Inquietantes. Así resultan las denuncias del gremio ganadero del departamento del Huila relacionadas con la problemática del abigeato y el ‘carneo’. Se trata de dos modalidades delictivas, que vienen afectando con fuerza municipios como Tello, Baraya, Colombia, Gigante, Garzón Pitalito y Timaná.

El problema no es de poca monta. En el caso del abigeato, corresponde a estructuras delincuenciales bien organizadas que incursionan en predios rurales y se apoderan de un buen número de reses. Las denuncias son las mismas en varios de los casos: los delincuentes incursionan y huyen hacia el vecino departamento del Tolima. En el ‘carneo’, por su parte, los forajidos irrumpen en una finca y allí mismo, sacrifican el animal y se llevan las mejores partes. Esta carne es vendida, luego, en expendios de centros poblados o cascos urbanos. Y la directora del Comité de Ganaderos del Huila, Luceny Muñoz, explica lo que está sucediendo en estos casos: “como en esos puntos no hay control, ni sanitario, pues fácilmente la res hurtada llega a estos lugares sin que se les exija nada”.

Llegó la hora que las autoridades se articulen y trabajen interinstitucionalmente para que se combata de manera contundente el abigeato y el ‘carneo’ en los pueblos huilenses.

Algunos pensarán que esta problemática es asunto de la Policía, otros que del Ejército Nacional, unos más podrán decir que este es un hecho que debe ser de responsabilidad de los Alcaldes o de sus secretarios de Salud o de los secretarios de Gobierno. Y podrían tener razón. El asunto está en que si el trabajo es aislado, no se podrán ver resultados concretos.

Los ganaderos hacen parte de un gremio de la producción que merece toda la atención. Las autoridades no pueden permitir que un grupo de delincuentes los afecte de esta manera.

“Llegó la hora que las autoridades se articulen y trabajen interinstitucionalmente para que se combata de manera contundente el abigeato y el ‘carneo’ en los pueblos huilenses”

Comentarios