Juan Diego Aldana Vargas fue llamado a juicio por la muerte violenta de Lina Marcela puentes Ninco.

“Pretendió ocultar su crimen al intentar incinerarla…”, dijo enfáticamente el fiscal de la Unidad de Vida al acusar al joven Juan Diego Aldana Vargas de su presunta responsabilidad en la muerte violente de Lina Marcela Puentes Ninco, en febrero de 2019.

El llamado a juicio contra el joven, de 21 años de edad, por el delito de feminicidio, fue hecho ayer por el Fiscal Quinto Seccional ante el Juez Segundo Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento.

Aldana Vargas, quien se enfrenta a una pena entre 41 años y 50 años de prisión, es el principal sospechoso en el asesinato de la joven trabajadora sexual  Lina Marcela, ocurrido en la vivienda ubicada en la carrera 31 con calle 24 en el barrio Puertas del Sol en el sur de Neiva.   

El crimen, según las investigaciones iniciales, se habría perpetrado hacia la 1:50 de la madrugada del domingo 10 de febrero, cuando la mujer en compañía de Aldana Vargas llegó a la vivienda después de estar departiendo en el  bar donde trabajaba en la zona industrial de la capital huilense. “Se evidencia en un video del bar el momento en que Lina Marcela abandona el lugar  con una persona de iguales características a las del aquí imputado…”, señaló la Fiscalía.

En la vivienda, el joven puso en estado de indefensión a Lina Marcela. “La sometió a una agresión sexual. Ejerció sobre el cuerpo de la víctima actos de instrumentalización de género y sexual…”, manifestó el fiscal.

Agregó que la instrumentalización sexual quedó en evidencia cuando contrató los servicios sexuales de ella “realizando acciones de opresión y dominio…”.

Aldana Vargas antes de causarle la muerte a la joven, la golpeó en el rostro, tronco y piernas con un elemento contundente. “La golpeó de manera inmisericorde como se desprende de las múltiples lesiones que tenía en diferentes partes del cuerpo…”, indicó el delegado del ente acusador.

El dictamen del Instituto de Medicina Legal estableció que el cuerpo de Lina Marcela presentaba traumatismo contundente de tórax, hematoma en el cráneo, herida en la oreja izquierda, traumas en la frente, mejilla derecha, nariz, boca.

Sostuvo que la mujer murió por asfixia mecánica. “La colocó en situación de indefensión, para asfixiarla por estrangulamiento…”.

 

Pretendió ocultar el crimen

Un olor fuerte ha quemado y fétido al interior de la vivienda, era el presagio que al interior había ocurrido algo grave.

Y es que Aldana Vargas, según la Fiscalía, para borrar las huellas de lo que había hecho quiso quemar el cuerpo sin vida de Lina Marcela. “Pretendió ocultar su crimen al pretender incinerarla  en horas de la mañana de ese domingo”.

La necropsia arrojó que el brazo izquierdo presentaba quemaduras de tercer grado. “Las quemaduras fueron post mortem es decir después de la muerte”, manifestó el fiscal.

El cuerpo en avanzado estado de descomposición fue encontrado envuelto en un colchón. “La blusa y el brasier estaban rasgados, con olores a quemado, el short estaba invertido”, explicó el funcionario judicial.

 

Intenciones suicidas

El macabro hallazgo quedo en evidencia, cuando patrulleros de la Policía Metropolitana de Neiva acudieron a la vivienda tras la llamada de Carlos Mario Aldana Puentes, padre de Juan Diego, informó que su hijo le comentó que en su cuarto había el cadáver de una mujer.

“El padre de Juan Diego, manifestó que recibió una llamada telefónica que fue contestada por su esposa, en donde sintieron que su hijo se encontraba alterado, que realizaba manifestaciones expresas, que la había embarrado, que la había cagado, y que se iba a suicidar”, señaló el fiscal.

Los uniformados al llegar a la vivienda y después de una hora y media, de diálogo con el joven para que soltara el cuchillo, éste accedió a abrir la puerta y entregar el cuchillo. Es allí cuando los policías al abrir la puerta observan que al interior de la habitación se encontraba el cuerpo sin vida de una mujer y capturan de inmediato a Juan Diego.

Comentarios