Jhamyth Antonny Vargas Ortiz capturado con documentación falsa en la vía Suaza-Florencia.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

El corrupto ex personero de Suaza Jhamyth Antonny Vargas Ortiz, tendrá que enfrentar un nuevo proceso por estafa, de los 11 que se adelantan en cuatro departamentos del país.

Vargas Ortiz, quien aparecía entre los 100 delincuentes comunes más buscados por la Policía, utilizó su investidura como Personero para montar una empresa criminal. Desde esta posición, en compañía de otros abogados recién egresados, se dedicaron engañar y a ‘tumbar’ a incautos.

Unas veces como representante del Ministerio Público, encargado de la protección de los derechos ciudadanos, suscribía contratos ficticios de gestión,  Otras veces, haciéndose pasar como empelado del antiguo Incoder, o como un falso contratista de empresas petroleras, alquilaba camionetas último modelo, que luego vendía a precios bajos en el mercado negro, con documentación adulterada.

Aprovechando el cargo público que logró en el 2008, se dedicó a estafar a numerosas personas en la compra de ganado, automotores y predios. Les ofrecía hasta dos millones y medio de pesos mensuales por alquiler de camionetas. Muchos cayeron en la trampa.

Los casos fueron reportados principalmente en Bogotá, Melgar, Neiva, Florencia, Barrancabermeja y Villavicencio. Ahora le apareció un nuevo caso.

Empresa criminal

Vargas Ortiz, no trabajaba solo. Asociado con otros compañeros de la facultad donde cursó derecho, montaron dos empresas de papel y se dedicaron de frente a “robar” a incautos mientras ejercía el cargo público, usado además, para camuflar sus actividades delictivas.

Utilizando nombres y documentos falsos en compañía de Danith Sánchez Lozada, crearon dos empresas de papel que utilizaban para perpetrar las maniobras delictivas. La primera: Corvin Ingenieros, registrada ante la Cámara de Comercio de Neiva, el 10 de noviembre de 2009 y registrada con matrícula 202727. Desde esa época nunca renovó el registro mercantil. Sin embargo aún aparece como ‘activa’.

La segunda empresa fachada fue la Asociación Latinoamericana de Ganaderos (Aslaga)  constituida en Suaza. La agremiación ficticia, sin registros ni trayectoria en el sector fue utilizada para ‘tumbar’ a pequeños ganaderos de Huila y Caquetá.

La captura

Vargas Ortiz fue capturado el 10 de febrero de 2012 cuando se encontraba en un estadero popular en ‘El Avispero’, en la vía Suaza-Florencia. El ex funcionario se hacía pasar como cerealista.

Cuando fue requerido se identificó con una cédula falsa. Sin embargo, no logró burlar a los detectives que le seguían la pista desde había tres años.

El exfuncionario tenía vigentes varias condenas y cerca de diez procesos por los delitos de estafa agravada, hurto calificado, falsedad en documento privado, falsedad personal y falsedad material en documento.

Vargas Ortiz era requerido en Caquetá, Tolima, Huila, Santander y Meta. Cuando fue capturado tenía vigente una condena de siete años de prisión expedida por el Juzgado Trece Penal del Circuito de Conocimiento de Bogotá.

Largo prontuario

También tenía una orden de captura vigente de la Fiscalía 130 Seccional de Automotores de Bogotá.

Un juez de Villavicencio lo condenó a 84 meses de prisión por los mismos delitos. En su largo prontuario aparecen procesos en varias

El Juzgado Primero de Ejecución de Penas de Bogotá lo requería para que cumpliera otra pena de 41 meses de prisión por el delito de estafa agravada, en concurso con falsedad en documento público agravada y falsedad personal.

Tras su captura estuvo en Garzón y en el 2013 fue trasladado a la cárcel Las Heliconias de Florencia (Caquetá) por otra condena.

Otra captura

Danith Sánchez Lozada, condenado a 14 años de prisión por el delito de hurto calificado y agravado, fue capturado el 6 septiembre de 2018. Era requerido por el Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Neiva.

Según la Fiscalía fue procesado por el robo de camionetas en Melgar (Tolima). El abogado registra otros 20 procesos por falsedad material en documento público y estafa, seguido por hurto.

La nueva estafa

El último proceso lo adelanta el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Neiva por los delitos de fraude procesal, uso de documento público falso y estafa agravada.

El 29 de marzo de 2009, en su condición de Personero de Suaza, suscribió un contrato de apoyo a la gestión cuyo objeta era el arrendamiento de la camioneta GGN-954 para su transporte personal por un monto de dos millones de pesos mensuales.

El funcionario no pagó los cánones acordados sino que al momento de la terminación del contrato le canceló seis millones de pesos como pago parcial y el resto al momento de la entrega del vehículo, convenida para el 15 de agosto de 2009.

Ese día, Vargas Ortiz le comunicó al tenedor que la camioneta había sido subarrendada a la empresa Aslaga, y que una vez le pagaran haría el reembolso y la devolución del vehículo. Aslaga era una empresa de papel.

Y para hacerle creer que no era una artimaña, mostró una cesión del contrato de arrendamiento a la empresa pirata Aslaga con una orden para que le cancelara el saldo por el uso del vehículo.

El15 de agosto, día de la entrega, le comunicaron que la camioneta había sido robada por la guerrilla en el Tolima. En cambio le ofrecieron 60 millones de pesos por el vehículo, que se pagaría el 50% el 15 de septiembre de ese año y el esto quince días después.

Los compinches anunciaron que no formularían el denuncio penal porque el gerente de la empresa corría peligro. El 9 de octubre, el tenedor de la camioneta, se acercó a las instalaciones de Aslaba y se encontró con otra sorpresa: la oficina estaba desocupada y en la puerta se exhibía un letrero visible: Se arrienda.

Peor aún: El 24 de mayo de 2018, la Personería de Suaza, confirmó que el contrato de arrendamiento del vehículo no existía. Tampoco el Certificado de Disponibilidad Presupuestal (CDP) ni el Registro Presupuestal. Además, certificó que no existía ningún egreso a favor del arrendatario del vehículo. Conclusión: La Personería de Suaza no fue la entidad estatal que celebró dicho contrato.

La maniobra

La camioneta apareció en Timaná y estaba en venta. El comisionista Sergio Andrés Parra Correa reportó que el dueño era el ex personero de Suaza Jhamyth Vargas Ortiz.

La interesada Luz Piedad Quezada González y el ex personero acordaron la compra del vehículo por 37 millones de pesos. El contrato de compraventa se suscribió el 5 de junio de 2009, sin ningún problema. También se radicó en la Oficina de Tránsito de Palermo la documentación para el traspaso. El 11 de julio del mismo año se firmó el contrato de permuta.

El 20 de abril de 2011 un investigador de la Policía Judicial confirmó que las firmas utilizadas para el traspaso y permuta no eran auténticas, y habían sido suplantadas y la cédula utilizada era falsa.

Curiosamente, la camioneta terminó accidentada el 11 de octubre de 2015 en la vereda San Marcos en Colombia (Huila). La conducía Francisco Javier Devia Martínez, hijo de la propietaria, quien se desempeñaba como auxiliar de tesorería.

La camioneta robada, apareció estrellada en Colombia (Huila)

 Ultimo caso

El nuevo caso de estafa llegó el 9 de noviembre de 2018 al Juzgado Quinto Penal del Circuito de Neiva. Ante ese despacho judicial se realizó la audiencia de imputación.

El juez avocó el conocimiento el 11 de febrero de 2019. Sin embargo, en marzo pasado, durante la audiencia de acusación, el juez se declaró impedido, por competencia territorial.

El Tribunal Superior de Neiva consideró que debe surtirse en Neiva, ya que los elementos fundamentales de la imputación se hallaron en el Instituto de Tránsito de Palermo.

El corrupto ex personero de Suaza, quien tiene varias condenas y una inhabilidad por 17 años, tendrá que soportar ahora un nuevo proceso por los delitos de fraude procesal, uso de documento público falso y estaba agravada.

 

Comentarios

comentarios