En la celebración de los 100 años de la Fuerza Aérea Colombiana la neivana fue destacada. Aquí con el Presidente Duque y otros altos mandos.

La capitán María Alejandra Charry lleva el honor de ser la primera mujer en la Fuerza Aérea Colombiana que incursiona en este tipo de aeronave y demostrar así la tenacidad de las mujeres huilenses.

La dedicación y el esfuerzo que ha puesto para alcanzar semejante meta le fue destacado el pasado sábado en la ceremonia de conmemoración de los 100 años de servicios al país de la Fuerza Aérea Colombiana, que se llevó a cabo en el Comando Aéreo de Combate No. 5 en Rionegro, Antioquia.

María Alejandra terminó su bachillerato a los 16 años en su natal Neiva, en el ya desaparecido ITRE. Desde muy joven se forjó altos retos. Luego de superar las exigentes pruebas logró ingresar a la Escuela Militar de Aviación en Cali. Al tiempo que hizo su curso de vuelo se graduó como ingeniera informática.

La primera aeronave que piloteó fue el T-41 Mescalero, siendo todavía alumna. Después continúo con el helicóptero Bell 206 Jet Ranger, y en febrero de 2016, realizó su primer ‘solo’ en el UH-60 Black Hawk, en el Comando Aéreo de Combate No. 5.

“El control del helicóptero es muy difícil, requiere de mucha coordinación y motricidad que tienen que ir soportadas en un conocimiento. Soy la primera mujer en volar ese equipo, y actualmente hay también dos subtenientes copilotos del UH-60 Black Hawk, y muchas otras mujeres piloteando los diferentes tipos de aeronaves que tiene la Fuerza Aérea”, menciona la neivana.

Este equipo opera en toda Colombia para el servicio de las comunidades, en misiones de búsqueda y rescate, evacuaciones aeromédicas, transporte de ayuda humanitaria, extinción de incendios y para salvaguardar a la población afectada por grupos armados ilegales en el territorio.

La capitán Charry tiene 32 años de edad, 16 de ellos ya haciendo parte de la FAC. Antes de cualquier misión y de poner a prueba su experiencia y conocimiento en el campo de vuelo se encomienda a Dios. La que más recuerda fue el rescate de una aeronave de instrucción que se accidentó en una de las montañas de Fredonia, cerca de Medellín, lamentablemente dos de los tres ocupantes fallecieron, pero sobrevivió una persona la cual lograron recuperar al día siguiente con vida pese a que la zona era de muy difícil el acceso.

“Uno no se va a sentir seguro en ninguna misión porque todo el tiempo es un aprendizaje”, dice María Alejandra.

Comenta que lo más agradable de “vivir en las alturas” son los paisajes que se encuentra a lo largo del territorio colombiano. “Son territorios que uno no se imagina que existan en el país, como por ejemplo los del Meta, Chocó, Antioquia, Casanare, Boyacá”, indica.

Toda su familia vive en Neiva y trata de visitarlos cuando puede. Por ahora María Alejandra está soltera y sin hijos, es difícil con su profesión construir un hogar, dice, pero sabe que llegará el momento. Por ahora quiere seguir alcanzando las metas profesionales que se ha proyectado, una de ellas, ser piloto de Presidencia.

Actualmente, la capitán Charry está asignada al grupo de combate número 21, asentado en el Comando Aéreo número 2 de Apiay, en Villavicencio, donde lleva 4 meses. “La Fuerza Aérea brinda muchísimas oportunidades de crecimiento profesional, querer ser piloto va con la pasión que tenga cada persona, los sueños se alcanzan, pero obviamente tiene que haber una disciplina, perseverancia y compromiso”, señala María Alejandra.

Desde hace más de 3 años la capitán María Alejandra Charry controla el helicóptero UH-60 Black Hawk.

Un siglo de servicio

Fue el 31 de diciembre de 1.919 cuando el Presidente de la República, Marco Fidel Suarez, sancionó la ley que dio luz a la que hoy es la institución que llena de orgullo a la patria con sus heroicas operaciones y servicios a la comunidad. La Fuerza Aérea Colombiana conmemoró sus 100 años el pasado 13 de julio con una ceremonia sin precedentes en la historia de la aviación nacional.

La ceremonia militar fue presidida por el Presidente de la República Iván Duque y la cúpula militar, acompañados por invitados especiales entre quienes se encontraban excomandantes de la Fuerza Aérea, Ministros del Gobierno, embajadores y Directores de algunas instituciones del Estado.

En esta fecha histórica, el Comandante de la Fuerza Aérea, General Ramsés Rueda Rueda, condecoró las banderas e hizo un reconocimiento a las embajadas de Alemania, Estados Unidos, Francia y Suiza, países desde donde llegaron las primeras misiones aéreas a Colombia en la segunda década del siglo pasado, para enseñarles a volar a los intrépidos aviadores nacionales, pioneros de esta institución.

La Fuerza Aérea Colombiana recibió un gran regalo de parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos – USAF con la visita y espectacular presentación del escuadrón de acrobacia aérea “Thunderbirds” y la pasada del poderoso avión B-52.

Comentarios