Con la presencia del campeón mundial de marcha, Éider Arévalo, se vivió ayer por las principales calles de Neiva la segunda versión de la Media Maratón Electrohuila, que convocó a más de mil deportistas aficionados y profesionales en medio de una animada ola de público, de amigos y familiares, que llenaron de alegría el recorrido de los participantes.

La jornada, que se desarrolló por la avenida Circunvalar y el área de influencia, mostró el gusto creciente de los neivanos y huilenses por la práctica del atletismo, como forma de recreación, ejercicio físico y competencia.

Hombres, mujeres y niños, de todas las condiciones y edades, se distribuyeron para correr o caminar los tres recorridos, en las distancias de 6, 10 y 21 kilómetros.

Fueron 1.003 los opitas que se animaron a correr en las tres distancias; 21 K (Media Maratón): 276; 10 K: 445; y 6 K: 282.

“Tuvimos la oportunidad de estar en una competencia de gran nivel, con muy buena organización”. Para Jarold Perdomo, aficionado, “lo positivo es que los practicantes nos pudimos ‘airear’, cuidar el cuerpo y la salud”.

El gerente de la empresa, Hernando Ruiz López, quien también corrió, destacó que se cumplió con uno de los compromisos de responsabilidad social de apoyar el deporte y experimentarlo.

“Sabemos que esta clase de eventos deja un impacto muy positivo en la gente, en los asistentes, en quienes miran, en la economía local directa o indirecta de la actividad del atletismo y porque se generó una gran afluencia de personas de todas partes que llegaron a Neiva”, afirmó.

Comentarios