Con la temporada seca, se espera emergencias por incendios forestales en varias zonas del departamento del Huila.

Cecilia González Villa

ceciliagonalez@lanacion.com.co

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, ha sido contundente. Su más reciente boletín informativo advierte que las lluvias que se registran por estos días son los últimos coletazos del fenómeno de La Niña.

Se ha estipulado que en menos de dos semanas comenzará la temporada seca que promete traer consigo altas temperaturas.

Sin embargo podría darse que se mantengan algunas lluvias en zonas como el Pacífico y sur del país.

Pero esta segunda temporada seca bien podría extenderse hasta el mes de  septiembre próximo. “La segunda temporada seca se extenderá hasta principios de septiembre de 2019, temporada que se verá influenciada por las condiciones actuales de variabilidad climática como el fenómeno El Niño”, señala el comunicado especial No. 012 del Ideam.

En el Huila

Por su lado la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM, también ha lanzado la alerta por la llegada de la temporada seca.

Y es que según la máxima autoridad ambiental en el Huila, ya se tiene establecido incluso cuáles serán los municipios del departamento con mayor incidencia dado que allí se corre mayor peligro de incendios forestales.

Se trata de las localidades de Tesalia, Aipe, Rivera, Neiva, Tello, La Plata, Teruel, Campoalegre, Palermo y Yaguará.

Pero pese a que la sequía aún no hace presencia  hay datos de que en todo el departamento del Huila ya se han reportado este año 120 incendios de cobertura vegetal en cerca  de 625 hectáreas.

Las cifras no dejan de ser  preocupantes si se tiene en cuenta que en el año 2015 hubo 810 eventos que afectaron a 18.790 hectáreas, mientras que en el 2016 se presentaron 310 incendios que quemaron 7.539 hectáreas. En el 2017 se registraron 311 en 2.121 hectáreas, y 2018 hubo 539 conflagraciones y se  afectaron 4.690 hectáreas.

Caso Neiva

Entre tanto en Neiva, el director de Oficina de Gestión del Riesgo de la ciudad, Pedro Pablo Tinjacá explicó que en realidad el fenómeno de El Niño llegó desde finales del año pasado y fue atenuado.

Pero actualmente está mezclado con temporada de lluvias debido a los vientos que vienen del sur por el Pacífico con corrientes que chocan con las provenientes del Atlántico que son calientes. Al chocar viajan desde el Caribe, toman las montañas y alcanzan a llegar a regiones como el Huila. Pero al cambiar, es cuando se da paso a la época seca.

A esto, agrega Tinjacá hay que sumarle el calentamiento global que también influye de manera negativa.

En ese orden de ideas, el funcionario  reconoce que en ciudades como Neiva se espera afectaciones a cultivos, especialmente en lugares donde escasea el agua.

No faltarán los incendios forestales que en la primera temporada seca superaron los 100 en Neiva.

Por su parte, el sector ganadero ya está casi que preparado para recibir la segunda temporada seca, según Luceny Muñoz, directora del Comité de Ganaderos del Huila.

Admite que de todas maneras las lluvias de este año han ayudado ostensiblemente a los ganaderos. “Desde el año pasado se había previsto la provisión de alimento, en la siembra de maíz para ensilaje y es lo que de alguna forma nos ha sostenido en estos meses. Ahora que viene el verano esa es la contingencia así como las actividades de prevención”, señala Muñoz.

Esta clase de acciones se han venido adelantando en la zona norte, en especial, por ser la que tradicionalmente más resulta afectada por las épocas secas en el departamento. Es decir, el corredor vial Neiva-Baraya-Tello- Villavieja.

Por eso, ahora aprovechando la temporada de lluvias los ganaderos también se encuentran adelantando el ciclo de vacunación que va hasta el 26 de junio, antes de que la temporada seca se torne más agresiva.

Recomendaciones   

Así, ante la llegada del fenómeno de El Niño, la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM  exhortó al Consejo Departamental, los consejos municipales de Gestión del Riesgo de Desastres y las autoridades municipales a que mantengan activos los planes de gestión del riesgo y protocolos de respuesta.

Esto, con el objetivo de impedir que se registren incendios y su  propagación, pero principalmente en áreas de reserva forestal, ecosistemas estratégicos y del Sistema Nacional de Parques Nacionales Naturales.

Los Cuerpos de Bomberos deben tener los elementos y estrategias necesarias para atender y controlar conflagraciones.

Pero también las recomendaciones son para la comunidad para que ahorre agua y planifique un uso adecuado del líquido. También evitar prender fogatas y en los paseos de olla, vigilar que no queden carbones que generan incendios forestales. Evitar arrojar colillas encendidas en sectores de pastos secos o basuras, botellas o vidrios que generan efecto lupa y originan fuego.

Hay que recordar que, quien sea sorprendido causando incendios forestales en el Huila, será sancionado con multas que van desde uno hasta 5 mil salarios mínimos legales vigentes de acuerdo a la Ley 1333 de 2009.

En las zonas rurales las recomendaciones de prevención son mayores y ahí la CAM ha adelantado capacitaciones para la creación de las redes de vigías rurales en el marco de la estrategia de corresponsabilidad social en la lucha contra los incendios forestales del Ministerio de Ambiente.

Se ha contado con apoyo mediante convenio de la Escuela Surcolombiana de Bomberos. Pero también constantemente se emiten comunicados de acuerdo a los reportes del Ideam, sobre alertas de incendios en el departamento.

Comentarios