Con la nueva normativa, se da más alas a esta innovación pero al mismo tiempo dentro de un marco regulatorio.

Uno de los productos tecnológicos que ha ganado fama en los últimos años son los drones. En sus inicios eran vistos como simples juguetes para niños, pero poco a poco, los fotógrafos vieron su utilidad para algunas tomas aéreas que, precisamente, son las que le dieron la fama que tienen actualmente. Gracias a las espectaculares fotografías y videos que los drones son capaces de capturar desde alturas bastante elevadas, es por lo que algunas cadenas de televisión, periódicos e incluso dentro del mundo del cine, comenzaron a utilizarlos. Pero no solo eso, esta tecnología se ha metido en las diferentes actividades de las personas, al dársele múltiples usos.

Son muchos los aficionados que se han sumado a estos vuelos recreativos en el país, y Neiva no es la excepción, su población ha incrementado en los últimos años el uso de drones.

Sin embargo, los drones se han convertido en los últimos días en un ‘dolor de cabeza’ para la seguridad del aeropuerto ‘Benito Salas’. Viajeros permanentes han denunciado que en varias ocasiones los vuelos se retrasan y los pilotos informan que obedece a la incursión de drones en el espacio aéreo del terminal de los huilenses. “Íbamos a salir de Bogotá a Neiva pero informaron que el aeropuerto ‘Benito Salas’ estaba cerrado por presencia de drones”, aseguró un usuario.

Una fuente cercana a la Aerocivil le confirmó a LA NACIÓN lo que está pasando: “La policía aeroportuaria ha tenido que salir del aeropuerto a buscarlos. El uso intensivo de drones se da no solamente para tomar fotografías sino también creo los están utilizando para la parte de la fumigación. La gente no cree el daño tan grave que hace cuando se mete al espacio aéreo sin contar que hay otras aeronaves muy próximas”.

Y es que, los drones son vehículos que pueden causar severos daños a los motores de un avión, según expertos.

Drones están causando alteraciones en la operación del aeropuerto Benito Salas de Neiva.

¿Qué son?

Los drones son aeronaves no tripuladas que se controlan de forma remota o piloteada a distancia y se utilizan para muchas misiones o tareas, ya que tienen la capacidad de ahorrar tiempo, costos y recursos dependiendo su tipología.

Además de ser utilizados en la industria de la agricultura, video, fotografía, televisión, inspección, topografía, seguridad y vigilancia, También los son en actividades científicas, ambientales, sociales y comerciales. Los drones pueden desplazarse en el aire, por tierra o por agua, así que controlarlos es algo complejo.

Hoy en día los drones son fáciles de adquirir. Comúnmente se consiguen en los principales súper mercados de cadena, en negocios de venta de aparatos tecnológicos o en Mercado Libre. Los precios o costos son muy relativos dependiendo el tipo y el lugar donde lo busque.

Un comerciante online de estos aparatos tecnológicos, habla sobre los precios que maneja para sus clientes, que cada vez aumentan en número.

“Un dron pequeño que cabe en la palma de la mano su precio puede variar de marca a marca y puede ir desde los $50 mil pesos hasta máximo los 80 mil pesos. Si el drone ya es de tamaño mediano de más o menos unos 20 a 30 centímetros de ancho, su precio va a variar dependiendo de qué tipo de cámara tenga, ya sea Wifi o no, de qué alcance tenga el control remoto ya sea de 50 metros a 200 metros, y también de la cantidad de baterías con el cual venga. El precio promedio en el mercado es de $250 mil pesos. Ya si se quiere un drone con cámara Wifi, mas alcance, mas baterías, el precio puede subir o debería subir hasta máximo $400 mil pesos. Así que un drone en la categoría de juguete para regalar a niños no debe de pasar de más de $500 mil pesos, los cuales son los drones de gama media”.

“También hay drones de Alta gama, que pueden tener tiempos de vuelo de 15 a 20 minutos, tener cámara Full HD o 4K, tener alcance del control remoto desde los 1500 metros o 1.5 kilómetros, hasta los 7 kilómetros, trasmisión en tiempo real el celular. Estos drones valen desde los $1.500.000 el cual puede ser el DJI Spark, hasta los $4.500.000 un Mavic Zoom. Así que como vera los precios son muy variados desde los más baratos a los más caros”, menciona.

Lo importante de adquirir drones, es tener en cuenta consejos básicos a la hora de operarlos, tener presente buenas prácticas de vuelo y la normatividad vigente.

El director general de la Aeronáutica Civil, Juan Carlos Salazar comentó en una publicación de la revista Dinero, que el propósito en este campo de los drones o Aeronaves Remotamente Tripuladas (ART) es desarrollar el esquema regulatorio y poner a Colombia a misma altura de los países más avanzados en este aspecto normativo, y potenciar el crecimiento de los servicios y de esta industria con el sector de seguridad.

“Hacia donde estamos apostando es hacia el espacio aéreo integrado, que drones y la aviación comercial puedan operar dentro de un mismo espacio aéreo, con los mismos estándares de seguridad operacional. Ese es el reto operacional que tenemos”, indicó Salazar.

 

La nueva norma

A partir del 5 de febrero de 2019 entró en vigencia la nueva regulación de drones en Colombia que deroga la circular de la Aeronáutica Civil 002 de 2015 y que establecía los parámetros para el uso de estos aparatos.

Lo primero que se debe mencionar es que la nueva resolución tiene la característica de ser norma, ya que modifica uno de los Reglamentos Aéreos de Colombia (RAC), específicamente el apéndice 13 del RAC 91. Esta modificación no es menor, ya que por ejemplo le da facultades a las autoridades del país como la Policía Nacional para poder hacer uso de sus poderes para indagar, confiscar, entre otras este tipo de equipos que no estén autorizados.

Las diferencias principales con el código anterior, son la tipificaciones de la clase de drones que existen tanto por peso como por operación, y diferencias fundamentales entre los conceptos de piloto profesional y aficionado.

La norma establece una división para los aparatos de acuerdo con su peso y uso. La clase A es la menos restrictiva, da más libertad al operador, pero al mismo tiempo lo pone en unos escenarios específicos. En este grupo se incluyen los drones entre 250 gramos y hasta los 25 kilos, y cubre a todos aquellos que quieran volar con un objetivo recreativo, eso sí, lejos de cualquier zona urbana, de multitudes o edificaciones, se le permite solo vuelos diurnos con pocas excepciones nocturnos, solo en espacio aéreo no controlado o espacio aéreo G donde no se van a encontrar con ninguna otra aeronave, lejos de aeropuertos (9 km) y helipuertos (3km), y solo pueden hacer trabajos de captura de imagen. Esta clase es realmente para quienes se están iniciando en el tema de los drones.

La clase B es la regulada. Incluye los drones de más de 25 kilos y menos de 150. Quienes los utilicen siempre necesitarán de una autorización de la Aerocivil. Normalmente, esta clase de drones se usan en trabajos de aspersión o fumigación agrícola, de topografía o para realizar producciones de cine y video.

La clase C o con certificación son para aeronaves con un peso mayor a 150 kilos, por ahora estas operaciones están restringidas, porque implica un alto riesgo. Las operaciones que realizan se desarrollan en el marco de investigaciones científicas, sobrevuelos internacionales o servicios de transporte de medicamentos. Esta práctica no está completamente regulada en el país, y requerirían permisos especiales de la Aerocivil, pero abre una puerta importante para los emprendedores y grupos científicos.

 

¿Tiene un dron?

-No vuele sobre aglomeraciones de personas, podría causar un accidente

-Mire el tiempo antes de volar. Si hay probabilidad de mal tiempo mejor no te arriesgues.

-Revise la zona en la que planea volar. Verifique que sea una zona apta, es decir que no sea No Fly Zone. Vuele lejos de aeropuertos, embajadas y sedes de Gobierno (5 km a la redonda).

-Asegúrese de llevar bien cargadas las baterías de equipo y Control para tener el mayor tiempo de vuelo posible y prevenir accidentes.

-No vuele a menos de 50 metros de una edificación.

-No eleve el dron a más de 150 metros y no lo aleje más de 500 metros horizontales de distancia, debe tenerlo siempre a la vista.

Comentarios