Así lo dio a conocer ayer la compañía Enel-Emgesa al socializar un plan de trabajo que detalla las dos fases de intervención contempladas, a corto y largo plazo, para la recuperación del corredor vial a la altura del kilómetro 21 entre Gigante y Garzón.

huila@lanación.com.co

La primera etapa para la rehabilitación del tránsito a un carril en la vía entre Gigante y Garzón, tendrá un cronograma de 21 días e iniciará una vez estén listos todos los permisos. Así lo dio a conocer ayer la compañía Enel-Emgesa, al presentar los estudios y diseños de la intervención que se realizará en dos etapas para recuperar el tramo vial afectado.

“Aún faltan unos permisos de intervención y de carácter ambiental, una vez se expidan, esperamos no sea en más de 10 días, se inicia el conteo de los 21 días del cronograma”, explicó Julián Salas, director Territorial del Ministerio de Transporte para Huila y Caquetá.

Paralelamente se iniciarán los trabajos de la fase dos para la rehabilitación total de la vía. La segunda etapa, proyectada a tres meses, buscará recuperar la movilidad en los dos carriles, y contendrá obras de estabilización para la reparación total.

El Gobernador del Huila Carlos Julio Gonzales Villa indicó que “todas las tareas se agilizarán una vez se cuente con los permisos correspondientes –tanto de autoridades nacionales como regionales-, en una decisión que cuenta con todo el respaldo del Gobierno nacional”.

Características de las fases 

El plan de trabajo presentado por Enel-Emgesa contempla en la primera fase, la habilitación de un carril de cuatro metros de ancho, que permitirá reanudar el tráfico hacia el sur de departamento. Lo anterior se logrará mediante el corte de la ladera del talud superior de la montaña para ampliar la banca. Para ello, se requerirán obras asociadas al tratamiento de taludes, obras de drenaje y estructura de pavimento, que durarán 21 días.

En cuanto a la segunda fase, ésta consistirá en la rehabilitación de los dos carriles de la vía, mediante el relleno con bolsas geosintéticas y enrocado, que permitirá lograr una estructura de contención definitiva. Para estas obras se estima un tiempo de 90 días.

Transportadores a la expectativa

Cabe recordar que, el cese de actividades por parte del gremio transportador Surcolombiano programado para las primeras horas de ayer, fue aplazado el pasado lunes en la noche, luego de que ese día el Gobierno Departamental asistiera a una reunión con el sector, donde fueron establecidos tres días de plazo para que el Gobierno Nacional responda seis peticiones de los transportadores.

Dentro de las solicitudes de los transportadores, en primera medida, pedían conocer los tiempos estimados para recuperar transitabiliad hacia el sur del país. Ayer en horas de la tarde la empresa Enel–Emgesa entregó el informe de los estudios y diseños de ingeniería de detalle que permitirá la rehabilitación de un carril en el sector Gigante – Garzón.

Por su parte, Invías concederá mañana el resultado de la re-evaluación de carga de los puentes de la vía Garzón–Zuluaga-Gigante para determinar acciones en lo concerniente al transporte de pasajeros. “Estamos evaluando si es posible que, por esta vía alterna destinada al tráfico liviano, podemos pasar no 30 sino 40 pasajeros con el fin de mitigar las pérdidas en el sector transportador y disminuir los traumatismos en los ciudadanos”, dijo el Gobernador del Huila, Carlos Julio Gonzales Villa.

El Ejército está evaluando la posibilidad de instalar un puente militar – Bailey. Entre tanto, el Gobierno Departamental está realizando la gestión ante el Gobierno Nacional para la instalación del puente, una vez entregada la evaluación por parte del Ejército el día jueves, si ello es pertinente técnicamente.

Asimismo, en el pliego de peticiones se insiste al Gobierno Nacional la solicitud de la transitabilidad 24 horas en el sector de Pericongo, eliminando la restricción nocturna. “Desde el pasado lunes entró en vigencia la reducción del 50% en el costo del peaje en Altamira, medida que estará en vigencia 45 días, con el propósito de que en este tiempo el Gobierno Nacional invierta 450 millones de pesos a la rehabilitación de la calzada, de lo que es conocido como el puente del Diablo en Pericongo, y volver a darle doble circulación a la vía,” expresó el Mandatario Departamental.

Y finalmente, se exige nuevamente el mantenimiento de la vía nacional Isnos–Paletará–Popayán y la solicitud del subsidio al combustible que han elevado los transportadores, debido a las pérdidas económicas que se están generando para el sector.

Mañana a las 6 de la tarde se cumplirá un nuevo encuentro entre el sector transportador, gremios económicos y la dirigencia regional, para conocer las respuestas del Gobierno Nacional al pliego de peticiones, de no haber soluciones inmediatas a los requerimientos, el viernes a las 0 horas, las empresas de transporte de pasajeros, encomiendas y carga de los departamentos del Huila, Caquetá y Putumayo iniciarán un cese indefinido de operaciones.

Pérdidas del sector transporte

Marino Castro Carvajal gerente general de Cootranshuila dijo que las pérdidas del sector a razón de la crisis vial son cada vez mayores, “nosotros hacíamos un promedio de 30 despachos al día con carros grandes hacia los departamentos del Cauca, Caquetá, Putumayo y Valle, donde hace 20 días no despachamos vehículos, lo que se traduce en pérdidas para la empresa transportadora de alrededor de 400 millones de pesos”.

Por su parte, Sandra Mildred Charry, asesora del gremio indicó que las reducciones del 70% en el despacho de pasajeros y 80% en el transporte de carga y encomiendas, hacia el centro y sur del departamento y el país, por el crítico estado de la malla vial alterna destinada tras la emergencia sobre el sector de Bengala, entre Gigante y Garzón, así como la crisis en el tramo de Pericongo, han puesto en jaque al sector transportador de carga pesada y liviana del Surcolombiano. “Únicamente el 30% del parque automotor de todas las empresas está trabajando”, precisó.

Afectación en gremios económicos

El día de ayer el Consejo Gremial de Garzón y centro del Huila en cabeza de Víctor Hugo Pérez Gómez, director de la Oficina de Garzón – Cámara de Comercio de Neiva, también se refirió a las afectaciones que están teniendo debido a la emergencia vial que enfrenta el Departamento.

Tras previa reunión expidieron un comunicado en el cual manifiestan que ante la emergencia vial que ha venido sufriendo el sur del País “los gremios del centro del departamento del Huila expresamos nuestra preocupación por los impactos actuales y potenciales productos de esta región”.

El Consejo Gremial señala que, como consecuencia de la afectación en la movilidad a causa de dicha emergencia, se empiezan a sentir efectos negativos en la economía de los municipios de Garzón, Gigante, Guadalupe, Suaza, Tarqui, El Pital, Agrado y Altamira, “los cuales, representan una economía valorada en más de 1.7 billones de pesos, (13%) del PIB departamental, con un mercado de cerca de 5.000 empresas cuyos activos superan los 63.000 millones de pesos”, dicen.

Agregan, que las circunstancias han desencadenado desabastecimiento de alimentos, combustibles, materias primas, incrementos en las tarifas de pasajes y fletes, deterioro de las vías secundarias utilizadas como alternativa para el desplazamiento, disminución en el flujo de turistas, entre otras afectaciones que deterioran el bienestar, la competitividad y desarrollo regional.

Ante este panorama, los gremios del centro del Huila expresaron su respaldo a los acuerdos alcanzados entre el Gobierno Departamental y el gremio transportador el pasado lunes, y en ese sentido exigen el cumplimiento de lo pactado, “especialmente en la recuperación inmediata de la transitabilidad por la vía Garzón-Gigante en la ruta 45, y un plan integral que permita avizorar una solución estructural en el menor tiempo posible a la desoladora situación vial actual”.

Personeros convocan movilización

Frente a la grave situación vial que enfrenta el Huila también alzaron su voz mediante un comunicado, los personeros municipales de Saladoblanco, Elías, Garzón, Acevedo y Pitalito, en cabeza de Oscar Huber Zuñiga Córdoba, personero de Neiva.

En el escrito precisan que desde el 14 de mayo de 2017 cuando ocurrió el siniestro consistente en el desprendimiento de rocas que terminó con la falla estructural en el punto ubicado en el sector del cañón del Pericongo, el tramo sigue en estado de deterioro constante y amenaza grave por desprendimiento de material en la montaña. Asimismo, reclaman que la vía alterna La Guaira – Naranjal – Sicana nunca fue intervenida más allá de alistado superficial.

Agregan que “sumado a ello, la contingencia entre Gigante y Garzón ha llevado a las autoridades a utilizar planes viales alternos como la ruta de Garzón-Agrado-Pital-La Plata-Tesalia-Cruce Puerto Seco para transporte pesado y Silvania-Zuluaga-Garzón para transporte liviano, que claramente no han ofertado solución alguna a la crisis. Puesto que en la primera variante se presenta intermitencia de flujo vehicular y la segunda en mención, es estrecha al margen de transitabilidad”.

Finalmente indican que “el estado crítico de la vía objeto del contrato de concesión APP No 012 de 2015, Proyecto Santana – Mocoa- Neiva, obedece a una crisis progresiva, producto de la desidia y la ineficiencia administrativa crónica que data de años atrás, lo que ha desembocado en una situación económica y social lamentable sin precedentes”.

Por lo anterior, efectúan una invitación a la movilización en el que se busca llegar a acuerdos que permitan soluciones de fondo. Para esto, hacen un extensivo llamado a los personeros del Huila, Caquetá, Putumayo, y Cauca, así como a la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo para que participen activamente en un diálogo que avizore soluciones.

Comentarios