Ayer en medio de las sesiones extras del Concejo, se aceptó la renuncia del Contralor de Neiva y nombró un encargado.

Como lo había anticipado LA NACIÓN, Edwin Riaño renunció y no es más el Contralor de Neiva. Por eso el Concejo de la ciudad, luego de que el Alcalde adicionara un decreto a la convocatoria de extras pidiendo darle trámite a la renuncia irrevocable, esta fue tramitada.

La renuncia fue aceptada por unanimidad de los concejales excepto Luis Eduardo Penagos del partido Liberal, que se declaró impedido. La sesión de ayer se movió en medio de controversias.

El segundo en rango

Tras una proposición de los concejales Juan Carlos Ramón y Juan Pablo Perdomo, el Concejo decidió que se nombrara en calidad de encargado al Secretario General de la Contraloría, Luis Guillermo Chaparro Puerto, quién es el de mayor jerarquía en la entidad después del titular. La proposición fue respaldada por los concejales Marco Alirio Carrasquilla, Roberto Escobar, Dagoberto Gómez, Felipe Hernández, Edinson Amín Losada, Juan Pablo Perdomo, Juan Carlos Ramón, Mauricio Rojas y Diego Tello. Al parecer, hubo polémica, porque algunos concejales consideraron que se debía analizar hojas de vida.

“Designar de encargado al Secretario General de la Contraloría quien es el que sucede en el organigrama de la entidad, finalmente yo creo que ese es el orden de las cosas y que no haya disputas sobre si este o aquel funcionario que es lo que creo que se ve mal”, dijo el concejal Juan Carlos Ramón.

Premisa que apoyó el presidente del Concejo, Felipe Hernández, “en el acuerdo es claro, que el grado más alto es el de secretario general, a mí personalmente no me interesa conocer las hojas de vida porque tengo claro que lo importante es el grado, lo que se tiene que nombrar es la persona encargada independientemente de quien sea”, expresó.

Así las cosas, mientras el próximo sábado cuando arrancan las sesiones ordinarias y se define de fondo sobre la persona que reemplazará a Riaño en este resto de año, habrá alguien de la entidad y no quedará acéfala.

 

El concejal Jesús Garzón aseguró que no se debió nombrar Contralor encargado.

“Se violó la ley 136”

El concejal Jesús Garzón, aseguró que en la sesión de ayer se tomó una decisión que no le correspondía en estos momentos al Concejo. Según el cabildante conservador, en el decreto expedido por la Alcaldía, solo se le pedía al Concejo tramitar la renuncia del Contralor, mas no nombrar un encargado.

“Resulta que la ley 136 dice que el Concejo en extras se encargará de lo que diga el Alcalde en el Decreto y el alcalde dijo en el decreto, que se aceptara la renuncia al contralor Riaño, pero no dijo para que se encargara a nadie”, expresó el concejal Jesús Garzón.

Y agregó, “yo lo que digo es que ahí se estropeó o se violó la ley 136 porque en el decreto simplemente dice el alcalde, acéptese la renuncia, no provean el cargo, y como ese cargo ya va a ser por el resto del periodo, porque quien se va a poner a hacer ahorita concurso de méritos, por supuesto que estaba peleado”.

En ese sentido solo cuatro concejales Jesús Garzón Rojas, Ricardo vega, Dolcey Andrade  y Carlos Sterling votaron negativo la proposición de nombrar de encargado al segundo en rango en la Contraloría de Neiva. Lo que dice Garzón, es que el trámite era otro, “aceptar la renuncia y mandarle una carta al señor alcalde diciendo que le aceptamos la renuncia al Contralor, encargue usted, mientras en junio llegamos a sesiones ordinarias”, acotó.

En esta sesión los concejales Luis Eduardo Penagos, Ovidio Serrato, Carlos Posada, Humberto Vargas, Leyla Rincón y  Deiby Martínez, estuvieron ausentes.

 

 

 

 

 

Comentarios