El senador Carlos Antonio Lozada asegura que una Constituyente en este momento sería como abrir una caja de pandora.

Cecilia González Villa

ceciliagonzalez@lanacion.com.co

El caso de  Seusis Pausivas Hernández Solarte o Jesús Santrich tiene al partido Farc, al que pertenece, pasando por uno de sus peores momentos, desde que se firmó el acuerdo de paz.

Y no solo porque hay una gran preocupación por la suerte jurídica que podría correr Santrich, sino también por el ambiente que se respira en todos los sectores de la organización política y las consecuencias que todo esto podría traer en las bases.

LA NACIÓN le preguntó al hoy senador Julián Gallo Cubillos o Carlos Antonio Lozada, qué es lo que están pensando dentro del partido Farc a raíz de lo que viene ocurriendo con Santrich.

Lozada no niega que hay preocupación y por eso han intentado infructuosamente un acercamiento con el presidente Iván Duque, un diálogo que aún esperan sostener.

Es que para Lozada y sus compañeros alrededor del caso Santrich hay una serie de irregularidades detrás de las cuales según señala, está el fiscal Néstor Humberto Martínez, de quien dice, actuó de mala fe.

¿Ustedes esperaban que lo que está pasando con Santrich se creciera tanto y llegara hasta donde está ahora?

Nos ha sorprendido enormemente la capacidad de daño que tienen los enemigos de este proceso. Una situación que se inicia con una serie de irregularidades y procedimientos que están por fuera de la ley colombiana. Ahora también sabemos que hay en este país investigaciones de organismos internacionales que operan sin control alguno de las autoridades que colaboran por fuera de la ley.  Después del pronunciamiento de la JEP hemos visto también cómo hay una disposición a violar la ley, los derechos y la dignidad de las personas.

¿Consideran que hay algo más detrás de este proceso contra Santrich?

Lo que se busca es afectar de manera irreversible el proceso de construcción de paz en Colombia. No es un atentado solamente contra los derechos de Jesús Santrich sino que se quiere descarriar el proceso, generar crisis para que cabalgando sobre esa teoría se pueda convocar la voz nacional para que respalde medidas como la conmoción interior y por esa vía tratar de crear condiciones para modificar de manera unilateral el acuerdo.

¿Para ustedes, hubo mala fe por parte del Fiscal al no presentar todas las pruebas que tenía en contra de Santrich?

Por supuesto que hubo mala fe. Quedó evidenciado en el momento en que se da el pronunciamiento de la JEP. Durante un año le fueron negadas esas pruebas y extrañamente una vez se ampara el derecho de Santrich a no ser extraditado, en dos días aparecen. Claramente queda demostrada la mala fe.

¿Creen ustedes que la Fiscalía tenía las pruebas, o como dijo el Fiscal General, se las proporcionó la embajada de Estados Unidos?

Esas pruebas estaban en conocimiento desde hace mucho tiempo de la Fiscalía, eso es evidente. Lo que nos queda es esperar en segunda instancia, de acuerdo con la apelación que hizo la Procuraduría.

¿Usted ha podido hablar con Santrich?

No, quienes hablaron directamente con él han sido los senadores Iván Cepeda, Victoria Sandino y Benedicto González, representante a la Cámara que ocupa la curul de Jesús Santrich.

¿Pero cuál es su estado?

Está recuperado. Ya salió de ese estado de inconciencia que le produjeron los medicamentos que abusivamente le inyectaron para doparlo.

Claro, pero cuando se ve el nuevo video, a primera vista se podría decir que Santrich sí es culpable, ¿ustedes qué piensan de ese video?

El video prueba esencialmente tres cosas. Primero que hay operaciones encubiertas, ilegales por parte de la DEA, segundo que hay fiscales contribuyendo a esas operaciones también por fuera de la ley. Y tercero, que subrepticiamente esas pruebas que se tratan de recoger de manera ilegal no pueden servir para un proceso legal. Es decir, un proceso legal no puede estar construido sobre la base de la ilegalidad.

¿Usted cree en la inocencia de Santrich?

Pues, creo que hay un principio universal del derecho que le otorga a todos los ciudadanos el ser considerados inocentes hasta que  no se les demuestre lo contrario. Jesús Santrich no ha sido vencido en ningún juicio y por tanto, a la luz de ese principio debe considerarse inocente.

Timochenko ha dicho que Marlon Marín, testigo estrella contra Santrich, es un pícaro y que ustedes siempre lo han sabido ¿Por qué lo dice?

Yo no conozco mucho la verdad la historia anterior de este señor Marlon Marín, quiero decir anterior al caso de Santrich. No tuve nunca conocimiento sobre él, pero a partir de ahí lo que uno escucha son referencias de ser un tipo que andaba todo el tiempo rebuscando la forma de vivir bien, conseguir recursos fácilmente. Ahora uno lo ve en manos de la DEA en función de acusar y señalar a todo el mundo para obtener beneficios. No es una persona que genere confianza y credibilidad.

A raíz de todo esto, ¿cuál es el ambiente en las bases de las Farc?

Estamos muy preocupados porque  toda esta situación obviamente genera incertidumbre, y zozobra. Las personas que firmamos el acuerdo vemos que se deteriora la seguridad jurídica con toda esta embestida y por eso, estamos iniciando en el transcurso de esta semana una visita a todos los espacios con el acompañamiento de la misión de Naciones Unidas para tratar de alguna manera de decirles que hay que mantenernos unidos y firmes en la defensa del acuerdo.

A raíz de este tema con Santrich se ha hablado hasta de una Constituyente, ¿le ven cara a eso?

No. Nosotros vemos con mucha preocupación todo ese tipo de propuestas que van en el camino opuesto al de la reconciliación y la paz del país, así como buscar desinstitucionalizar a Colombia en esta etapa de transición.

¿Qué significaría para Colombia una Constituyente ahora?

Sería abrir una caja de pandora. Sabemos que ese proceso intentaría ser utilizado  por las fuerzas más retardatarias de este país para producir una contra reforma que no tengo la menor duda, nos llevaría nuevamente al resurgimiento y recrudecimiento del conflicto armado.

¿Y sobre la propuesta del senador Uribe de reformar la participación política de los miembros de las Farc, qué piensan ustedes?

Ahí o hay una propuesta. Hay es una cortina de humo para poner al país a discutir sobre un tema ya superado. Es un distractor entre otras, para que el país no se ocupe de los crímenes que ha cometido el señor Uribe Vélez que sabe que hay una serie de procesos contra él en la Corte Suprema y otras instancias judiciales.

Sobre ese consenso nacional al que está convocando el gobierno, ¿qué análisis le hacen ustedes en el partido?

No creemos en ningún tipo de acuerdo excluyente. Escuchamos a los ministros que primero harán acuerdos con los partidos  de gobierno, independientes y luego llamará a la oposición. Me parece ingenuo de la Ministra del Interior creer que la oposición y las fuerzas alternativas estén dispuestos a hacer  acuerdos tejidos por intereses ajenos al nacional.

Ustedes vienen intentando que el presidente Duque los reciba, ¿cómo va esa tarea?

El lunes en la noche hablé con la Ministra del Interior en el Senado, pero ella lo que ratifica es que el Presidente no ha considerado esa posibilidad de reunirse con el partido Farc. Nos parece que no corresponde a la realidad que tiene el partido como parte asignataria de un acuerdo de paz y que busca una interlocución más allá de la que podamos tener con la Ministra en los pasillos del Congreso.

¿Con todo esto que está pasando, ustedes le ven alguna salida?

Vemos en medio de las dificultades que sigue creciendo el respaldo de los partidos, organizaciones sociales y gente del común. Eso nos la idea de que estamos avanzando y no dudamos que terminará por abrirse paso la implementación cabal de los acuerdos.

 

Lozada atendió a José Obdulio

El senador del partido Farc, Julián Gallo Cubillos o Carlos Antonio Lozada se convirtió ayer en noticia nacional pero esta vez no por nada político o judicial.

Lozada participaba en una sesión de la Comisión Primera del Senado en la que también se hallaba el senador José Obdulio Gaviria, cuando éste de manera sorpresiva cayó de espaldas.

De inmediato, el ex combatiente y ahora congresista corrió a socorrer a Gaviria, quien yacía en el piso al parecer víctima de un episodio sincopal es decir, que perdió el conocimiento por falta de irrigación sanguínea en el cerebro.

«Cuando vi que estaba en el suelo inmediatamente corrí a auxiliarlo, a hacerle un masaje cardiaco, porque consideré que era lo que había que hacer inmediatamente. Le dije al senador Santiago Valencia (Centro Democrático) que lo dejaran en el piso. Inmediatamente llegó el senador Roy y lo auxilió», afirmó Lozada.

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorDefendamos la paz
Artículo siguienteCompromiso