El hundimiento en la Cámara de Representantes del proyecto anticorrupción, que eliminaba la casa por cárcel para corruptos, se produjo porque se necesitaban conciliar los textos de lo aprobado entre Cámara y Senado y, para ello, había plazo hasta ayer, cuando se acababa la actual legislatura.

No obstante, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Chacón, no lo anunció para que fuera debatido en la última plenaria de la corporación. Según información preliminar, un cambio de conciliadores a última hora creó una confusión, lo que hizo que el representante Chacón levantara la sesión sin anunciar el debate de conciliación del proyecto anticorrupción.

El presidente de la Cámara de Representantes ya había asegurado que no veía fácil el trámite de conciliación del proyecto de ley anticorrupción, que ya cumplió todos los debates en el Congreso, pues debían unificar los textos con lo aprobado en el Senado.

Según había dicho Chacón, para tramitar la conciliación de los textos de la iniciativa habría tenido que sacrificar casi 90 proyectos que estaban para ser debatidos.

Cabe destacar que anteriormente, la senadora Angélica Lozano, una de las promotoras de la consulta anticorrupción,admitió que el proyecto estaba muerto, ya que los tiempos no alcanzaban para que pudiera salir adelante en su etapa de conciliación.

Es el más ambicioso, el que quita los privilegios de cárcel especial a los que cometen delitos de corrupción, pero la práctica dilatoria fue muy eficaz”, señaló Lozano.

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorAnatomía de un bar
Artículo siguiente¡A cuartos de final!