Durante el gobierno de Rodrigo Lara, María Vidal se ha desempeñado como directora de Justicia Municipal.

El escándalo que en febrero del año 2018 protagonizó la directora de Justicia de Neiva, María Vidal Aparicio, en una peluquería del centro de la ciudad, le acaba de costar a la funcionaria un pliego de cargos dentro de una investigación disciplinaria que le había abierto la Personería Municipal por ese bochornoso episodio.

El órgano de control analizó el espectáculo, efectuó entrevistas y recaudó pruebas, determinando continuar con el proceso disciplinario, que podría derivar en una destitución de la involucrada.

La decisión, tomada por el personero, Oscar Zúñiga Córdoba, está contenida en 23 páginas, a las que tuvo acceso LA NACIÓN.

El escándalo

La investigación fue iniciada de oficio por la Personería, luego que los medios de comunicación registraran el escandaloso suceso, ocurrido el 16 de febrero del año pasado en el establecimiento comercial “Bellíssimas Estilo y Clase”, ubicado en la carrera Séptima con calle Décima de la capital huilense.

Según la información recogida por los investigadores del organismo de control, Vidal acudió al local de comercio, con el fin de solicitar un servicio en belleza, siendo atendida por Alejandra Perdomo. Previo a la finalización de la labor, en razón a la inconformidad por la calidad de la prestación recibida, la funcionaria pública retiró de forma brusca su cabello y, al parecer, comenzó una afrenta verbal, expresando una reclamación y negándose a la culminación del trabajo por parte de la empleada del lugar.

“Vidal Aparicio, sin ocultar su enojo, acudió a la recepción, expuso su insatisfacción, tomó su teléfono celular para efectuar llamadas, posiblemente, a los agentes de Policía que conoce con ocasión del desempeño de sus funciones como Directora de Justicia Municipal, exigió la presentación de los documentos del establecimiento, verificó uno de ellos y, finalmente, expresó: “¡Es que usted no sabe quién soy yo”, al tiempo que, aparentemente, utilizó las influencias derivadas de su cargo para asegurar que lo cerraría por el incumplimiento de algunos requisitos para su funcionamiento”, documentó la Personería.

En la escena, se hizo presente el intendente de Policía Herson Alexy Prieto Oliveros, acompañado de otros uniformados. El suboficial llamó a la comandante del CAI de Los Periodistas, Erika Yulieth Trujillo Vargas, quien también acudió al establecimiento comercial.

Los uniformados escucharon a la Directora de Justicia y procedieron a imponer no sólo una multa contra la empleada que atendió a la funcionaria sino a sellar “Bellíssimas Estilo y Clase”. 24 horas después, la comandante del CAI levantó la medida contra el establecimiento.

Los testimonios

Alejandra Perdomo, la empleada con quien María Vidal sostuvo la discusión inicial, corroboró ante la Personería las amenazas que lanzó la Directora de Justicia. “Me dijo que nos iba a cerrar la peluquería, que iba a llamar a un policía, hizo la llamada y en 10 minutos llegaron como seis policías”. También declaró que Vidal Aparicio pronunció la frase “¿Usted no sabe quién soy yo?” y exigió la presentación de la documentación del establecimiento.

Otra empleada del establecimiento, Melba Vanegas, narró: “Mi compañera Nelly se levantó de donde estaba trabajando y se acercó a la señora y le preguntó qué había pasado, contestándole “¿Usted no sabe quién soy yo?”. La señora le exigió que le pasara los papeles del establecimiento afirmándole que se lo iba a hacer cerrar porque la habían agredido y que llamaría a la Policía. Ya la señora tenía el teléfono en la mano”.

La Personería también recogió el testimonio de Lorena Delgado Tole, también empleada de “Bellíssimas Estilo y Clase”. Ella declaró que la servidora pública le había expresado: “Oiga sonsa, dormida, usted se va a quedar ahí, no va a hacer nada, mire cómo me ataca, me dijo que le llamara a la jefe, que si no sabía quién era ella. La señora Vidal le solicitó a la jefe que le pasara los papeles del negocio. Ella le mostró unos papeles pero la señora Vidal le dijo que esos no eran nada”.

Por su parte, la propietaria del establecimiento comercial, Nelly Acosta Peña, aportó la grabación fílmica de las cámaras de seguridad del lugar. El registro corroboró que la Directora de Justicia, en efecto, solicitó la documentación del negocio.

La investigación de la Personería dejó al descubierto además inconsistencias en el procedimiento policial. Los uniformados involucrados pretendieron hacer ver que la comandante del CAI Los Periodistas se encontraba adelantando visitas a establecimientos comerciales y que su presencia en la peluquería fue fortuita. Sin embargo, el intendente Prieto Oliveros despejó la duda: “Se requirió a la señorita oficial fue con el fin de que verificara la reglamentación y que se enterara también del caso conocido, toda vez que ella ejerce el cargo como comandante de la jurisdicción y en su defecto tiene la facultad para imponer el cierre del establecimiento”.

La defensa de Vidal

La Directora de Justicia rindió versión libre ante la Personería y lo negó todo. Dijo que en ningún momento solicitó los documentos de la peluquería y que tampoco llamó a la Policía.

“En ningún momento llamé a los policías. Cuando yo pido auxilio porque vi mi integridad personal en peligro, mi compañero Andrés sale en busca de la Policía, como lo hubiese hecho cualquier ciudadano”, indicó la funcionaria.

E insistió: “En el momento que pedí ayuda, salió corriendo un compañero que se encontraba conmigo en este lugar en busca de la Policía. A eso de unos 10 a 15 minutos llegan dos policías que se encontraban en la zona bancaria a atender el llamado de mi compañero debido al estado de vulnerabilidad en el que me encontraba y nadie hacía nada por defenderme. En ese momento, uno de los policías me pregunta qué fue lo que sucedió. Yo le comento todos los hechos. Después él me pregunta qué profesión tengo y yo le digo que soy abogada”.

La valoración

Tras las entrevistas y las pruebas recaudadas, la Personería consideró que la Directora de Justicia de Neiva “se valió de su cargo para amenazar con el cierre de un establecimiento, aduciendo la frase “¿Usted no sabe quién soy yo?”, y para llamar a policías que tienen encargo de asuntos de espacio público, y con quienes sostiene una relación cercana en razón a las labores diarias que desarrolla para el ejercicio de sus funciones, de tal forma que fueran estos quienes adelantaran los procedimientos respectivos”.

Según el organismo de control, María Vidal buscó la “satisfacción de un capricho personal derivado de la demostración del poder que ostenta”.

Una cámara grabó el momento del procedimiento policial en la peluquería.

“Existe prueba que compromete la responsabilidad de la servidora pública, además de estar acreditada la influencia ejercida en razón a su cargo y las relaciones que ostenta con ocasión a las funciones de espacio público que desarrollan con agentes de Policía involucrados en los hechos, y que constituye falta disciplinaria a la luz de la Ley 734 de 2002”, agregó.

La Personería recordó que a todo servidor público le está prohibido “incumplir los deberes o abusar de los derechos o extralimitar las funciones contenidas en la Constitución”. Y añadió: “La rectitud como obligación de exactitud en las actuaciones que desarrollen los servidores públicos, reclama cumplir con estricto rigor las normas constitucionales y legales, pero además, es doblemente exigible por parte de una agente estatal, dado que sus funciones deben estar en marcadas en la ética de lo público y la moral de la gestión que adelante”.

Al formular el pliego de cargos contra la directora de Justicia, el Personero Municipal informó que la funcionaria estaría incursa en una falta gravísima, contenida en el numeral 42 del artículo 48 de la Ley 734 de 2002, cometida a título de dolo.

El expediente quedará en la Oficina para la Vigilancia Administrativa y la Gestión Pública de la Personería por el término de 10 días, a disposición de los sujetos procesales, quienes podrán aportar y solicitar pruebas pertinentes, conducentes y útiles. Dentro del mismo término, la investigada o su defensor podrán presentar sus descargos.

 

Escándalo nacional

En su momento, el escándalo protagonizado por la Directora de Justicia de Neiva, María Vidal, tuvo eco nacional. Numerosos medios de comunicación registraron el episodio. “Porque no le gustó su corte de cabello, directora de Justicia de Neiva habría cerrado peluquería”, tituló el Diario El Espectador. Hasta humoristas y comediantes se mofaron del hecho.

El alcalde, Rodrigo Lara Sánchez, fue el único que salió a defenderla. “Pienso que este es un evento aislado y desafortunado porque ha tenido mucha trascendencia por cómo se presenta el hecho en los medios. Ella me contó lo que había sucedido, el inconveniente que tuvo en el sitio donde fue maltratada verbal y físicamente, según me refiere ella, lo que la lleva a asumir su posición como directora de Justicia, pidiendo la documentación respectiva”, dijo en aquella oportunidad el mandatario.

Cuando se le preguntó si pensaba en mantener a Vidal en su cargo, Lara Sánchez aseguró: “Hasta ahora es la primera vez que conozco una denuncia contra la doctora María. Si existen fallas y comportamientos por fuera de la Ley tendrán que ser investigados y tendremos que tomar todas las acciones necesarias”.

Comentarios