Tal parece que por fin los neivanos no tendrán que sufrir de nuevo las inundaciones que padece el intercambiador vial Luna Verde cada vez que llueve. Las Ceibas, Empresas Públicas de Neiva E.S.P., anunció que en un mes se iniciará la construcción del sistema de bombeo para el manejo de aguas lluvias del intercambiador, ubicado entre la calle 27 y carrera 16 de la comuna Dos de Neiva.

El intercambiador, construido bajo el gobierno de Cielo González Villa hace más de diez años es un verdadero ‘dolor de cabeza’ para los conductores y habitantes del sector que deben soportar terribles inundaciones, todo por la falta de un drenaje adecuado.

Varios vehículos han quedado atrapados entre las aguas. Recientemente, luego del tremendo agaucero ocurrido el sábado 26 de mayo, el cuerpo de bomberos tuvo que auxiliar a los pasajeros de dos carros que quedaron entre las aguas negras debajo del puente.

“La problemática de Luna Verde es debido a que llegan tres colectores importantes: el primero, el colector de la Comuna 10, el segundo, el colector que está llegando por el Batallón y tercero, el que llega por el sector del San Pedro en sentido norte-sur y estos llegan justamente por debajo del interconector y salen por la Calle 26 buscando el río Magdalena. Esta situación se convierta en un embudo con el tema de aguas lluvias, ya que está recibiendo una parte importante de la ciudad y la gran preocupación es que son zonas con unas pendientes que hacen que las velocidades del agua sean bajos y los caudales sean altos, y se sobrepase la capacidad de infraestructura que en su momento se construyó para el intercambiador”, sostuvo el ingeniero, Héctor Buitrago, director técnico de Acueducto y Alcantarillado de Las Ceibas E.S.P.

Así que, según Buitrago buscando una solución, se tomó la decisión de construir un sistema de bombeo. De acuerdo con la información suministrada el contrato de obra es el 182 de 2019 por un valor de $1.157 millones y su duración será de 4 meses.

“Se plantearon varios análisis y el mejor es un sistema de bombeo de la parte más baja del Intercambiador, el cual descargaría hacia el río Las Ceibas, de tal manera que permita mejorar la capacidad de transporte de las aguas que estarían drenando en ese momento. Las otras alternativas que no fueron posibles era ampliar la capacidad de la infraestructura cambiando el diámetro de la red existente, pero implicaría tener una inversión económica muy alta”, resaltó el Director Técnico y Operativo de Las Ceibas.

Comentarios