Flora Perdomo Andrade

La Comisión Quinta de la Cámara de Representantes, permitió que un proyecto del cual soy ponente tenga la posibilidad de convertirse en ley de la república en la legislatura que se avecina. Se trata de una iniciativa que busca reglamentar el acceso y utilización de nuevas y modernas tecnologías a las tareas agropecuarias, esto con el ánimo de mejorar la productividad, aumentar las áreas sembradas, obtener  mejores ingresos y ser amigables con el medio ambiente.

El proyecto de Ley 197 de 2018 es un paso muy importante que se pretende dar en aras de dotar a los trabajadores del campo de mejores condiciones para el desarrollo de su tarea y así continuar con el propósito de fortalecer el sector rural como el pilar de la economía del país.

La mecanización agropecuaria consiste en usar diferentes máquinas, equipos y sistemas en la producción agrícola, con el objetivo de aumentar la productividad y buscar un desarrollo sostenible de las actividades agropecuarias. Pero no solo se circunscribe a aspectos de alta tecnología, también  a la utilización de fuentes de energía como la fuerza muscular que usa el hombre para manejar herramientas, generando una mejor gestión, todo esto acompañado de procesos de capacitación y lo más importante de reales posibilidades de acceso a recursos económicos para poder renovar la maquinaria y acceder a la tecnología mediante la vía del crédito, el pago de bajos intereses y una financiación que le ayude a los pequeños y medianos productores fortalecer a sus esquemas de trabajo y asociatividad.

Si logramos que esta iniciativa pase en la plenaria de la Cámara de Representantes, luego de haber hecho trámite en Senado y como ya le comenté en la Comisión Quinta, estaremos contribuyendo con la consolidación de una gran revolución en el campo colombiano y habremos dado un paso fundamental en aras de lograr la seguridad alimentaria de todos los colombianos.

La mecanización  agropecuaria trae consigo el aumento en los niveles de producción, la construcción e implementación de medidas de conservación del agua y el suelo, mayores rendimientos  por hectárea cultivada, un cambio en la estructura de los cultivos, efectos sobre las exportaciones de productos, incrementa  la planificación del trabajo en el campo, contribuirá a mejorar las condiciones en suelos difíciles, posibilitará la disminución de los costos de producción, dará lugar a mejorar la calidad de vida en las áreas rurales, entre otros aspectos que se requieren para lograr el propósito de hacer de Colombia un país con el abastecimiento alimentario necesario para erradicar el hambre y ser sostenible ambientalmente.

Para Naciones Unidas la mecanización es un insumo crucial para la producción agrícola y muy necesaria en la idea de cerrar las brechas alimentarias en los países en vía de desarrollo.  Esta iniciativa   también puede contribuir significativamente a la implementación de cadenas de valor y sistemas alimentarios, algo que se torna absolutamente fundamental en regiones como la nuestra donde el campo es el soporte de la economía, pero que evidencia rezagos que urgen ser superados.

Un aspecto importante en todo esto, es el papel que deberán jugar las entidades de financiamiento del Estado, Finagro, Banco Agrario para que se establezcan planes especiales de acceso al crédito que le permitan al trabajador agropecuario financiar la compra de maquinaria y así tener acceso a la tecnología en condiciones apropiadas; esa es una necesidad prioritaria que tenemos en cuenta en este proyecto de ley con la firme intención de ofrecer garantías y entregar las mejores herramientas a quienes quieran dar el salto hacia un campo moderno, productivo, eficiente, de calidad y altamente rentable.

floraperdomo1@hotmail.com

 

Comentarios