La Policía Metropolitana de Neiva en San Luis, en conjunto con la comunidad, busca restaurar la escuela de El Palmar, que terminó destruida, luego de un vendaval ocurrido en septiembre del año 2018.

A raíz de las afectaciones ocasionadas por el fenómeno climático, los niños tienen que desarrollar sus clases en unas condiciones no aptas para ellos.

El lugar donde estaban recibiendo clase los niños, era una escuela improvisada construida por la docente encargada y la comunidad, pero allí las condiciones siguen siendo malas para que los niños reciban sus clases.

Arreglando pisos

En una acción inicial, los uniformados de la estación de Policía de San Luis, con apoyo de la comunidad decidió cementar el piso de arena donde los pequeños recibían clases, así evitar que sigan enfermando por el polvadar que se forma cuando hay fuertes vientos.

No obstante, y pese a las buenas intenciones de los uniformados y la comunidad, aún siguen faltando muchas cosas para que los niños tengan un lugar adecuado para estudiar, pues su escuela quedó sin techo y con una estructura muy afectada.

 

Comentarios