Desde hace 25 años la licenciada Luz Mery Quimbayo Tafur empezó a hacer patria en
la ciudad de Neiva, en el momento en que asumió la dirección del Colegio Surcolombiano Timanco. Hoy en día tiene el reto de transformar las vidas de los niños
en el plano emocional.

temadeldía@lanación.com.co

Era 3 de julio de 1994 cuando Luz Mery Quimbayo, licenciada en Lingüística y Literatura de la Universidad Surcolombiana, asumió el cargo de rectora del colegio Surcolombiano Timanco de Neiva. El trabajo fuerte y comprometido con la enseñanza de la lengua castellana la proyectó a liderar la institución educativa de primaria.

“Cuando llegué al cargo la planta física estaba constituida por tres casas y se formaban 114 niños. En el segundo semestre de ese año se avanzó en el trabajo de estructuración académica, continuando con varias directrices planteadas por la fundadora Gema Molano Barrios Q.P.D., y logramos empezar el año 1995 con 195 estudiantes. Además, se amplió la banda musical que había para ese momento en la institución”, recuerda la licenciada.

Hoy este recinto del saber cuenta con amplios y confortables espacios dispuestos al disfrute de los 265 pequeños que allí se forman, y su plan de trabajo tiene un importante componente pedagógico y lúdico.

“Siempre ha habido un equipo docente excelente y propositivo, a la fecha estamos trabajando estrategias especiales a través de la lúdica para que nuestros estudiantes amen aprender asignaturas como las matemáticas. Adicional a nuestro programa académico, tenemos un grupo musical muy bonito, donde los niños trabajan diferentes instrumentos, también contamos con teatro y danza. Expresiones del arte que son acogidas como estrategias de trabajo, estudio y aprendizaje, ya que está comprobado científicamente y pedagógicamente que las lúdicas y las artes ayudan al desarrollo cognitivo del aprendizaje”, explica la también especialista en Pedagogía en Lúdica de la
USCO.

Con motivo de la celebración del Día de la independencia, el colegio dio un especial espacio de interacción a la comunidad educativa.

Este importante colegio de la capital huilense cuenta con el impulso indispensable del amor a través de las enseñanzas de Jesucristo. Según la licenciada él ha sido el dueño de este trabajo que se hace, de la labor comprometida de la institución donde sus docentes aman enseñar.

“Tenemos una planta docente de 17 personas quienes aman la profesión, es tanto el amor que le ponemos a nuestra labor que un niño llega a nuestra institución y nosotros le hacemos un diagnóstico y un seguimiento permanente a sus falencias para que las supere, es toda una intervención necesaria”, agrega la rectora.

Retos

En su afán por continuar llevando la labor del colegio a otro nivel, Luz Mery Quimbayo Tafur tiene claro que el intercambio de conocimiento con los estudiantes es la clave. Sus años como docente no los olvida y hoy 25 años después, mientras ejerce su rol administrativo, continúa dejando el escritorio para involucrarse con la felicidad de los niños y la emoción de maestros y padres de familia.

La licenciada sabe que la preparación constante los hará mejores, por eso continúa estudiando, asistiendo a seminarios. De ahí su logro más reciente, la especialización en pedagogía de la lúdica, algo que la ha llevado a entender que lo fundamental no es que el estudiante llene cuadernos y realice una cantidad de actividades académicas, sino que
logre materializar aprendizajes a través de la lúdica y el arte.

“Ya nosotros nos estructuramos como colegio académico pedagógico, entonces empezamos un nuevo reto que es transformación de vidas, de enseñar y hacer acompañamiento. Pasamos a cambiar vidas en la parte emocional y espiritual, los niños
necesitan que más allá de enseñarles a b c, les hagamos un acompañamiento de familia para que ellos puedan tener un mejor desempeño de personalidad de la mano de la parte espiritual”, reitera la rectora.

Celebración

Con motivo de la celebración del Día de la independencia, el colegio dio un especial espacio de interacción a la comunidad educativa. De acuerdo a la licenciada, es muy importante que los docentes en los colegios tomen la batuta para que los estudiantes celebren fechas tan importantes en el país, como el 7 de agosto y el 20 de julio, con el
fin de motivar a los jóvenes a amar el país y cuidarlo de diferentes formas.

Comentarios

comentarios