Terrenos para riego en El Quimbo no son aptos para proyectos productivos

Increíble. De las 2.700 hectáreas contempladas para riego por gravedad, sólo se adquirieron 430 hectáreas no aptas para ser adecuadas para proyectos productivos. Los terrenos se perdieron y Emgesa advirtió que no podrá entregar los proyectos.

0
1822
Los predios adquiridos no pueden ser adecuados y por lo tanto, no podrán ser entregados para uso de las comunidades porque no son adecuables para riego por gravedad.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

Insólito. Los proyectos de riego por gravedad, contemplados entre las múltiples compensaciones por la construcción y operación de la represa El Quimbo quedaron en el aire.

No solo no se adquirió la totalidad de los predios contemplados, sino que los pocos adquiridos a dedo, no sirven para irrigación. De entrada, se perdieron 3.264 millones de pesos.

La denuncia inicial hecha por el académico Miller Dussán fue confirmada plenamente por la Contraloría General de la República.  El organismo de control estimó que la adquisición de estos terrenos inapropiados puede constituir un detrimento patrimonial.

La propia Agencia Nacional de Tierras, el organismo que reemplazó al Incoder, reafirmó la irregularidad y advirtió que la entidad no tiene recursos para la compra de los terrenos.

El acuerdo de cooperación fue suscrito  en el marco de la licencia ambiental y entre otros por el gobernador del Huila, Luis Jorge Sánchez y los alcaldes de la época de Agrado, Garzón, Altamira, Gigante, Paicol y Tesalia; los ministerios de Minas  y Agricultura y la multinacional Emgesa.

 Lo pactado

Estaba pactado que el Inconder (hoy Agencia Nacional de Tierras) de adquirir 2.700 hectáreas para que sean adecuadas por Emgesa y entregadas a las comunidades localizadas en la zona de influencia de la represa.

El Incoder sólo adquirió 430,88 hectáreas. Sin embargo, luego de realizada las aceleradas negociaciones, se confirmó que los cuatro predios no eran aptos para cultivos, toda vez que no se pueden adecuar para riego por parte de Emgesa.

La compra

La compra se realizó en menos de tres meses sin el concepto técnico de Emgesa como estaba previsto en el acuerdo. En estas condiciones, la Agencia Nacional de Tierras no ha podido adjudicar los predios en las condiciones previstas, según consta en el Acta 01 suscrita el 16 de noviembre de 2018.

Curiosamente, la negociación la adelantó directamente el director del Incoder, Rey Arel Borbón, quien se había retirado de la CAM para aspirar a ese cargo nacional.

La grave irregularidad fue presentada en la última reunión de la mesa de seguimiento en donde quedó consignado que la multinacional no puede en estas condiciones, adecuar técnicamente el riego por gravedad, conforme al acuerdo de cooperación.

“Es muy preocupante. Los organismos de control deben averiguar si los predios fueron adquiridos para beneficiar a unos pocos propietarios, los únicos que se beneficiaron, porque está demostrado que de toda la tierra, solo sirven 26 hectáreas”, explicó Dussán Calderón.

Nuevo ajuste

Ante esa situación, la compañía Emgesa planteó un nuevo ajuste para adquirir tierras en otros municipios. Por ahora, ante este impase, los proyectos de riego no podrán entregarse a las comunidades, como estaba previsto.

“Esto nos parece supremamente grave. Aquí hay una clara malversación de fondos públicos.

De acuerdo con la licencia, deben restituirse 5.200 hectáreas de tierra de las cuales 2.700 debieron haber sido compradas por el Ministerio de Agricultura y adecuadas con distrito de riego por gravedad por parte de la multinacional.

Según un estudio del año 2010, contratado por la Gobernación del Huila y Emgesa se identificaron 7.907 hectáreas de tierra aptas para irrigar en los municipios de Gigante, Agrado, Garzón y Altamira demostrando que era posible cumplir la obligación.

“Sin embargo ahora Emgesa, con la permisividad de la ANLA, de manera engañosa y fraudulenta presionó a 422 personas de un total de 426 beneficiarias para que a través de la firma de un documento renunciaran a su derecho a las tierras”, denunció Dussán Calderón.

El documento, firmado por los afectados, establece que renuncian en forma total y definitiva a cualquier compensación e indemnización por cualquier otra forma de perjuicio, así como a cualquier reclamación judicial o extrajudicial que pretenda compensaciones o indemnizaciones adicionales. “¿Estos afectados coinciden con las hectáreas adquiridas?”, se preguntó el académico.

Las mesas de concertación impulsadas por las autoridades, afectados y dirigentes de la producción.

Detrimento

Según la Contraloría, el Incoder, encargado de la negociación de los predios entre julio y septiembre de 2015inobservó los principios de planeación, economía y eficacia al adquirir predios que no podían adecuarse para riego.

Este hecho en opinión del organismo fiscalizador constituye un detrimento patrimonial, que deberá investigarse. Además, llamó la atención de la Agencia Nacional de Tierras porque no ha tomado los correctivos para subsanar la irregularidad y resolver de fondo la problemática que se presentó.

“El Incoder, durante la vigencia de 2014,  mediante el procedimiento de adquisición directa, compró los cuatro predios, cuatro en El Agrado y uno en Paicol, sin contar con la presentación previa a Emgesa del estudio de viabilidad para la construcción de la infraestructura de riego por gravedad”, confirmó la Agencia Nacional de Tierras.

Explicó que actualmente se coordina una visita técnica para expedir un concepto técnico sobre los predios y examinar la posibilidad de adquirir otras áreas y cumplir con la adecuación de las 2.700 hectáreas contempladas en el componente de compensación ambiental.

Sin embargo, el anuncio será letra muerta. La misma entidad advirtió que no cuenta con “la planeación presupuestal necesaria para la adquisición de las 2.700 hectáreas.

“Al no contar con un presupuesto apropiado para la compra de predios, difícilmente puede llegar al cumplimiento de su deber en relación con el documento de cooperación de la licencia ambiental del proyecto Quimbo”.

Comentarios