Las primeras investigaciones señalan que en Paicol en 2015 se vivió una orgía de giros de plata a gente que ni siquiera trabajaba alllí.

Cecilia González Villa

ceciliagonzalez@lanacion.com.co

El rosario de presuntas irregularidades halladas por la Contraloría Departamental del Huila dentro de una auditoría exprés practicada a la Alcaldía de Paicol, Huila deja al descubierto el giro de pagos bancarios sin los debidos soportes ni registro presupuestal.

Se descubrió que se habrían hecho dobles pagos por conceptos como cesantías y otros.

De acuerdo con el documento de la Contraloría, la auditoría  está sustentada por evidencias como papeles de trabajo que están en poder del organismo de control.

Pero fue la actual Secretaría de Hacienda Municipal de Paicol la que tras varias auditorías internas  prendió las alarmas cuando se encontró con que había muchas diferencias entre el libro de bancos y los extractos.

Basados en eso, “concluyeron en la fijación de presuntas irregularidades en los manejos de los recursos públicos financieros  de la entidad  pública”, señala la Contraloría.

Fue durante estas auditorías internas cuando la Secretaría de Hacienda se encontró gracias al sistema contable, que se habría hecho pagos  sin que hubiera un respaldo de presupuesto y peor aún, sin contrato o soporte legal a terceros.

De hecho, de acuerdo con el acta No 002 del 8 de octubre de 2018,  de la Secretaría de Hacienda y Tesorería, se pagó con cheques y transacciones bancarias “a un mismo tercero(o endosado) por el mismo valor y concepto considerándose pago doble pese a la forma de causarse. Se exponen cuatro casos aleatorios”.

No es todo

Pero hay más. Tras la visita de inspección y vigilancia de la Secretaría de Salud Departamental, practicada al Municipio de Paicol, el 4 de mayo de 2017, se conoció de un faltante en la cuenta maestra del Régimen Subsidiado por $80.142.828 que son recursos de la entidad y que debió haber trasladado de sus cuentas, a la de salud para realizar las erogaciones de los contratos de las vigencias 2014, 2015, 2016, y 2017.

Por todos estos hechos, los organismos de control tienen en la mira al ex tesorero de Paicol,  José Julián Perdomo, pues para empezar ya le abrieron indagación preliminar por el presunto manejo irregular de 810 millones de pesos en la Alcaldía de ese municipio, durante el 2015.

La Contraloría Departamental del Huila al concluir una auditoría encontró  8 hallazgos administrativos, 7 disciplinarios, 5 penales y 5 fiscales. Además, señala que desde la Alcaldía de Paicol se pagaron  grandes sumas, se hicieron dobles giros, muchas sin soportes por más de 641 millones de pesos.

Por eso, ahora los órganos de control investigan qué se hicieron esos recursos girados en varias oportunidades y a manos de quiénes fueron a parar, en realidad.

Mientras tanto, también se vinculó a la investigación – según reza el auto del 13 de mayo de 2019- a Norberto Palomino, ex alcalde de Paicol, quien al parecer ahora está aspirando regresar nuevamente a ostentar como primera autoridad del municipio.

También están en la mira de los investigadores, el actual alcalde Henry Durán y Javier Hernán Chantré Camero, ex jefe de Presupuesto de Paicol.

Los hallazgos

El primer hallazgo del 2015, da cuenta de transacciones electrónicas sin afectación presupuestal y contable sin soportes para pago por a favor del beneficiario por $337.371.103.

Según la Contraloría, estos giros se hicieron desde las cuenta de la Alcaldía de Paicol en el Banco Agrario y Davivienda a otras de funcionarios como el entonces Alcalde, el Personero, el Secretario de Gobierno y General así como del Secretario de Hacienda.

El informe de auditoría revela que el 9 de febrero de 2015, mediante cheque se hizo un pago doble por $24.981.553 por concepto de cesantías, sin que hubiera presupuesto.

En este caso, para la Contraloría hubo “una falta de control interno contable así como controles adecuados en el manejo de las cuentas bancarias del Municipio, de manera que se mitigaran los riesgos de pérdida de recursos o fraude, teniendo en cuenta que las funciones de contabilidad y tesorería están asignadas a un solo cargo de planta de personal de la Administración (Secretario de Despacho de la Secretaría de Hacienda, Financiera y de Tesorería)”.

Segundo hallazgo. Al Personero de Paicol, Luis Eduardo Rivera, se le pagaron viáticos por $1.515.730 mediante varias resoluciones el 12 de agosto de 2015 pero según la Contraloría “se generó un mayor valor cancelado de $6.062.920, al constatarse que la transferencia electrónica realizada mediante operación número de 4241743 a la cuenta del funcionario del Banco Agrario a la misma fecha del egreso, se efectuó por la cuantía de $7.578.650, esto es, cancelándose un mayor valor al reconocido mediante los actos administrativos antes mencionados”.

Hallazgo 3. Como si fuera poco, al Personero Rivera además se le pagó la prima así como indemnización de las vacaciones por  6 millones 756 mil pesos. Lo hicieron a través de un giro electrónico el 09 de abril de 2015. Veintiun días después le volvieron a pagar la misma cifra por el mismo concepto a través del cheque N.3167.

Hallazgo 4. La Contraloría encontró que el 9 de febrero de 2015 se giró a nombre del Fondo de Cesantías, Porvenir la suma de $24.981.553 mediante transferencias electrónicas a las cuentas del Banco Agrario pero el cheque fue cobrado por la Secretaría de Hacienda de Paicol, según el ente de control, sin el ingreso a Contabilidad a través de la cuenta de caja principal.

En este caso, la Contraloría estima que se presentó deficiencia en el control interno contable del Municipio de Paicol porque hubo ausencia de procedimientos y controles en los pagos y manejo del efectivo de la Administración.

Hallazgo 5. La auditoría adelantada al Municipio de Paicol, también dejó como resultado que se hicieron pagos laborales a su nombre por concepto de salarios, prestaciones y viáticos, de manera electrónica pero sin cumplir el trámite de autorización.

Además se encontró que esos giros se hicieron a funcionarios no beneficiarios, al igual que pagos divididos en varias cuentas bancarias pero de un mismo funcionario o de terceros.

También  se hicieron pagos de salarios, viáticos sin observar el debido procedimiento de ordenación del gasto y tesorería.

Hallazgo 6. La Contraloría encontró que en 2015, hubo manejos impropios de los recursos por $284.742.132 pues al parecer, se realizaron pagos  duplicados  sobre comprobantes de egresos de obligaciones ya existentes así como transferencias electrónicas y cheques girados  que luego fueron cobrados desde las cuentas del Municipio de Paicol, tal y como se pudo evidenciar a través de los extractos del Banco Agrario y Davivienda.

“Las transacciones realizadas no cuentan con afectación presupuestal y fueron ajustadas en contabilidad  mediante notas bancarias a diferentes terceros donde algunos no presentan ninguna  relación laboral o contractual con la entidad y otros, aunque registran obligaciones asumidas durante la vigencia. Los comprobantes de egresos suscritos por los mismos demuestran el pago total de la obligaciones”, señala el informe de la Contraloría Departamental.

Hallazgo 7. La Alcaldía de Paicol efectuó pagos por $7.636.981 a favor de una empresa de servicio de telefonía celular según la Contraloría, sin respaldo financiero, pues los registros presupuestales que soportaron estos egresos son por la suma de $5.705.117 . Esto significa que la diferencia de $1.931.864 no tenía afectación presupuestal.

Por último, la auditoría hecha a la contabilidad del Municipio de Paicol, encontró en la cuenta de pasivo la suma de 13.656.137 que corresponden a un saldo a favor proveniente de la liquidación del contrato de obra pública No 012de 2015 por “110.870.914 celebrado con la Empresa Forestal del Huila.

Y aunque ese saldo a favor fue señalado en el acta de liquidación el 30 de diciembre de 2015, “no fue registrado ni depurado al cierre de las vigencias subsiguientes, sobrestimando los pasivos en la cuantía observada”, subraya el informe.

Otras decisiones

Pero la Procuraduría, también dentro de este este caso decidió ordenar nuevas pruebas.

Es que el objetivo es intentar establecer si el entonces tesorero  José Julián Perdomo hizo pagos en dos giros, en el año 2015,  a la ESE de Paicol, el Fondo Mixto de Cultura, Empresas Públicas de Neiva, Electrohuila, la Alcaldía de La Plata, la CAM, Ciudad Limpia, Federación de Municipios, y  el Icbf.

Igualmente a otros funcionarios y ex contratistas del Municipio de Paicol como el ex alcalde Norberto Palomino, Luis Eduardo Rivera, David Gómez, Édgar Cuéllar Muñoz, Erika Solarte, Samuel Cedeño, entre otros.

Por ejemplo a  Serafín García se le giró el 30 de enero de 2015 más de 3 millones 212 mil pesos, pero antes, el 30 de diciembre de 2014, por el mismo concepto- le pagaron con cheque (N.001889) la misma cifra. Le pagaron dos veces.

Yisec Gutiérrez, contratista de la Alcaldía, recibió por transferencia bancaria 1 millón 796 mil pesos el 8 de mayo de 2015. Y el 14 de mayo del mismo año, le giraron el cheque  por la misma cifra.

Pero lo raro es que Gutiérrez  endosó ese cheque a José Julián Perdomo, el ex tesorero, según documento de la Procuraduría.

Comentarios