Ha sido noticia esta semana el caso del fallecimiento de la joven, Luisa Fernanda Alvarado Burgos, quien había sido atacada a cuchillo el 10 de junio pasado en plena zona rosa del municipio de Pitalito, en el sur del Huila. La mujer, de 20 años de edad, falleció el martes pasado en la unidad de cuidados intensivos del hospital ‘San Antonio’ del valle de laboyos, en donde se encontraba recluida tras la agresión.

Lo que se dice de este hecho es que Luisa Fernanda, una joven comerciante residente en el barrio La Trinidad, fue atacada a cuchillo por un hombre, provocándole una herida en el lado izquierdo del pecho. La victima malherida, trató de seguir a su atacante quien huyó en una motocicleta, pero sólo alcanzó a recorrer algunos metros y se desplomó sobre la vía pública. La violenta agresión ocurrió a las afueras de un bar, ubicado en la Avenida Pastrana con calle 25 del barrio Solarte, de la llamada zona rosa de Pitalito.

En Pitalito, desde el mismo momento del ataque, se viene hablando insistentemente que el agresor de la joven sería un reconocido cobrador ‘gota a gota’ que frecuenta este municipio.

El caso de Luisa Fernanda se suma a la lista ya abultada de mujeres asesinadas este año en el departamento del Huila, casos que lamentablemente, aún no han sido resueltos por las autoridades. Campoalegre, Gigante, La Argentina, han sido algunos de los municipios que en este 2019 han registrado asesinatos de mujeres.

Es necesario que la Policía y la Fiscalía le pongan el acelerador a las investigaciones y no permitan que estos crímenes de mujeres caigan en la impunidad. El tiempo sigue pasando y aún no se ve la acción de la Justicia. En el caso particular de Luisa Fernanda, es urgente que se adelanten entrevistas, recauden pruebas, se identifique al responsable y proceda a su captura.

 

“Es necesario que la Policía y la Fiscalía le pongan el acelerador a las investigaciones y no permitan que estos crímenes de mujeres caigan en la impunidad”

Comentarios