ALEXANDER MOLINA GUZMÁN

La Nación está en su juventud, y 25 años son suficientes para demostrar que tiene una fortaleza que le permite continuar vigente. Pero esa vigencia todavía está a prueba por una característica que debe cumplir: Perdurar en el tiempo más allá de sus fundadores. Y sólo el tiempo, el verdugo de todo, lo dirá.

Lo que llama la atención de este periódico es que tenga como lema “la noticia independiente”. Cada quien tendrá su juicio de valor para decir si en verdad la noticia sí es independiente, y esa independencia en el manejo de noticias es la que pone a prueba la seriedad de un periódico al informar. Porque esta es una empresa privada que maneja información pública, y eso es una responsabilidad muy delicada. Como la gente, desde el punto de vista de la información, busca que le digan la verdad sobre lo que sucede en lo público, quien obtiene y maneja información pública debe honrar la palabra de informar con la verdad, ahí está lo delicado, y sin importar quién gobierne en lo público. Porque hoy en día, con tanto medio que hay para informarse, la gente puede contrastar si un medio informativo está comunicando como deber ser, lo hace “maquillando” información o “engaveta” información que otro medio sí se atreve a publicar. Y la misma gente que consume la información de manera crítica, se convierte en el gran verdugo de un medio. Es lo que le ha pasado, por ejemplo, a RCN, que la gente ya lo percibe como un medio que hace rato perdió su objetividad, que hasta se volvió vocero de cierto partido y algunos personajes públicos. O el caso más sonado que sucedió hace poco, el de la revista Semana con Daniel Coronell. Es decir, hoy en día los medios de comunicación están más sometidos que nunca al examen de los ciudadanos.

Creo que el diario La Nación ha pasado hasta ahora el examen, pues en sus 25 años no se ha visto que sus lectores, los ciudadanos, lo pongan en la picota pública por algo contrario a su mismo lema, “la noticia independiente”. El hecho que sea el diario mejor posicionado en esta región, que tenga el mayor número de suscriptores comprueba que tiene credibilidad; que investiga para destapar hechos de corrupción en la región; que es democrático, pues permite desde las columnas de opinión la libertad de debatir desde varios puntos de vista.

El hecho que hayan condecorado al Presidente de la República, y que pidan que lo dejen gobernar no pasa, para mí, de ser un hecho anecdótico.

Comentarios

comentarios