Aves de carroñas y malos olores fueron las pistas por las que habitantes de la vereda El Tigre en límites entre los municipios de Altamira y Guadalupe encontraron un cuerpo en avanzado estado de descomposición.

El cuerpo ya estaba flotando en las aguas del río Suaza y estaba siendo carcomido por animales. Al parecer, el cadáver quedó enredado en la palizada siendo recuperado horas más tarde por autoridades judiciales que lo trasladaron a la morgue del Hospital Departamental San Vicente de Paúl en Garzón para tratar de identificarlo.

Comentarios

comentarios