Humberto Silva Cuellar

Así suene repetitivo, toda la atención del país se ha centrado en este personaje de la vida pública, ex guerrillero de las farc, discapacitado y enfermo.  Las preguntas que me hago es ¿será que, con extraditarlo, disminuye el nivel de desempleo, que para los jóvenes supera el 12%?; ¿será que se disminuyen los niveles de pobreza, que alcanza más del 40% de la población económicamente activa?; ¿será que se acaba la corrupción? ¿será que disminuye el narcotráfico? Mejora el medio ambiente y la desforestación? ; baja la tasa de cambio? ; ¿será que el campo mejora, especialmente los arroceros que están en quiebra por el TLC o los lecheros por las importaciones de Nueva Zelanda, como consecuencia del modelo neoliberal? Estos son los verdaderos problemas que un gobierno respetable debe afrontar y buscar soluciones, no shows y circos para desinformar y distraer la opinión pública y pescar en rio revuelto y tapar las cosas malas de los gobernantes. Muchos han comprendido que el desprestigio de Santos, obedeció a su independencia para gobernar; indudablemente en el gobierno actual observamos apasionamientos obsesivos, por un partido político y su jefe, en controlar hasta con quien se puede reunir y con quien no, lo cual no le hace provecho al país; bien o mal el proceso de paz le está generando beneficios al país, hasta de salvar vidas como ocurrió con el senador del C.D. auxiliado por un ex guerrillero; como dejar de delinquir y dedicarse a proyectos productivos y de turismo, lo cual es muy  valioso; indudablemente Santos fue muy hábil en consolidar el proceso de paz con el apoyo internacional, especialmente de las multinacionales, que ven con buenos ojos sus negocios e inversiones en las selvas colombianas y territorios minero energéticos; por lo tanto esto no tiene vuelta de hoja- como dice el adagio popular-, aunque se está observando la presión popular por defender territorio;  de modo que no mas discusiones bizantinas, no más sofismas de distracción, no hay que mirar hacia atrás, la paz es una realidad, no busquemos reformas unicamerales porque ahí está representado el pueblo, no a una sola corte porque ahí esta representada la justicia y la salvaguarda de la constitución, que no necesita constituyentes y apoyo a la JEP, porque ahí está representada la verdad, que tanto necesita el país para avanzar y no volver a caer en épocas dolorosas que tanto daño le han hecho al país.

Comentarios