La multinacional Ethus, deberá recibir las obras de la vía  4G a más el 30 de agosto. Así aseguró a LA NACIÓN, el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, quien el pasado fin de semana estuvo en la instalación de la veeduría del proyecto en Pitalito.

Sí para esa fecha no se concreta la cesión, el Ministerio continuará  con la caducidad del contrato y el Invías se hará cargo del proyecto.

¿Cómo avanza el tema de la vía 4G del Huila?

Estamos en un momento clave, nosotros cuando entramos encontramos un proyecto que estaba paralizado, estaba con un avance del 5% cuando debía estar por encima del 70%, encontramos un proyecto con un concesionario que no tenía recursos y con un concesionario que estaba diciendo que le iba entregar el contrato a unos franceses pero no existía nada firme, nada concretado y pues encontramos inactividad en el administración.

¿Y qué ha pasado desde que ustedes intervinieron?

Lo primero que hicimos fue adoptar las medidas que le corresponden al Estado y multamos al concesionario, una multa en agosto y otra en diciembre, ambas suman 24.000 millones de pesos. A parte de eso, ante la falta de actividad del concesionario iniciamos el proceso de caducidad y el proceso lo empezamos en enero de este año, ha llevado el trámite correspondiente, en mayo tenía una audiencia en la que el concesionario de acuerdo al contrato de concesión debía presentar un plan remedial, se presentó el plan remedial y ese plan remedial incluía la cesión del contrato.

¿La cesión con la firma Ethus?

Ethus, que es una firma muy grande de ingeniería, que tiene otros contratos de concesión, es un grupo muy robusto donde hacían una propuesta de tomar el proyecto y le pedían a la ANI el trámite del plan remedial y que analizaran una nueva posibilidad para que ellos pudieran entrar, a nosotros nos pareció el mejor escenario posible, porque si seguían con la caducidad, eso significaba que íbamos a un proceso judicial y mientras se resolvía teníamos que abrir nuevamente la licitación.

¿Cuándo se concreta la cesión y cuándo empezarían obras?

En ese sentido empezamos mesas de trabajo con ellos, que van bastante avanzadas y les dimos como plazo para ya tomar el proyecto el 30 de agosto, en esa fecha ellos van a entrar y van a tomar el proyecto; estamos trabajando arreglando detalles, afinando números y demás, pero el 30 de agosto esperamos que el proyecto sea cedido al nuevo concesionario que tendrá tres años para ejecutar las obras.

¿Cuáles serían las prioridades del nuevo concesionario?

Lo primero que tiene que hacer y eso lo tendría que hacer este año en unas condiciones que estamos poniendo, es que empiece a intervenir Pericongo que es un tema de la mayor gravedad, y también que ponga a punto la infraestructura, porque la infraestructura vial está bastante deteriorada, por lo menos lo que tiene que hacer es mantenerla, tapar los huecos y demás, poner las vías en condición de transitabilidad adecuada y ya después si hacer las obras de intervención.

Si por cualquier motivo no se da la cesión, ¿Qué pasa?

Ahora, si no llegamos a un acuerdo con el nuevo concesionario y no hay cesión del contrato, tendremos que meter la caducidad y el Instituto Nacional de Vías – Invías, ya está preparado para tomar el proyecto, tomar la vía, hacer la misma labor de rehabilitación y atender Pericongo lo más rápido posible.

¿Es decir que el 30 de agosto es una fecha definitiva?

Qué es lo que estamos buscando para poner las cosas en blanco y negro, lo que buscamos es que este año empiece la intervención en los puntos críticos que es Pericongo y la atención de la vía para rápidamente ponerla a punto y ya las obras como tal pues empezarán el otro año.

 

 

Comentarios