El Huila está conmocionado por el caso de la manicurista, Leidy Johana Urbano, asesinada por sicarios el fin de semana pasado en el municipio de La Argentina. La mujer, de 35 años de edad y origen campesino, fue sorprendida el sábado en la noche por un hombre y una mujer, cuando ella había llegado a una casa del barrio Las Brisas. Dos impactos de bala en la cabeza, acabaron con la vida de Leidy Johana, quien según sus familiares, estaba dedicada no sólo a las labores de manicurista sino también a la venta de productos por catálogo. Ayer, en medio de la natural tristeza de familiares y amigos, se cumplieron las exequias en el centro poblado de El Pencíl, de donde la víctima era oriunda.

Sobre este episodio, el alcalde de La Argentina, Edwin Harvey Barajas, ha expresado su conmoción y su total rechazo. “Debemos ser contundentes en rechazar este tipo de violencia”, dijo el mandatario.

Claramente, estos episodios de violencia contra la mujer son condenables y merecen una respuesta inmediata de las autoridades.

Lo que el ciudadano de a pie espera de la Policía es que si no puede prevenir un delito, inmediatamente reaccione y capture a los autores. En este caso, sorprende, que en La Argentina, un pueblo relativamente pequeño, la reacción de la Policía no haya sido efectiva. Lamentablemente, este patrón –en el que la Policía no actúa lo suficientemente rápido—ha venido calando en los últimos homicidios, bajo la modalidad de sicariato. La tasa de impunidad es alta.

Tienen la Policía y la Fiscalía del Huila en el caso de Leidy Johana el reto de identificar a los responsables y ponerlos a buen recaudo de la Justicia.

¡No más impunidad en los casos de sicariato!

“Lo que el ciudadano de a pie espera de la Policía es que si no puede prevenir un delito, inmediatamente reaccione y capture a los autores. En este caso, sorprende, que en La Argentina, un pueblo relativamente pequeño, la reacción de la Policía no haya sido efectiva

Comentarios