Sergio Felipe Salamanca

Los primeros meses del año estuvieron marcados por las continuas crisis que tuvieron lugar tanto en Bogotá como Medellín debido a la cantidad de material particulado que estaba presente en el aire, llegando a niveles peligrosos para la salud de sus habitantes. Esta situación llevó a que las autoridades declararan la emergencia ambiental y se tuvieran que implementar medidas como la restricción de circulación de vehículos durante los fines de semana.

En los centros urbanos, una de las principales fuentes de contaminación son los vehículos que cuentan con motores a combustión interna, que para su funcionamiento hacen uso de combustibles como la Gasolina, el ACPM y el Diésel. En Colombia, se presenta una doble condición que agrava la situación. Por una parte, el parque automotor nacional se encuentra compuesto en su gran mayoría, por vehículos que hacen uso de combustibles fósiles, y en especial, los vehículos de transporte público. Por otra parte, el paso del tiempo hace que este tipo de vehículos pierdan eficiencia y se vuelvan más contaminantes.

Frente a esta situación se creó y se le dio trámite a un Proyecto de Ley que tiene como finalidad promover el uso de los vehículos eléctricos en Colombia. El Proyecto acaba de ser aprobado en su último debate y solo le resta la sanción presidencial para convertirse en Ley de la República. En términos concretos la ley establecerá: i. Que los impuestos de los vehículos eléctricos no podrán superar el 1% del valor comercial del vehículo; ii. Descuento sobre la revisión técnico-mecánica ; iii. Las entidades territoriales podrán adoptar esquemas de incentivos económicos para impulsar la movilidad eléctrica; iv. Los vehículos eléctricos estarán exentos de cualquier medida de circulación vehicular; v. Los parqueaderos públicos deberán destinar el 2% de sus parqueaderos a este tipo de vehículos; vi. El 30% de los vehículos comprados o contratados por el Gobiernos deberán ser eléctricos; y vii. Se deberá garantizar la existencia de estaciones de carga.

A primera vista la futura Ley promete ser una gran solución, sin embargo, considero que los siguientes puntos podrían afectar su eficacia: A. Los vehículos híbridos fueron excluidos totalmente de la Ley; B. ¿Por qué habría de practicársele revisión técnico-mecánica y de gases a un vehículo eléctrico?; C. Me cuesta imaginar a un funcionario público cambiando una Toyota blindada por opciones más compactas como un Twizy.

Comentarios

comentarios