Como una verdadera “bofetada” al acuerdo de paz que él mismo ayudó a negociar en nombre de la guerrilla de las Farc en La Habana, Cuba, se puede interpretar lo que ha hecho Seuxis Pausias Hernández, conocido como ‘Jesús Santrich’, quien no se presentó a rendir indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia, que lo investiga por el delito de narcotráfico.

El representante a la Cámara por el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, había sido citado, a las 9 de la mañana de ayer, para que respondiera por ese grave señalamiento. Los magistrados de la Corte se quedaron esperándolo. Por su parte, los abogados defensores de ‘Santrich’ dijeron que el exguerrillero no acudió a la cita por falta de garantías. Uno de ellos aseguró que ‘Santrich’ no compareció “probablemente por razones de seguridad, por un linchamiento de los medios, del Ejecutivo, del Procurador, del Ministerio de Defensa, de la Embajada. No le han dado garantías”.

La inasistencia ayer de ‘Santrich’ tiene dos connotaciones. Por un lado, se trata de una grave afrenta a la Justicia colombiana, que terminó permitiendo que un ciudadano con semejantes señalamientos y habiendo de por medio una solicitud de extradición, se ‘volara’ y no hubo nadie que lo impidiera. Objetivamente hablando, es un mal mensaje el que la Justicia le ha enviado a los colombianos.

Y por el otro lado, el incumplimiento de ‘Santrich’ es un ‘escupitajo’ no sólo al acuerdo de paz que se firmó en el gobierno de Juan Manuel Santos sino a la misma Farc –hoy partido político– y a los muchos exguerrilleros que sí creyeron en la reconciliación y se mantienen en el camino de la legalidad.

Ojalá la Justicia actúe y el partido político de la Farc, en un acto de dignidad, tome distancia de una vez por todas de ‘Santrich’.

 

“El incumplimiento de ‘Santrich’ es un ‘escupitajo’ no sólo al acuerdo de paz que se firmó en el gobierno de Juan Manuel Santos sino a la misma Farc”

 

Comentarios