El Huila es el cuarto departamento del país con más quejas por presuntos fraudes en el proceso de registro y reparación de víctimas. La Unidad para la Atención y la Reparación de Víctimas denunciará las inconsistencias ante la Fiscalía para que se inicien las respectivas investigaciones.

La Unidad para la Atención y la Reparación de Víctimas reveló que Huila es el cuarto departamento del país con más quejas por presuntos fraudes en el proceso de registro y reparación de víctimas. Ramón Alberto Rodríguez, director general de esa institución, detalló que de las 6.796 quejas a nivel nacional, 417 corresponden a este departamento.

Sobre las víctimas falsas, Rodríguez aseguró que “seguimos en la depuración del Registro Único de Víctimas y podemos decir que pueden estimarse en cerca de 200.000. Iniciamos la depuración con cerca de 15.000 registros que presuntamente presentaban inconsistencias, de los cuales a la fecha se han excluido 6.177 casos por alguna irregularidad en la información para su inclusión, que corresponden a más de 34.000 personas”.

Asimismo, la indagación reveló que “a junio de 2019 se registraron un total de 6.796 quejas, de las cuales 2.402 han sido denunciadas ante la Fiscalía, el 76% corresponde a presuntas falsas víctimas por los delitos de falso testimonio, fraude procesal y fraude en el Registro Único de Víctimas. El restante 24% concierne a los delitos de estafa, falsedad en documentos, fraude de subvenciones, falsedad personal, entre otros”.

Los departamentos donde se registró el mayor número de quejas fueron Cundinamarca (1320), Antioquia (1315), Valle del Cauca (505), Huila (417), Tolima (364), Nariño (323), Magdalena (310), Bolívar (290), Norte de Santander (237), Risaralda (196), Santander (188), Cauca (163) y Cesar (131).

Frente a esta situación, Rodríguez aseguró que La Unidad para las Víctimas denunciará la inscripción fraudulenta ante la Fiscalía General de la Nación para que se inicien las investigaciones correspondientes, además que esta entidad entrará a acompañar y apoyar la campaña antifraude.

Principales modalidades

Según el director general, la modalidad de víctimas falsas implica la existencia de falsos testimonios o declaraciones sobre circunstancias de tiempo, modo y lugar que rodearon los hechos victimizantes. Generalmente en esta modalidad se pretende cobrar ayudas humanitarias o indemnizaciones. “En algunos casos hemos identificado redes de tramitadores que cobran porcentajes o exigen sumas de dinero para estructurar este tipo de falsedades y luego cobrar las medidas que entrega la Unidad, aun acudiendo a acciones de tutela, en las cuales igualmente hacen incurrir en error a los jueces para el reconocimiento de dichas medidas”, explicó.

Según información de la Unidad, gracias al apoyo de la Fiscalía, las autoridades capturaron en Antioquía y Bogotá 56 sospechosos de estos fraudes y lograron la condena de 16 personas, procesadas por los delitos de concierto para delinquir, acceso abusivo a un sistema informático, violación de datos personales agravados y fraude procesal.

En el Huila

Lucrecia Murcia Lozada, directora territorial de la Unidad de Victimas para Caquetá y Huila se refirió a esta situación, indicando en primera medida que el Huila es uno de los departamentos que más sufrió el flagelo de la violencia, por lo cual hay registradas 220.000 víctimas con corte a marzo de 2019. La condición de ser una de las regiones con mayor número de víctimas la hace atractiva para que personas inescrupulosas quieran aprovecharse.

Según la directora, en el departamento la modalidad que se está presentado es la de estafa, donde los  municipios de Garzón, Isnos y Pitalito son quienes tienen una mayor afectación por el engaño que se ha hecho a las víctimas para estafarlas.

“Especialmente en el sur del departamento hay muchas personas que están haciendo un mal ejercicio de intermediación con las víctimas, les están estafando con el argumento de que pueden agilizar el trámite de la indemnización que les corresponde, no se deje echar cuentos, los trámites hacia la Unidad son gratuitos y no es necesario pagar intermediarios, esos son estafadores que quieren quitarles el derecho a la indemnización”, puntualizó.

Frente al tema de las falsas víctimas, Murcia Lozada explicó que La Unidad tiene unos protocolos y procedimientos que son el desarrollo de la Ley 1448 del 2011, en el marco de estos  hay una serie de reglamentaciones internas donde se establecen modalidades de falsedad.

“Por ejemplo, una persona que dice haber estado en San Agustín en una fecha determinada, que ese día hubo allá un operativo y que le tocó salir desplazada, entonces se cruza esa información con la fuerza pública y resulta que en el lugar no hubo ningún operativo. Sobre todo en víctimas de desplazamiento forzado, hay un número muy grande de estos casos”, explicó la funcionaria.

Finalmente, la directora afirmó que es compleja la situación porque la primera instancia donde se escucha a las víctimas es en las personerías municipales, quienes deben verificar con documentación y cruzar los datos suministrados por las víctimas para establecer la veracidad de los hechos. Concluyó asegurando que será la Fiscalía quien investigue las irregularidades en el proceso de registro y reparación de víctimas reveladas por La Unidad.

Por su parte, Laura Méndez Díaz, personera delegada para los derechos humanos de la Personería de Neiva se refirió al caso, valorando positivamente el control que se está realizando por parte de la Unidad de Víctimas y la Fiscalía, esta última, entidad competente para investigar y determinar si en efecto son o no son falsas víctimas. “Nos parece muy importante porque la política debería llegar a las personas que están sufriendo la afectación del conflicto armado realmente, que tiene mucho más que ver incluso con la zona rural”, puntualizó.

Además agregó, “nosotros tenemos mucho cuidado en manifestarnos en relación con esta temática porque sobre quienes declaran su condición de víctimas está la presunción de buena fe, la mera declaración ya se constituye como una prueba sumaria y la misma debe ser interpretada favorablemente”.

Méndez Díaz destacó el papel de la Personería de Neiva en este caso mencionando que el rol de la entidad es estar al tanto de ese procedimiento, y en el marco del proceso penal velar porque se siga el debido proceso para llegar a determinar si en efecto se trata o no de falsas víctimas.

Acciones de la Unidad

Teniendo en cuenta la importancia de la prevención, la Unidad para las Víctimas ha desplegado una serie de acciones dirigidas a los funcionarios de la entidad, a víctimas del conflicto armado y sociedad en general con el objetivo de sensibilizarlos frente a la comisión de presuntas conductas irregulares a que están expuestas, y para ello ha implementado el relanzamiento de la campaña “Que no le echen cuentos”, que pretende alertar a las víctimas sobre personas inescrupulosas que buscan un beneficio de los pagos a que tienen derecho, y de otro lado, a los funcionarios sobre las conductas punibles en que pueden incurrir por el manejo irregular de la información confidencial.

Así como también avanza en la revisión del Registro Único de Víctimas con la finalidad de identificar la inscripción fraudulenta en el mismo y así iniciar el proceso administrativo de exclusión.

El director General de la entidad recordó que la estrategia de prevención contra el fraude pretende no solo detectar registros falsos de víctimas sino prevenir frente a intermediarios que pueden aprovecharse económicamente de las víctimas.

Comentarios