Las pérdidas por cultivos de café y frutas arrasados por la avalancha, aún no se han establecido.

Cecilia González Villa

ceciliagonzalez@lanacion.com.co

Seis días después de la avalancha producida por dos quebradas, la Pedregosa y Agua Negra en el municipio de La Argentina, el panorama no pinta bien.

El hecho se produjo en zona rural de la localidad al amanecer del miércoles anterior en medio de un fuerte aguacero que causó una creciente de los dos afluentes aledaños a veredas como la Pedregosa, Carmen, Bajo y Alto Carmen así como Betania.

Aunque la avalancha se presentó la semana anterior aún no se ha logrado establecer a ciencia cierta la cuantía de las pérdidas pero de entrada se sabe que son millonarias.

Mientras tanto la búsqueda de los dos labriegos desaparecidos continúa y para ello se contará hoy con un grupo especializado del Ejército Nacional que llegó desde Bogotá y desde tempranas horas está en la zona.

Sin embargo, lo peor es que las lluvias no han cesado y la amenaza de una nueva emergencia persiste, asegura el alcalde de La Argentina, Edwin Barajas.

La situación

En principio se sabe que fueron 250 las familias que resultaron directamente afectadas por la avalancha a las cuales se les ha suministrado algunos mercados  y agua.

Y es que las vías terciarias también sufrieron serias averías que han sido atendidas por el gobierno departamental con maquinaria para remoción de piedra y lodo que permita la habilitación de los corredores viales.

“La magnitud de las afectaciones viales es importante, pues el puente principal de acceso al municipio está severamente afectado y por eso la movilidad está prohibida por este sector mientras se está recanalizando para que la corriente no le siga pegando a la banca y la arrase del todo”, explica el alcalde Barajas.

También presenta preocupante estado el corredor vial Carmen, Bajo y Alto Carmen y Quebrada Negra donde hay cerca de 29 derrumbes que taponan el sector y tienen  incomunicadas a cerca de 100 familias.

No es menos grave la situación en otras vías como la que comunica a La Argentina con la vereda El progreso, El Rosario, Sinaí, y La Esperanza. Allí  empeoran las cosas debido a que las lluvias no han dado tregua.

Pero una de las peores partes de esta emergencia se la han llevado los campesinos, quienes se quejan de pérdidas millonarias, principalmente los cafeteros que estaban en pleno periodo de cosecha.

A ellos se suman los cultivadores de Pitahaya, pancoger, fríjol, maíz, y lulo, entre otros que lo perdieron todo.

Primeras acciones

Tres viviendas quedaron bajo toneladas de lodo y otras siete presentan afectaciones severas que serán necesariamente reubicadas al igual que las de otras cuarenta familias, pues presentan riesgo inminente por posibles nuevos deslizamientos.

Por ahora, algunas familias permanecen en albergues provisionales por el inminente riesgo de sus zonas de origen, y se está utilizando mangueras para que de forma artesanal se puedan aprovisionar de agua.

La Administración Municipal está entregando un subsidio de $200.000 mensuales a familias que se quedaron sin casa con el fin de que puedan arrendar de manera transitoria.

En cuanto a la rehabilitación provisional de vías, ya está lista La  Pedregosa- Betania que es un  corredor importante porque allí se ubica el 40 por ciento del área rural del municipio. Se priorizará el dragado entre dos puentes sobre una de las quebradas para evitar un nuevo desborde.

Y para quienes necesitan viajar a La Argentina, el alcalde Barajas señala que para ingreso al casco urbano se está rehabilitando la ruta antigua en la vía al cruce de esta localidad hacia La Plata.

Igualmente se permite paso de vehículo liviano por la vía Gallego-Pescador para ingresar por la vereda Betania. “El acceso principal no está fácil, está un poco demorado debido a que hay que hacer unas obras que requieren diagnóstico técnico del Departamento porque es manejada por él”, afirma el alcalde Barajas.

Por ahora, se está levantando el censo con tres formularios a diligenciar para precisar exactamente el número de cultivadores afectados y pérdidas económicas. En esta tarea se encuentran la Cruz Roja y la Alcaldía de La Argentina lo que permitirá hacer el Plan de Acción Específica, un documento en el que quedan consignadas las necesidades generadas por la tragedia.

En esas condiciones, para el alcalde Barajas, al menos por ahora, el panorama no pinta bien y la recuperación de vías terciarias principalmente, podría tardar un buen tiempo. Esto, debido entre otros motivos a que las lluvias no han cesado.

“De las vías que se afectaron con la avalancha, una es del orden nacional que  conduce a Carmen, Alto y Quebrada Negra aunque sea rural. La que se está rehabilitando en el cruce para poder permitir otro acceso al municipio es del Departamento es terciaria y es la que va desde La Argentina a Betania y La Unión”, explicó Barajas.

Comentarios

comentarios