Luis Fernando Vela Quiceno, alias ‘Soldado’; Edinson Gabriel Amariles Rodríguez, alias ‘El Yerno’ y Jesús Antonio Rivas Joven,  ‘Salchichón’, son investigados por el asesinato de Pedro Farid Morera.

Ni las súplicas, ni el ofrecimiento de dinero, fueron suficientes para evitar que Jesús Antonio Rivas Joven, alias ‘Salchichón’; Gabriel Amariles Rodríguez, alias ‘Pinqui’ y Luis Fernando Vela Quiceno, alias ‘Soldado’, asesinaran a sangre fría a Pedro Farid Morera, trabajador en la demolición y perforación de rocas en el centro del Huila, el pasado mes de enero de 2019.

La revelación fue hecha por la Fiscalía Sexta Especializada ante el Juez Segundo Penal Municipal de Neiva con Funciones de Garantías en audiencia de una nueva imputación de cargos contra Rivas Joven y Amariles Rodríguez.

El crimen de Morela estuvo marcado por su desempeño en el trabajo y los diferentes contratos que adquirió para la demolición de rocas, casi que dejando por fuera del negocio a Rivas Joven. “La víctima era una persona reconocida en demoliciones, era invitado a trabajar por empresas en construcciones de colegios, vías secundarias o terciarias”, dijo el comandante de la Policía en el Huila, coronel Juan Carlos Restrepo, el día de la captura de los presuntos asesinos.

Agregó que ante esta situación Rivas Joven, ‘Salchichón’, se llenó de envidia. “El asesino se llena de envidia, de rencor hacia la víctima porque siempre se ganaba los trabajos de demolición”.

 

Apuñalado 

Las pesquisas y dictámenes forenses al cuerpo de Pedro Farid Morera, dejaron al descubierto que había sido víctima se dos puñaladas en el estómago. “El médico legista en la necropsia señaló que en el abdomen se aprecian dos heridas, causa de la muerte lesiones por arma cortopunzante…”, manifestó el fiscal.

Agregó que el cuerpo presentaba esqueletización de cabeza y cuello, “ausencia de órganos  en tórax y abdomen, conserva  la piel del tórax y abdomen”.

La víctima antes de ser asesinada, fue amarrada de las manos, tras apuntarle en la cabeza con una escopeta. “Lo intimidan con un arma de fuego, escopeta doble cañón recortada y Luis Fernando Vela le amarró las manos con una abrazadera”, relató el fiscal.

Morera en medio de la angustia, les suplicó a sus verdugos para que no lo mataran y les ofreció dinero, ante lo cual los delincuentes se negaron. “Pedro Farid les decía que lo dejaran libre, que si era por dinero él les pagaba”, indicó el delegado del ente acusador.

‘Pinqui’ y Vela Quiceno, obligaron a la víctima a arrodillarse, ella reacciona, golpea a Vela y Amariles con un arma blanca la asesina, dejándola oculta en el sitio conocido como Hueco Grande en la zona boscosa en la vereda La Cañada en el municipio de El Agrado.

 

Llamada de la muerte

‘Pedro Picapiedra’, como era conocido Morera, fue engañado por Rivas Joven, quien a través de una llamada telefónica a su celular y haciéndose pasar por otra persona le ofreció un trabajo de demolición en La Cañada, el siete de enero de 2019.

“Como resultado de la investigación se verifica que la persona que contactó telefónicamente a Pedro Farid fue Jesús Antonio. Fue él quien engañándolo con un supuesto trabajo hizo que la víctima se trasladara hasta la vereda La Cañada donde fue retenido y asesinado por disposición de alias ‘Sanchichón’”.

Morera tras la llamada, sale de su casa en el municipio de Garzón en la motocicleta Bajaj de placa RLN-72C, hacia el lugar de la cita y al no ver a ninguna persona, comienza a sospechar que algo anda mal. “Llamó desde su celular a la ingeniera Yulieth Fajardo, manifestándole que eso estaba muy solo, muy raro, que estaba preocupado, que como tiene enemigos, por whatsapp le iba a enviar el número del celular desde donde lo llamaron para cotizar esos trabajos en la vereda”, manifestó el fiscal.

Al tiempo que la víctima iba hacia la trampa puesta por Rivas, éste iba en su motocicleta de color verde, hacia el lugar en compañía de Amariles, yerno de Jesús Antonio, y Vela, quienes al llegar al lugar retuvieron a Morera. “Una vez la víctima llega a la vereda, es privada de su libertad por Édison Gabriel Amariles, lo retiene, lo intimida con la escopeta doble cañón recortada…”, dijo el funcionario judicial.

Alias ‘Pinqui’ y alias ‘Soldado’, una vez asesinaron a Morera y dejaron el cuerpo escondido en una zona la boscosa, toman la motocicleta de la víctima y la trasladan hasta la vereda  La Escareleta en El Agrado donde es encontrada por la Sijin de la Policía. “Se encontraron con alias ‘Salchichón’, quien le pregunta a Édison que si había quedado todo bien, siendo afirmativa la respuesta”.

El fiscal sostuvo que tecnicamente se demostró que los teléfonos celulares de Amariles, alias ‘Pinqui’, Vela, alias ‘Soldado’ y Rivas, alias ‘Salchichón’, fueron utilizaron en el lugar de los hechos para engañar y hacer llegar a la vereda La Cañada a la víctima.

 

Angustiosa búsqueda

Con el paso de las horas, entrada la noche y sin comunicarse con él, la familia de Morera comenzó a angustiarse y empozó una búsqueda sin tener noticias de su paradero.

Al otro día su familia y amigos reanudan la búsqueda hasta llegar a donde Jesús Antonio Rivas, con quien Pedro Farid había tenido enemistadas por asuntos de trabajo, le preguntaron por él siendo la respuesta negativa, que la última vez que lo había visto era en diciembre 28 de 2018.

Rivas para distraer la atención de las autoridades y desviarla, como estrategia formuló en la Fiscalía en Garzón una denuncia por calumnia contra la hija de la víctima.

El cuerpo sin vida de Morera fue encontrado el 11 de enero de 2019 a las 5:40 de la tarde.

El pasado 23 de marzo ante el Juzgado Segundo de Palermo, la Fiscalía Sexta Especializada les imputó los delitos de desaparición forzada agravada y homicidio agravado. La semana pasada el mismo fiscal le imputó a Rivas y Amariles el delito de porte ilegal de armas de fuego.

Comentarios