Jorge Luis Salcedo Restrepo

 

La idea de una constituyente no es nada alocada ni fantasmagórica como la quieren hacer ver la gran mayoría de los Parlamentarios y analistas políticos que ya están untados de corrupción y lodo de lo ilegal. Para ser francos la tan cacareada paz nunca podrá existir mientras no exista una justicia real.

Aquí nadie quiere  decir la verdad, y, ni siquiera en la famosa comisión de la verdad, liderada por un cura jesuita, existe el ánimo de encontrar la verdad, por el contrario se trata de más bien echarle tierra a los hechos que propiciaron desgracias en muchas familias. Es más la organización o la ONG Rosa Blanca, que se fundó para denunciar los delitos de que fueron víctimas en la guerrilla y por la guerrilla contra las niñas y mujeres, no ha podido ser escuchada. Creo que si les van a dar a dedo puestos en el Senado y la Cámara a las víctimas, estas mujeres se llevarían casi todos los puestos en las diferentes bancadas. Obviamente los secuestrados tendrían lugar preponderante entre las víctimas y muchos  reinsertados que fueron víctimas de abusos y ahora son mayores de edad y profesionales.

Pero si vamos a ser francos, la constituyente se debe hacer con dos propósitos: uno, el de hacer una reforma política fuerte dejando un congreso unicameral, con las condiciones que se exigieron en el último referendo.

En esa reforma  no podrá entrar la reelección de presidente y/o cualquier  funcionario del Estado de los organismos de control. En fín ante todo cerrar el congreso para limpiarlo pues con sus actuaciones últimas, como mantener la casa por cárcel y las cárceles especiales para los ladrones de cuello blanco. El Congreso ha hecho todo lo posible para quedar mal ante la sociedad.

Y como segundo motivo para invocar una constituyente todos sabemos que la justicia en Colombia no opera, y por lo tanto, en vista de tanta corrupción compra de jueces y veredictos, debemos eliminar todas las Cortes: Constitucional, Suprema de Justicia, Concejo de Estado, Judicatura etc. etc y ver la manera de hacer una justicia más sencilla y ajustada a las necesidades del país, pues eso de estar una persona más de 20 años privada de la libertad para luego decirle que es inocente, es el colmo. Debemos acabar con jueces locos y locas quienes hacen justicia amañada y lenta para los pobres y lenta e injusta para los pobres. Se les debe también pagar un salario que sea igual al de un médico o igualar al médico con el juez, pues los jueces quitan vidas y los médicos los salvan.

Aruz2050@yahoo.com.co

Comentarios

comentarios