Aerolínea sancionada por tráfico ilegal de animales silvestres

La empresa Aires (Hoy Latam) no pudo zafarse de la millonaria multa que le impuso la CAM por transportar sin salvoconducto una colección de animales exóticos,  destinados a la ‘egoteca’ del ex rector de Corhuila, Virgilio Barrera.

0
La aerolínea no exigió los salvoconductos ni garantizó adecuadas condiciones para el transporte de los ejemplares.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

La colección de flamencos rosados y especies exóticas, transportada ilegalmente desde el Caribe para pagar favores aterrizó en Neiva en otra sanción para la empresa Aerovías de Integración Regional (Aires), hoy Latam Colombia.

Lo que comenzó como ‘regalazo’ para el ex rector de la Corporación Universitaria del Huila (Corhuila), Virgilio Barrera Castro, se convirtió en una truculenta historia de tráfico ilegal de fauna silvestre y maltrato animal, con graves daños ambientales.

La médica veterinaria, Edna Fernanda Jiménez Salazar reveló que la mitad de los animales perecieron durante el vuelo. “Se probó que 38 aves fallecieron debido a los altos niveles de estrés ocasionados por la captura, la movilización y por las malas condiciones del transporte en el que venían que se trataba de un vuelo comercial”

“Las especies llegaron desde el Caribe en condiciones deplorables, muchos de ellos metidos en tubos PVC o en bolsas plásticas, causándoles múltiples traumas e incluso la muerte”, anotó el médico veterinario Mario Suárez.

Solo sobrevivió el 50% de los animales transportados en esas condiciones.

Las especies animales protegidas fueron aforadas el 4 de octubre de 2010 por Carlos Gómez en Barranquilla. La encomienda de “animales vivos-aves” fue remitida a nombre de Alexander Rojas en Neiva.  El 5 de octubre siguiente fue decomisada en manos del transportador y tenedor de la encomienda Héctor Cardozo Fierro.

En total, las autoridades contabilizaron 37 ejemplares, entre ellos flamencos rosados, loros frente amarillos y frente azul, patos pisingos, guacamayas, pericos reales, pecarí y guara, entre otros.

La CAM vinculó al proceso sancionatorio a la aerolínea (Auto 114 del 30 de junio de 2011) y le formuló cargos por movilización de animales de la fauna silvestre sin el correspondiente salvoconducto.

La empresa LAN Colombia fue sancionada por esta infracción el 31 de mayo de 2012 (Resolución No. 0925) y confirmada en segunda instancia (Resolución 1383 del 2 de agosto de 2012).

Para evitar el proceso de jurisdicción coactiva, LAN Colombia pagó la multa que ascendió a 115 millones de pesos pero demandó.

Argumentó que no tuvo participación en la extracción, aprovechamiento comercial y tenencia de las especies decomisadas. “Al no tener la obligación de exigir el salvoconducto no se causó ningún daño ambiental. El permiso especial es exclusiva obligación de los dueños de la mercancía”, replicó la compañía.

En la finca Las Delicias fueron encontrados 16 flamencos rosados, devueltos posteriormente a su hábitat natural.

Sin salvoconducto

“Si bien la empresa no estaba obligada a tramitar y obtener el permiso y salvoconducto, si tenía el deber legal de exigir al dueño o tenedor de los animales el respectivo permiso para el transporte y movilización de los mismos, omisión que es el objeto de la sanción, y en consecuencia no existe ninguna causal de nulidad”, respondió la CAM.

“Está probado-dijo- que las especies incautadas de fauna silvestre el 5 de octubre de 2010 en el Aeropuerto de Neiva no contaban con los respectivos salvoconductos y fueron transportadas por la aerolínea desde Barranquilla a Neiva, sin que los propietarios de la mercancía contaran con dichos permisos y sin que la empresa transportadora los hubiera exigido previo a la suscripción del contrato de transporte, conducta que es finalmente la que se le reprocha”. La demanda fue rechazada inicialmente por el Juzgado Quinto Administrativo de Neiva el 10 de junio de 2015.

«La empresa es un particular que presta el servicio público de transporte aéreo y en tal virtud debió exigir del remitente el correspondiente salvoconducto ambiental”, precisó el juez de primera instancia. “Al no hacerlo-añadió- constituyó una conducta omisiva incurriendo en una infracción ambiental”.

“Se trata de recursos naturales que gozan de una especial protección. Lo contrario podría generar un mercado ilegal en el comercio de animales, bajo la excusa no aceptada, que las empresas transportadoras no están en esa obligación”.

“La omisión en la que incurrió la empresa LAN Colombia, no solo constituye una infracción ambiental sino que también comporta el desconocimiento a su deber constitucional causando una grave afectación al medio ambiente”, relievó el magistrado Enrique Dussán Cabrera, quien confirmó la sanción.

La omisión

Si bien la empresa no fue la responsable de extraer o comercializar ilegalmente las aves decomisadas, la aerolínea sí contribuyó con su omisión a afectar al ecosistema-precisó.  De haber exigido el salvoconducto de movilización se habría percatado que quienes pretendían movilizar las aves no contaban con la autorización y de esa manera hubiera podido poner en conocimiento de las autoridades ambientales competentes la grave situación en la que se encontraban tales especímenes.

Los ejemplares de la fauna silvestre que sobrevivieron fueron puestos a disposición de la CAM. “Todos presentaban constantes fisiológicas anormales , tenían su plumaje completo pero en mal estado dadas las malas condiciones de embalaje, y altos niveles de estrés causado por la captura, hacinamiento y condiciones precarias en el transporte, entre otros, calificándose como grave el impacto de la afectación ambiental”, reportó la profesional en un concepto técnico que soportó la sanción.

“La afectación ambiental, no constituye ni un argumento nuevo ni una subsanación de las falencias o las supuestas irregularidades del proceso administrativo sancionatorio por parte de la administración de justicia, ya que había sido claramente advertida desde que se iniciaron los procesos”, afirmó Dussán Cabrera.

“La actuación de la empresa no sólo vulneró normas de protección ambiental sino que ocasionó un daño de gran consideración a las especies decomisadas. Este daño se concreta además en la erosión genética y en la reducción y deterioro del tamaño de la población en vida silvestre”, concluyó al dejar en firme un fallo de primera instancia, proferido por el Juzgado Quinto Administrativo. Además, condenó a la aerolínea a cancelar los costos del proceso.

Otros ejemplares decomisados por la CAM

Otros responsables

Por estos mismos hechos fueron sancionados Cardozo Fierro, encargado del transporte terrestre (resolución No. 2587 del 30 de noviembre de 2012) y otros dos de sus cómplices.

El ex rector de la Corporación Universitaria del Huila (Corhuila) Virgilio Barrera Castro también fue sancionado con una multa equivalente a 31,29 millones de pesos.

La decisión fue adoptada por el entonces director territorial de la CAM, Rodrigo González (Resolución 1149) confirmada el 26 de abril de 2012.

En  poder de Barrera Castro fueron encontrados 16 ejemplares de fauna silvestre, entre ellos, diez flamencos, cuatro tucanes y dos loros frente amarilla, en vía de extinción. Los animales fueron decomisados en la finca Las Delicias, de propiedad de Barrera, ubicada en la vereda Barcelona, en jurisdicción del municipio de Rivera. Otras especies estaban en un predio cercano de propiedad de Yenner Comas, el antiguo director de Bienestar y su hombre de confianza en la institución.

Sin embargo, por estar protegidas como especies en peligro, la autoridad ambiental las decomisó e inició el proceso sancionatorio el 21 de octubre de 2010. No obstante, la CAM consideró que debía tener permiso para el aprovechamiento y salvoconducto para su movilización, estimando que las especies no son originarias del sitio, estar protegidas con especies vulnerables, lo cual constituye una infracción ambiental.

El 24 de octubre de 2012, los mismos infractores sufragaron de su bolsillo el retorno de  14 flamencos rosados decomisados a su hábitat natural en Riohacha (Guajira).

Los flamencos, una especie altamente vulnerable y en vías de extinción, fueron trasladados por vía aérea (y con salvoconducto) y luego liberados en  el Parque Natural Los Flamencos.

Barrera fue relevado de la rectoría, luego de una millonaria defraudación perpetrada por sus colaboradores, que le ‘gemeliaron’ la firma, mientras el directivo cuidaba sus flamencos en Las Delicias, su pequeño paraíso.

Solo el 50% de las especies sobrevivieron durante el vuelo.

Comentarios

comentarios