El Consejo de Estado marcó el camino en el estudio de las tres demandas por la cuestionada elección de su rectora titular.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

La suspendida rectora de la Universidad Surcolombiana, Nidia Guzmán Durán, quedó al borde de su retiro definitivo del cargo.

La eventual nulidad de su elección se abrió paso el jueves pasado al resolverse de fondo la ilegalidad del encargo hecho al médico Pedro León Reyes Gaspar.

El Consejo de Estado anuló la Resolución 014 de 2018 que le dio vía libre a su nombramiento como rector encargado mientras se surtía la elección de su sucesora.  El fallo de única instancia reafirmó la tesis de favores recíprocos contenidos en la fórmula perversa de “yo te elijo, tú me eliges”, la columna vertebral de las tres demandas que mantienen en vilo la continuidad de la licenciada en el cargo directivo.

“En suma, se evidenció el desconocimiento de la normativa constitucional y en tal virtud es procedente declarar la nulidad de la elección del demandado, concluyó la magistrada ponente Rocío Araújo Oñate, quien además tramita una de las tres demandas que se tramitan por la elección de Guzmán Durán.

El egresado, Duván Andrés Arboleda Obregón, autor de la acción judicial, consideró que Reyes Gaspar no podía ser designado rector encargado por cuanto ostentaba la categoría de miembro del Consejo Académico (Artículo 4 del Acuerdo 025 de 2004).

“Por lo tanto, al ejercer un empleo del nivel directivo de la universidad violaba el régimen de inhabilidades y por tanto fue nombrado de manera irregular omitiendo los requisitos previstos en el inciso 2º del artículo 126 de la Constitución”.

Edgar Machado quien fungía como presidente del Consejo Superior le dio posesión, el 19 de septiembre de 2018

Polémico encargo

El encargo fue autorizado por el Consejo Superior Universitario el 23 de agosto de 2018 como consecuencia de una tutela que suspendió la consulta estamentaria y obligó a replantear el cronograma y a extender el tiempo para la elección interna.

El nombramiento se realizó mediante Resolución 014 de 2018, firmada por el presidente del Consejo Superior, Marco Fidel Rocha y la secretaria General, Shirley Milena Bohórquez, actual jefe de Talento humano.

A pesar de las dudas que se plantearon en su momento,  el docente Edgar Machado quien fungía como presidente del Consejo Superior le dio posesión, el 19 de septiembre de 2018  al día siguiente de haberse vencido su periodo legal.

En estas condiciones, Reyes Gaspar siguió ejerciendo el cargo hasta el 4 de octubre cuando asumió su sucesora, Nidia Guzmán, elegida en la consulta estamentaria, el 27 de septiembre pasado.

Las dos caras

Reyes Gaspar aseguró que no la inhabilidad no es extensiva para quienes aspiran a la rectoría en propiedad y es oponible para quien es designado como rector a través de la figura del encargo. Curiosamente, el Ministerio de Educación anunció que ese nombramiento no le fue reportado.

Duván Arboleda, demandante.

Arboleda, estimó además,  que el acto de nombramiento estaba viciado de nulidad por configurarse la causal prevista en el artículo 275.5 de la Ley 1437 de 2011 (Código Administrativo), por cuanto se eligió a un candidato que no reunía las calidades y requisitos constitucionales y legales de elegibilidad o se halle incurso en causal de inhabilidad.

En su calidad de rector, Pedro Reyes se desempeñó como miembro del Consejo Académico y ejerció un empleo de nivel directivo durante los tres meses anteriores a la consulta estamentaria que hizo parte del pasado proceso de elección del rector.

El alto tribunal estimó que esa prohibición prevista en el Estatuto General dela Usco no establece inhabilidad alguna para quien desempeñe el cargo en la modalidad de encargo. Solo para quien ejerce el cargo en propiedad.

No obstante, estimó que la inhabilidad real se presenta por haber participado en la elección de quienes finalmente lo postularon y nombraron temporalmente, la regla de oro que hoy mantiene fuera del cargo a su sucesora, Nidia Guzmán Duran.

La normativa constitucional establece que los servidores públicos no podrán “nombrar ni postular como servidores públicos, ni celebrar contratos estatales, con quienes hubieren intervenido en su postulación o designación”.

Favores recíprocos

Duarte Toro en calidad de decano fue elegido por unanimidad miembro del Consejo Académico 11 de julio de 2017. En la votación participó el rector Pedro Reyes.

Duarte Toro a su vez, intervino en calidad suplente en el CSU en la postulación y designación de Pedro Reyes como rector encargado el 23 de agosto de 2018.

Con la designación Reyes Gaspar pudo ejercer facultades de dirección, coordinación, nominadora y hasta la posibilidad de autorizar con su firma los títulos que la universidad confiere, las cuales son de resorte exclusivo del cargo de rector, de manera tal que dicha designación como rector encargado, que conlleva a su vez su reconocimiento como servidor público, le otorgó una condición especial.

Colofón

“Teniendo en cuenta que se cumplió con los requisitos que comprenden la prohibición prevista en el inciso 2 del artículo 126 Constitucional,  la Sala Electoral concluye que en el caso concreto los argumentos plasmados por el accionante tienen vocación de prosperidad y, por consiguiente, deberá accederse a la pretensión de nulidad del acto acusado”, concluyó la magistrada Rocío Araújo Oñate al declarar la nulidad del acto administrativo.

La decisión quedó en firme. Por ser de única instancia contra ella no es procedente ningún recurso.

La tesis es la misma que sirvió de soporte para suspender a la rectora titular, y constituye, esencialmente, el fundamento para decretar la nulidad del acto administrativo.

¿Quién responde?

Al caerse el cuestionado encargo y confirmarse la tesis de su ilegalidad, quedó planteada la eventual responsabilidad de los miembros del Consejo Superior. Sus miembros, admitieron los vacíos, pero aun así confirmaron el nombramiento.

Según un concepto expedido por Carlos Eduardo García, antiguo jefe jurídico de la institución,  Reyes Gaspar, no tenía impedimentos legales para ocupar interinamente el cargo, una vez culminara su periodo. Con esta opinión, el Consejo Superior procedió a designarlo transitoriamente.

“El Consejo Superior Universitario era conocedor de esta prohibición y, a pesar de ello realizó la postulación, designación y nombramiento del señor Pedro León Reyes Gaspar a fin de garantizar que continuara ejerciendo de forma ininterrumpida el cargo de rector”, denunció Arboleda Obregón.

Con esta conducta-añadió- los miembros del Consejo Superior podrían estar incursos en la conducta disciplinable prevista en el artículo 35 de la Ley 734 de 2002, al postular a quien no reunía los requisitos legales para ser nombrado.

Comentarios