedad civil y demás colombianos amantes de la convivencia y la paz , ha venido creciendo en todo el territorio nacional dispuestos a defender los acuerdos y no permitir que regrese el conflicto armado y la
violencia en Colombia.

La convocatoria al debate , denuncia y movilización “Defendamos La Paz “ busca: la implementación del Acuerdo de Paz, Estado-FARC ;La defensa de la Justicia Especial para la paz-JEP-,; del Sistema de Verdad-Justicia –Reparación y no repetición-;acabar con los asesinatos de líderes sociales; organizar capítulos en todos los departamentos y el exterior; promover la marcha y movilización de todo el pueblo colombiano hasta alcanzar la paz completa.

En su última declaración la DLP ante el rechazo de las objeciones presidenciales por el Congreso , la decisión de la de JEP de no extraditar a Santrich, el anuncio de la declaratoria de un estado de conmoción interior para forzar medidas excepcionales , la propuesta de una constituyente , el fantasma de los “falsos positivos” y el llamado Presidencial para llegar a un acuerdo nacional con los partidos de gobierno excluyendo a la otra Colombia representada en la oposición y quienes disienten de las actuaciones del gobierno , han alertado sobre el peligro de la entronización de un gobierno totalitario que acabaría con la democracia y el proceso de paz.

La DLP reclama del gobierno nacional su presencia en los territorios más afectados por la guerra con políticas públicas de seguridad y justicia territorial, con bienes y servicios que fomenten el desarrollo rural, la calidad de vida y protección de la población.

El pueblo colombiano espera que se aclare el horizonte y que las diferencias e intereses que amenazan el proceso de paz , se resuelvan a la luz pública con la participación de la ciudadanía por las vías pacíficas y con las herramientas que nos brinda la democracia.

julioenriqueortiz@yahoo.com

Comentarios