La cola es la continuación de la columna vertebral y un elemento importante para su equilibrio.

Tradicionalmente muchas mascotas, en especial los perros, han sido sometidos a procedimientos en donde sus orejas y cola son recortadas, obteniendo así un diseño que cumpla un prototipo de belleza canina.

Algunas de las razas a las que más se les practica este procedimiento son bóxer, dóberman, rottweiler, pitbull, schnauzer, pincher, terrier, chihuahua y poodle. Sus dueños son los encargados de la autorización de la práctica quirúrgica.

El médico veterinario y zootecnista Luis Ignacio Romero, hablo para el Diario LA NACIÓN, el asegura que “ese procedimiento definitivamente no es un corte, es una mutilación y provoca intenso dolor y un trauma innecesario. Una infección es el principal riesgo que corre el animal, incluso si la práctica se hace en un quirófano”.

Por naturaleza los perros se comunican con otros perros e incluso con los seres humanos, a través del lenguaje corporal. Cuando están alertas, asustados, sumisos o felices, la postura de sus orejas y colas expresa cómo se están sintiendo. Al quitar una parte o modificar la anatomía de estas partes de su cuerpo, provocan un trauma importante.

“Los primeros días después de la mutilación es muy traumático ver que el animal quiere mover su cola y no la tiene, o quiere mover sus orejas y no vive una buena experiencia porque siente mucho dolor”, aseguro el veterinario.

Este tema trasciende de lo estético y de las emociones animales. La cola es la continuación de la columna vertebral y un elemento importante para su equilibrio. Correr, girar, saltar y moverse son movimientos en los que el animal necesita de su cola. Y al cortarla, además, se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos, además de la piel. Lo que quiere decir que el perro sufre dolores innecesarios y pierde funciones básicas de su anatomía.

Aunque las leyes de protección animal se han venido fortaleciendo, en Colombia aún no existe una ley que prohíba estas prácticas; todavía se mantiene bajo el criterio del veterinario y el dueño de la mascota. Países que han prohibido el corte de cola: Noruega, Suiza, Grecia, Luxemburgo, Chipre, Inglaterra, Finlandia, Dinamarca, Polonia, Alemania, Estonia, Islandia, Holanda, Bélgica, Eslovenia y Brasil.

“Sí ha disminuido notablemente las prácticas de la amputación de estos miembros en los perros; uno, porque los dueños de las mascotas se han concientizado del dolor que les provocan; dos, porque existes veterinarios que somos conscientes de que esta práctica no está bien realizada si no es necesaria”, dijo Luis. En algunas ocasiones, por motivos netamente médicos, son necesarias para evitar la muerte del animal o mejorar su estilo de vida.

Ha disminuido contundentemente esta práctica en Colombia.

 

Razones para no cortar las orejas y la cola de un perro:

  1. No se trata de cortes sino de amputaciones.
  2. La cola es la continuidad de la columna vertebral del perro.
  3. La cola y las orejas son vitales para la comunicación del can.
  4. No tiene fines médicos que lo sustenten, solo estéticos.
  5. Es sumamente doloroso y traumático para el animal.
  6. Las malas operaciones pueden causar la muerte del perro.
  7. Toda amputación compromete el comportamiento y desenvolvimiento del animal.

Tomado de El Universal.

 

Comentarios