CARLOS EDUARDO AMÉZQUITA

El destacado ascenso de la selección de futbol de Venezuela, el de su moneda revaluada (cripto/moneda), y el crecimiento de la producción de hidrocarburos, demuestran la acertada gestión económica del gobierno de Maduro, ensamblada con las tendencias mundiales del socialismo S.XXI y el del Nuevo Modelo Económico Mundial (NMEM).

Pese a las maniobras de la Oposición por opacar esta realidad el Presidente Interino Juan Guaidó resultó ser un líder corrupto, según la Fiscalía del país hermano. Cargos: desvío de dineros, malversación de fondos, inflación de cifras, fraude y amenazas para que emisarios suyos se rodeen de lujos, en el que podrían estar comprometidos políticos de nuestro país (ver en Redes Sociales y en medios internacionales). Terrorista también, se dice.

El Socialismo Real, miren ustedes, tiene sus ventajas en épocas de crisis: Protege las naciones del avance del neoliberalismo salvaje, fortalece las finanzas públicas con las riquezas del suelo y del subsuelo, se eleva la calidad de vida, etc.

Para los economistas ortodoxos resulta comprensible este manejo en momentos de crisis cuando se aplican las recomendaciones del Gran Keynes (1936) quien propuso la creación de una moneda denominada “Krypto Moneda” completamente virtual y nominal, ficticia, pero de gran movilidad en los mercados financieros.

Las criptomonedas, como el bitcoin o el “petro” que se lanzará próximamente en Venezuela, son medios de pago virtuales y, por ende, no se acuñan como monedas ni se imprimen como billetes, reduciendo costos financieros.

También Facebook tendrá criptomoneda en 2020, busca que los usuarios puedan hacer transacciones fáciles, como enviar mensajes por WhatsApp o por mail.

Otrosí: Lamentablemente las gestiones realizadas en Europa y EEUU, por nuestro Timonel Iván Duque, provocan rechazos y protestas de enfurecidos defensores de los DDHH.

Comentarios