La corrupción sigue estando a la orden del día y demostrando que se encuentra en todos los niveles. Eso parece demostrar el caso del expersonero del municipio de Suaza, Jhamyth Antonny Vargas Ortiz, quien está pasando a la historia como el ‘rey’ de la estafa en el Huila.

Resulta que Vargas Ortiz  utilizó su investidura como Personero para montar una empresa criminal. Desde esta posición, en compañía de otros abogados recién egresados, se dedicaron engañar y a ‘tumbar’ a incautos. Unas veces como representante del Ministerio Público, encargado de la protección de los derechos ciudadanos, suscribía contratos ficticios de gestión. Otras veces, haciéndose pasar como empelado del antiguo Incoder, o como un falso contratista de empresas petroleras, alquilaba camionetas último modelo, que luego vendía a precios bajos en el mercado negro, con documentación adulterada. Aprovechando el cargo público que logró en el 2008, se dedicó a estafar a numerosas personas en la compra de ganado, automotores y predios. Les ofrecía hasta dos millones y medio de pesos mensuales por alquiler de camionetas. Muchos cayeron en la trampa. Los casos fueron reportados principalmente en Bogotá, Melgar, Neiva, Florencia, Barrancabermeja y Villavicencio.

La noticia ahora es que le apareció un nuevo caso de estafa, tal como lo registró LA NACIÓN, el único medio de comunicación que le ha hecho seguimiento al tema. Se trata de un hecho relacionado con la apropiación, bajo artimañas, de un vehículo. Por este episodio, ya hay un proceso judicial vigente por los delitos de fraude procesal, uso de documento público falso y estafa agravada.

¿Qué hacer para atacar realmente la corrupción? ¿Acaso es un problema de valores? ¿La sociedad es la culpable? ¿Le ha faltado al país establecer castigos más fuertes contra los corruptos? ¿Será posible acabar con la corrupción algún día?

 

“¿Le ha faltado al país establecer castigos más fuertes contra los corruptos? ¿Será posible acabar con la corrupción algún día?”

Comentarios